Eres turista en una ciudad. Es la hora de la comida y te aproximas a donde hay varios restaurantes (de los que no tienes referencias). Te das cuenta de que uno está vacío y en el contiguo hay comensales. Las posibilidades de que decidas entrar al que tiene clientes son mayores que las de entrar al otro. No tienes ningún dato objetivo, no has probado los alimentos de ambos, no has revisado críticas culinarias, simplemente tu intuición te dice que "por algo será" que haya mesas ocupadas en uno y no en otro. Sigues a la manada.

La conducta de manada (término lejos de lo peyorativo y cercano a la sociología) se da cuando un individuo sigue al grupo, sin haber hecho un análisis crítico. Se observa en animales y también en personas: la convocatoria de un merolico en la plaza, una protesta pública, congregaciones religiosas, políticas, la "ola" en el estadio. No afirmo que todo el grupo carezca de juicio, digo que muchos de sus integrantes hacen ciertas repeticiones o imitación de conducta, espejeando a los demás. Así, una película "triunfa" no porque sea buena película sino porque todos la ven.

No debe confundirse la conducta de manada con la inteligencia colectiva (véase la "pregunta ornitorrinco" que aprobó "en modo comité" la SCJN sobre la iniciativa presidencial de vengarse, perdón, de juzgar a expresidentes). En La sabiduría de las multitudes, James Surowiecki analiza el por qué la mayoría es más inteligente que la minoría y cómo hay una inteligencia grupal que ayuda a forjar no sólo conductas, también negocios y gobiernos. El autor establece cuatro condiciones para que este cerebro colectivo sea efectivo: diversidad de opinión (los individuos deben tener distinta información y formación), independencia (la gente no debe ser influenciada por quienes están al lado), descentralización (que haya especialistas y que se aproveche el conocimiento local) y agregación (que exista un mecanismo para convertir juicios individuales en decisiones colectivas).

El libro fue publicado en 2004, pocos años antes de que existiera la aplicación Waze, plataforma que triunfó no sólo porque tiene las cuatro características de Surowiecki, también porque nos facilita trasladarnos de forma más inteligente, aprovechando el conocimiento y la información de la colectividad.

En el marco de la apertura de Tijuana Innovadora, esa gran iniciativa ciudadana que gracias a don José Galicot le ha dado un rostro de innovación y futuro a ese terruño fronterizo, conversé con Uri Levine, cofundador de Waze. Sus lecciones son invaluables para los emprendedores. "Entiende bien el problema" y luego "enamórate del problema, no de la solución", dice Uri; muchos empresarios pretenden que su invención encaje con sus juicios, más que con la realidad del mercado. "Equivócate rápido", entre más pronto suceda, mejor, así podrás corregir pronto. "Suficientemente bueno" es cuando debes de lanzar tu innovación, no esperes lo perfecto. Este hombre, que vendió Waze a Google en más de mil millones de dólares, se considera un disruptivo, dice que "la disrupción no es un tema de tecnología sino de cómo puedes cambiar el mercado". Le pregunto si es optimista o pesimista sobre el futuro, sin vacilar responde: "Soy emprendedor, soy optimista por naturaleza" y sonríe convencido de que detectar espacios donde la gente tiene frustraciones es encontrar oportunidades de negocios (como lo muestran sus recientes emprendimientos).

Somos criaturas proclives a la imitación. Aunque no todos y en todo se da la conducta de manada, replicar comportamientos es una fuerza que puede ser degenerativa o formativa. La "toma" creciente de casetas de peaje en las carreteras del país es un mal ejemplo que ha cundido. ¿Es corrupción? ¡Por supuesto! Porque corrompe el orden y el Estado de derecho. Mientras tengamos a un Presidente que no acepte que la corrupción es un fenómeno social y que debe combatirse no sólo de arriba para abajo sino desde abajo, no podremos crear el ejemplo colectivo de respeto a la ley, sino su contrario.

Mientras se busque la "lealtad ciega" y se pastoree al "pueblo bueno y sabio" con subsidios (no todos son malos), seguiremos fomentando la conducta de manada, no la inteligencia colectiva.

¿Qué prefiere el pastor?

@eduardo_caccia

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz el Sr. Nissim Bettech Askenazi Z”L
Artículo siguienteSeñales Financieras: Esta semana será de fuertes sismos financieros
Desde que Eduardo Caccia (Ciudad de México, 1962) era niño, estuvo en búsqueda para descubrir lo extraordinario y tener respuestas a preguntas paradójicas. Su deseo era convertirse en arqueólogo; la vida lo puso en otra dirección, que lo llevó a la investigación no tradicional de consumidores. Según dice, esta actividad semeja mucho a la del arqueólogo, pues consiste en escarbar profundo en las capas de la mente humana, hasta el fondo, donde están enterrados los tesoros.Eduardo Caccia reta el statu quo muy a su manera, se nombra “Any Possibility Officer” en Mindcode, la empresa de neuromarketing que fundó para hacer innovaciones y posicionamiento de marcas. Es coautor de la metodología brandgenetic y creyente en la integración de las ciencias sociales con los negocios, para mejor entender la conducta del consumidor. Su meta ha sido ser un puente entre la academia y los negocios.Licenciado en Administración de Empresas, Eduardo ha sido profesor universitario en la Universidad Panamericana, miembro de la Universidad de San Diego, en la Oficina de Educación Corporativa y Profesional, también ha escrito artículos sobre marcas y temas de código cultural en prestigiadas publicaciones como Expansión, Reforma, Mural, El Norte, La Jornada. Eduardo es conferencista y ha dado cientos de conferencias y presentaciones en diferentes temas, en varios países. Como observador y estudioso de la conducta individual y de grupos, ha escrito artículos para entender y mejorar la convivencia urbana y rescatar las tradiciones y los barrios temáticos de las ciudades.Sus aportaciones han ayudado a más de cien diferentes marcas, muchas de las cuales están dentro de las 500 de Fortune: Pepsico-Sabritas, Danone, Kellogs, Nestle, Nextel, Italiannis, Lawry’s, Bimbo, Cinépolis, Tequila Cuervo, Tequila Sauza, Pedro Domeq, Casas Geo, Maseca, Promexico, TVAzteca, Televisa, Holcim Apasco, Microsoft, Mabe, Smuckers, Folgers Cafe, Tecate, Wings, Fiesta Inn, Fiesta Americana, Marlboro, Alsea, Tecate, Pepsico, Oxxo, DHL, El Globo, Coca Cola, Bacardi, Tecno Lite, Michelin, Gayosso, entre otras.