Diario Judío México - Mirko Saric era un futbolista de 21 años que un mediodía de abril del año 2000, decidió quitarse la vida. Su caso impactó a toda la opinión pública, por la manera en que se suicidió (se ahorcó), porque jugaba en uno de los clubes de fútbol llamados grandes y porque había en él muchos elementos para que uno se identificara rapidamente y eso es afecto (jugaba bien, era alto, iba a ser modelo, jugó en la Selección Juvenil, etc.).

En tren de analizar lo sucedido, sin más datos que los por todos conocidos, como psicólogo especializado en clinica y en deporte y con 5 años de trabajo con futbolistas juveniles en el club Ferro Carril Oeste, empiezo diciendo que este caso es complejo ya que tiene elementos que lo engloban dentro del campo deportológico y otros que lo ubican en el campo psicopatológico.

Como todo fenómeno, lo intentaremos analizar desde la multicausalidad: no hay una sóla causa sino la sumatoria de varias.

Hay tres elementos distintivos:

a) Mirko era un adolescente que vivía con su familia de origen . El suicidio es la segunda causa de muerte en adolescentes, luego de los accidentes de tránsito (había tenido uno días antes ) y más común en muchachos. Este tema es desconocido por muchos educadores y en muchos casos, se deja libre a juveniles, que estuvieron años en el club, escribiéndolo en el pizarrón, sin contención alguna y aumentando los riesgos.

b) Mirko estaba lesionado gravemente. Había sido operado en enero y tenía la lesión más grave e incierta que puede tener un futbolista (ligamentos cruzados de la rodilla). La misma que Palermo, 8 a 9 meses para volver a jugar, con suerte. El lesionado se siente excluído y puede caer en una severa depresión: “pensé que tenía que largar todo” había confesado luego de la lesión.

c) La personalidad de Mirko se presenta como débil, frágil, con muchos altibajos en su ánimo, sensible. En una palabra, lejos de la fortaleza psíquica necesaria para sobrevivir en este deporte (no apto para..) y con un cuadro aparente de conflictiva familiar.

Durante 24 horas todos los medios pedían psicólogos en los equipos de fútbol, a partir de la queja sentida de la hermana, de que el club no se ocupó de la parte psicológica de su hermano y que había empezado hacía una semana un tratamiento con una psicóloga que le buscó y le pagó su familia (luego de haber dejado el tratamiento psiquiátrico por miedo a que los medicamentos sean leídos como doping). Hay que decir que el que no juega se siente excluído: sea suplente, no citado, expulsado, lesionado. Pero el lesionado convive además con la incertidumbre de su futuro (eso es terrible para un chico que ya había jugado 52 partidos en primera, que había sido “bajado” a tercera y que llegó a valer 10 millones de dólares ). El lesionado siente una gran percepción de fracaso, una gran indefensión, una baja de la autoestima, una gran auto-culpa y autoreproches que lo llevan al desánimo más absoluto… Y pierde contacto con el grupo (error).

No todo lesionado quiere dejar la vida, pero sí muchos quieren dejar el . En ese contexto el club tiene responsabilidad ya que Mirko se accidentó trabajando con la pelota. Y no tenía un equipo de profesionales de la (psicólogo deportólogo – asistente social – psicólogo social ) con una estrategia de prevención que podrían haber detectado situaciones en todos los años que Mirko estuvo vistiendo los colores azulgranas (hizo todas las inferiores allí). Los directivos se quejan del dinero perdido con las dos derrotas posteriores, total una vida menos… además ¿qué técnico que se cree psicólogo vá a trabajar con uno a su lado?¿cuál es la responsabilidad del representante que invirtió en él, si el club no responde? ¿no debería cuidar el cuerpo y la mente de su mercancía-humana? ¿y la Asociación del Fútbol Argentino puede mirar para otro lado? ¿si realiza los controles clínicos, cardiológicos y odontológicos de los futbolistas, atinadamente, no habrá llegado la hora de agregar los controles psicológicos?

Es cierto que el que quiere suicidarse se suicida y que la prevención (anticipación) puede fallar.

Pero también es cierto que si bien la definición de de la OMS habla de “un estado completo de bienestar mental, fisico y social, y no la simple ausencia de enfermedad”, en este deporte de “machos”, recurrir a la psicología es visto por muchos como un signo de debilidad sólo para locos y/ o enfermos y no para deportistas normales en situaciones de crisis y cambios.

A todo esto hay que sumarle las terribles presiones del entorno (periodistas, representante, familia, público, sponsors, etc.), la salvaje competitividad con los compañeros por un lugar, el ser futbolista y no estar preparado para otra cosa, las mentiras que se reproducen (la palabra vale muy poco) y este deporte devenido en negocio cuyas reglas de juego no van a cambiar y que lo van transformando en una picadora de carne cuyo lema es como el de aquella famosa película ALL THAT JAZZ: “el show debe seguir”. Y San Lorenzo que juega tres partidos en una semana luego de ésto…y pierde los tres pese a los intentos desesperados de su entrenador que se disfraza de Freud, con “el inflador psicológico” a todo trapo y no se da cuenta que no solo las derrotas sino los lesionados graves que tuvo en estos últimos días, están directamente relacionados con el componente anímico del plantel que está duelando a un compañero… (encima re-contratan al hermano de Mirko a quien habían dejado libre, presentificando aún más la angustia ).

Y nuestra responsabilidad también, aunque menor, en tanto profesionales de la de presentar proyectos interdisciplinarios para humanizar un poquito todo este sistema y tener alta la tolerancia a la frustración para insistir, pese a estar convencidos de que nuestra hermosa carpeta duerme silenciosamente en algún cajón de un escritorio de un dirigente común…que de sensatez sabe muy poco .Y que se llena la boca hablando de sus juveniles, pero que le importa casi nada qué piensa y qué siente ese muchachito… a costa de quien algún día piensa hacer “cash”.

Mirko les recordó a todos, trágicamente, que detrás del futbolista “mercantilizado” y “robotizado”, se esconde nada menos que un ser-humano.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl consejo de sabios del Internet, 9na. parte
Artículo siguienteComprendiendo a la “Ladrona de libros”, 3ra. parte
Licenciado en Psicología ( UBA - 1990 ) Master en Psicología del deporte y de la Act. Física ( UNED-UCM - España ) Presidente de la Asociación de Psicología del Deporte Argentina desde el año 2003 ( APDA ) - www.psicodeportes.com Ex-Responsable desde el año 1995 al 2000 del área en las divisiones juveniles del Club Ferro Carril Oeste y desde el año 2000 hasta el 2006 del Área de Psicología del Deporte de las Selecciones Juveniles Argentinas de Fútbol, AFA (sub 15, sub 17 y sub 20) Asesor externo del cuerpo técnico de la selección mayor de fútbol conducido por José Pekerman para el mundial 2006 de Alemania Profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en actividades de Postgrado y de Grado, donde actualmente está cursando el Doctorado. Profesor en el Centro Nacional de Alto Rendimiento ( CeNARD ) en cursos anuales de especialización para entrenadores y psicólogos. Titular de la materia Psicología del deporte en la Universidad de Palermo (UP) Docente responsable de la especialidad en los cursos anuales de APEFFA (preparadores físicos de fútbol) Docente responsable de la materia "conducción de equipos de trabajo" en la UAI, en el master de organizacional Profesor Adjunto de la materia Asesoramiento en Ps. del Deporte en la UFLO Colaborador científico de la prestigiosa revista EFDeportes Psicólogo asesor externo del Club Deportivo Toluca de Mexico (2007-08) Autor de siete libros de esta especialidad, publicados por Lugar editorial, todos en 2ª y 3ª edición Especializado en Clínica Hospital General de Agudos Dr. Cosme Argerich ( 1991 / 1996 ) Conferencista Nacional e Internacional (España, México, Brasil, Venezuela, Ecuador, Perú, Chile, Uruguay, Paraguay, Colombia). Ex Asesor del Cuerpo Médico del Club Velez Sarsfield (a través del Dr. Coppolechia derivó del 2004 al 2006 futbolistas profesionales al consultorio) Asesor del Equipo de psicólogos de la pensión de San Lorenzo de Almagro Director de la Consultora “ALTO RENDIMIENTO” (www.alto-rendimiento.com.ar) que brindacapacitaciones en Empresas. Columnista mensual en el 2006 y 2007 de la revista para entrenadores de fútbol Soccer Clinic, Tokio, Japón que dio nacimiento al 5to libro en japonés “El texto de la mentalidad del futbolista” (2008), 2da edición. Asesor y consultor de Empresas llevando los modelos del alto rendimiento deportivo, al alto rendimiento empresarial con nuevos estilos de coaching y management. En 2010 publicó su 6to libro “Evaluación psicodeportológica: 30 test psicométricos y proyectivos” el primero escrito sobre evaluación en el ámbito deportivo y compiló junto al Dr. José Jozami “Fútbol y Violencia: miradas y propuestas” obra interdisciplinaria que incluye veinte autores como Sava, Perrota, Bergés, Zubeldía, Sacheri, Calabria, E.F. Moores, Scher, entre otros. Prologó libros en Venezuela y Chile y escribió capítulos para libros de España de la especialidad. Asistió y expuso en el XII Congreso Mundial de Psicología del Deporte en Marrakech 09. Docente invitado en cursos anuales de C. E T. R. E .D.( Dr. Avanzi), en la Universidad Favaloro y en la Universidad Católica Argentina (U. C. A.).