Para Alfredo Gandur Rubinstein, in memoriam.

Los urbanistas son los psicólogos de la ciudad, en sus saberes hay también fundamentos de sociología y arquitectura, y en sus trazos viven instrucciones (algunas visibles, otras sutiles) mediante las cuales el espacio público ejerce influencia en lo que hacemos o dejamos de hacer. Todos hemos visto la transformación de espacios citadinos y cómo cambia desde el carácter de la zona hasta el ritmo de la vida. La pandemia extendió el área de algunos restaurantes para dar servicio en las banquetas y hasta en zonas donde antes circulaban o se estacionaban autos. Se formaron inéditas áreas verdes con toldos y macetas, se disminuyó el aforo vehicular. Actualmente estos sitios lucen vibrantes de clientes y comerciantes ambulantes, esperemos que las medidas post-pandemia no impliquen una regresión.

La inseguridad es una de las cuentas pendientes de todos los niveles de gobierno. La batalla no sólo está en el enfrentamiento a gran escala con el crimen organizado, hay otra dimensión en la que pueden tomarse medidas para mejorar la y tiene que ver con un principio básico: cuando las condiciones ambientales de un espacio urbano son bien planeadas, diseñadas y ejecutadas, puede prevenirse la actividad delincuencial y mejorar notablemente la percepción de .

Les expongo algunos puntos que menciona un documento académico del diplomado “Ciudad segura: estrategias y acciones básicas para la prevención”, auspiciado por el World Bank Group y el Tecnológico de Monterrey, a su vez fundamentado en el manual “Espacios urbanos seguros: Recomendaciones de diseño y gestión comunitaria para la obtención de espacios urbanos seguros”, del Ministerio Interior de Chile, la Fundación Paz Ciudadana y el Banco Mundial. El resumen es que todos los elementos que hay en el contexto urbano favorecen o inhiben el delito. Se abre entonces una oportunidad para implementar cambios en el entorno, que promuevan la prevención y la sensación de seguridad, guiados por lo que se conoce como CPTED (Crime Prevention Through Environmental Design), en donde se sensibiliza a la gente a observar ciertas vulnerabilidades del espacio público que deben ser corregidas. Supe de estas técnicas gracias a mis amigos de Tijuana Innovadora, pioneros en la intervención social para cambiar conductas, bajo un modelo incluyente de los diferentes actores sociales.

Nuestras ciudades tienen un modelo de desarrollo que tiende a marcar desigualdades y exclusiones. Cada vez más vivimos en espacios residenciales cerrados con vigilancia privada. Se favorece al automóvil en vez de darle prioridad al peatón con parques y corredores caminables. Hemos perdido la costumbre de los desarrollos habitacionales barriales donde se da el encuentro y convivencia vecinal. Todo esto aumenta factores de riesgo asociados a inseguridad y violencia. En donde sea posible, habría que corregir el rumbo. Me ha gustado mucho la reconversión de una zona del centro histórico de Guadalajara, donde el peatón ha resurgido gracias a la planeación de espacios bien pensados y equipados.

Los expertos recomiendan promover la “vigilancia natural”, es decir, los actores urbanos que al estar ahí tienen la oportunidad de ver y ser vistos. Se dice que la alta visibilidad aumenta el control sobre un sitio. Ventanas hacia la calle, balcones y hasta los puestos comerciales ambulantes sirven no sólo para tener esta vigilancia natural, también para controlar accesos, estimular la confianza y la colaboración entre vecinos, reforzar la identidad con el espacio público y vivir a una escala humana. En general, se trata de tener los elementos urbanísticos que favorezcan el control visual, que disminuyan el deterioro ambiental y aumenten el sentido de apropiación por parte de la comunidad (tendemos a cuidar aquello que consideramos nuestro).

La mayoría de nosotros no podemos incidir en la lucha contra la delincuencia organizada, pero sí podemos dar la batalla contra otros delitos que nos afectan en las inmediaciones de espacios públicos donde habitamos o trabajamos. Sería recomendable que las autoridades locales trabajen con expertos en CPTED para hacer diagnósticos y emitir recomendaciones particulares.

Buena parte de la está a nuestro alcance.

@eduardo_caccia

FuenteReforma

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSeñales financieras: IPC: Menos siete mil puntos en un mes. Con inflación elevada
Artículo siguienteTrump And Putin: Stunted Children
Desde que Eduardo Caccia (Ciudad de México, 1962) era niño, estuvo en búsqueda para descubrir lo extraordinario y tener respuestas a preguntas paradójicas. Su deseo era convertirse en arqueólogo; la vida lo puso en otra dirección, que lo llevó a la investigación no tradicional de consumidores. Según dice, esta actividad semeja mucho a la del arqueólogo, pues consiste en escarbar profundo en las capas de la mente humana, hasta el fondo, donde están enterrados los tesoros.Eduardo Caccia reta el statu quo muy a su manera, se nombra “Any Possibility Officer” en Mindcode, la empresa de neuromarketing que fundó para hacer innovaciones y posicionamiento de marcas. Es coautor de la metodología brandgenetic y creyente en la integración de las ciencias sociales con los negocios, para mejor entender la conducta del consumidor. Su meta ha sido ser un puente entre la academia y los negocios.Licenciado en Administración de Empresas, Eduardo ha sido profesor universitario en la Universidad Panamericana, miembro de la Universidad de San Diego, en la Oficina de Educación Corporativa y Profesional, también ha escrito artículos sobre marcas y temas de código cultural en prestigiadas publicaciones como Expansión, Reforma, Mural, El Norte, La Jornada. Eduardo es conferencista y ha dado cientos de conferencias y presentaciones en diferentes temas, en varios países. Como observador y estudioso de la conducta individual y de grupos, ha escrito artículos para entender y mejorar la convivencia urbana y rescatar las tradiciones y los barrios temáticos de las ciudades.Sus aportaciones han ayudado a más de cien diferentes marcas, muchas de las cuales están dentro de las 500 de Fortune: Pepsico-Sabritas, Danone, Kellogs, Nestle, Nextel, Italiannis, Lawry’s, Bimbo, Cinépolis, Tequila Cuervo, Tequila Sauza, Pedro Domeq, Casas Geo, Maseca, Promexico, TVAzteca, Televisa, Holcim Apasco, Microsoft, Mabe, Smuckers, Folgers Cafe, Tecate, Wings, Fiesta Inn, Fiesta Americana, Marlboro, Alsea, Tecate, Pepsico, Oxxo, DHL, El Globo, Coca Cola, Bacardi, Tecno Lite, Michelin, Gayosso, entre otras.