Diario Judío México - “El sentimiento, el cual por naturaleza misma es ciego, y es ciego no por enfermedad o accidente, sino de nacimiento. La alegría o la tristeza, el entusiasmo o la angustia, el amor o el odio son ciegos porque no tienen ojos, como no los tienen ni la piedra ni la planta.”

La afirmación anterior la leí en un texto de filosofía… Y después de pensar en ello entendí que está bien…

Los sentimientos son motores de fuerza en la vida del ser humano:

El sentimiento que me motiva hacia mi trabajo y quehacer diario necesario…

El amor a la compañera de mi vida.

El sentimiento de cariño sin medida hacia mis hijas.

Deseo de superación personal.

Consideración a los seres más débiles.

Mi sentimiento de fe en El Supremo Ser.

Al estar escribiendo me doy cuenta que es el sentimiento el que despierta a la motivación lo que finalmente nos mueve.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorViolencia en Jerusalén
Artículo siguienteHacia una nueva identidad hispana
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".