Diario Judío México - Bismillah i- Rahmnan i- Rahim

Alabado sea Allah, a Quien perteneces los mas bellos nombres, me arrepiento y le pido Su divino perdón. Le pido su ayuda y asistencia para que pueda alabarlo mejor. Atestiguo que nada existe salvo El, Uno y Único. Y atestiguo que Muhammad (sws) es su siervo y mensajero. Transmitió Su menaje y cumplió fielmente su misión. ¡OH Allah!, bendice a nuestro maestro Muhammad (s.w.s), a su familia, a sus compañeros y a todos los que siguen la verdadera guía hasta el último día.

Queridos hermanos: As Salamun AleyKum wa Rahmatullah wa Barakatu Hu

Contare mi propia experiencias de cómo es ser un joven musulmán en una sociedad occidental y católica, cómo es trabajar como uno más, estudiar cómo uno más, es decir, relacionarme en un mundo que desconoce al verdadero Islam, y que solo conoce sus sombras, que lo acusan de extremismos, represiones extremas, pecados y bajezas por los diversos medios de comunicación.

Ante este amarillismo de los medios de difusión contra el Islam se hace más difícil la convivencia ya que al público en general solo llega la parte violenta y la parte represiva de ciertas culturas y organizaciones que tienen al Islam como religión. Entonces la gente comienza a preguntar… Preguntan si mi religión es así y porqué, etc, etc.

Tengo 24 años y me convertí al Islam en el año 1999, es decir a los 20 años. He comenzado mi camino en el Islam gracias al Sufismo a través de la orden Sufi Halveti Al-Yerrahi de Estambul, Turquía. Pero en realidad mi camino hacia Allah (alabado sea) comenzó desde antes, con la búsqueda de un camino espiritual.

¿Porque entre al Islam?

En mi vida, a pesar de mi juventud, he pasado por experiencias antes de entrar al Islam, he probado diversos sabores, colores y olores de este mundo pero en el fondo he sentido un vacío. Muy entretenido podía estar, ya sea trabajando o saliendo por diversión, pero había algo en mí que se mantenía inquieto, como si una voz Interior dijese: “Esta todo muy bien, pero no es todo, tiene que haber algo más”.

La religión cristiana nunca me atrajo, y menos pudo llenar ese vacío. Así que buscando y buscando comencé a hacer meditaciones de un maestro hindú llamado Bhagwan Shree Rajneesh (La Paz esté con él) que fue el que me introdujo al mundo de lo espiritual. El hablaba mucho de religiones y en especial del Islam, utilizando cuentos y conceptos del Sufismo.

Luego apareció el Sufismo en mi vida y lo tomé, ya que algo ya conocía gracias a Rajneesh (P), y de su mano (del Sufismo) llegó el Islam. Los dos como parte de un todo integrado, el Sufismo como el aspecto interior del Islam.

Me han preguntado muchas veces: ¿Como fue que llegué a hacerme musulmán? Y ¿Por qué… por qué el Islam? En realidad me es imposible contestar estas preguntas, ya que esto es algo que se siente, no es algo de la cabeza, es algo del corazón. Así que las respuestas que pude dar nunca alcanzaron, solo serian aproximaciones limitadoras de algo infinitamente más grande. Solo puedo explicar el recorrido exterior los pasos desde Rajneesh (P) hasta El Amado y Mensajero de Allah el Profeta Mohammed (SWS).

¿Como explicar lo interior?, ¿Como explicar con palabras lo que es del corazón?… quizás sea un secreto de Allah, el “como” cada hermano (musulmán convertido) llegó a convertirse al Islam es un secreto entre Allah y el Corazón de esa persona, que no puede ser puesto en palabras, de esta manera se guarda el secreto.

Menos explicable es como un joven argentino, hijo de italianos, llegó al Islam… es otro secreto de Allah.

Pero yo mismo me haré la pregunta: ¿Que hago yo en Islam? Siento que me he enamorado, me he enamorado del aspecto interno del Islam, de lo que guarda para cada hermano dentro de sí, de ese secreto. Me he enamorado, más que de la forma en la que se ora, de lo que se siente cuando Allah ora a través nuestro; me he enamorado, mas que de aprender la mayor cantidad posible de dichos del Profeta (SWS), de el llanto y la comprensión que surgió alguna ves de un solo dicho que golpeó mi corazón.

Personalmente veo sin sentido la parte externa del Islam si no es acompañada por el trabajo interno, espiritual, sea cual sea. Es decir el acercamiento a Dios que se va produciendo interna y profundamente. Con esto no estoy queriendo decir que vea sin sentido al Islam sin Sufismo, sino que la religión tendría que llevarnos hacia adentro, hacia el centro de nuestro ser, donde esta El, no hacia fuera, ¿de que nos sirve tener buenas conductas imitadas si no sentimos a Allah en nuestro corazón?

Entonces, continuando con el auto interrogatorio que me hago, y por esta línea: ¿como sobrevivir en un mundo tan superficial como es el occidental?

Bueno, creo que muchas personas no musulmanas si conocieran quien fue realmente el Profeta Mohammed (s.w.s) entrarían al Islam. Y no es mera suposición la mía, he charlado con mucha gente, muchos jóvenes de mi edad, que primero chocan con la parte externa, con las formas del Islam, como lo hemos visto antes, por causa del amarillismo de los medios, y consecuentemente comienzan con las preguntas de siempre: ¿Y… por qué las cubren a las mujeres? ¿Porqué las ponen detrás?; Y… ¿Por qué no se puede tomar Alcohol?; ¿Y porqué no comes Jamón?; etc, etc. Ante estas preguntas, de estos jóvenes que Allah acerca a mí, yo tengo dos opciones: Una, la que golpea directo en la persona, alejándola generalmente del Islam para siempre es: Porque Allah así lo dice y sino lo hacemos nos castigara y nos mandara al infierno. Con esto no estoy diciendo que no crea que esto sea verdad, sino que solo estoy mostrando una parte de la verdad, y estaré dibujando un Dios malo y castigador, caprichoso y vengativo, espantare consecuentemente a esta criatura de Dios, la alejare más de El que acercarla.

La otra respuesta posible seria explicar amablemente a la persona la razón y en que circunstancias socio-históricas surgió ese dicho profético, y considerar quien lo dijo, el profeta Mohammed (SWS), y en el estado espiritual que él estaba y en el estado que nosotros estamos. Y si no lo se, mejor no diré nada.

Me he acercado al Islam porque siento que todas las palabras que salieron del Profeta Mohammed (sws) salieron desde el Amor, desde la misma Fuente del Amor, entonces si intentamos transmitir este Amor, no puede haber choques.

Entonces, si me preguntan: ¿Como fue que entraste tu en el Islam, y como te mantienes? Hermanos míos, debo decirles que fue gracias al amor con el que los hermanos que me enseñaron y me enseñan, me transmitieron y me transmiten lo que Allah reveló a través de su Amado Profeta Mohammed (s.w.s).

Y si me preguntan: ¿Como puedo relacionarme con otras personas que no son Islámicas y están perdidos en este mundo? Diré: Imitando esa compasión inmensa que tuvo nuestro Maestro el Mensajero y Amado de Allah (s.w.s.) al transmitir el Corán en aquellos duros tiempos. Y con el mismo amor que Cristo (RA) lo hizo, que sale desde la misma Fuente.

¿Y como se hace eso? Como diría mi difunto sheik Seffer Efenddim (RE): “Poco a poco… poco a poco…”

Hermanos míos, déjenme contarles un poema que, creo yo, tendría que ser un pilar para las personas que tenemos la responsabilidad y la obligación de transmitir el Islam en los países no musulmanes:

“Mi corazón es capaz de volverse toda forma:

para las gacelas es una pradera;

para los monjes un monasterio;

es un templo para los ídolos, la Kaaba del peregrino,

las tablas de la Toráh, el libro del Corán.

Profeso la religión del Amor, y sigo cualquier rumbo que tome.

El amor es mi religión y mi fe.”

Sheij al-Ákbar Mujaieddín Ibn al’Arabi,

-que su secreto sea santificado-

Y yendo al punto, entrando de lleno en mi experiencia, desde mi conversión al Islam hasta hoy me he relacionado con mucha gente no musulmana y créanme que es increíble la respuesta de la gente cuando uno se muestra natural a pesar de mí religión “distinta”, sin invadir terrenos ajenos, y cuando amigos míos no musulmanes me han preguntado por la religión allí y solo allí contesto, y si Allah permite que mis palabras salgan con amor sus efectos en mis amigos son increíbles, ya que todo en el Islam es tan natural, todo lo que dijo Rasulullah (s.w.s.) lleva hacia lo natural, nos devuelve a la Fuente de lo natural, nos hace acordar que es ser un ser humano y a lo que hemos llegado.

Nuestro Maestro Rasulullah (s.w.s) enseñaba primordialmente con el Ejemplo, no con las palabras, él contestó las preguntas y habló por que sus compañeros le pedían, pero su verdadera enseñanza esta en el ejemplo que nos dejo. Por esto creo que los mas beneficiados fueron sus compañeros, porque ellos lo pudieron ver “en acción” a nosotros solo nos quedan sus palabras, y Alhamdulillah por eso, pero el problema de las palabras es la interpretación que la mente inferior humana le puede dar.

Si creen que me equivoco, vean a su alrededor, miren a nuestros propios hermanos, ¿Que han echo con nuestra religión?… Pero le echaremos la culpa de todos los pecados que se cometen en el nombre de Allah solo a los pecadores… No yo no. Si un pecado se comete en nombre de Allah y en nombre del Islam la responsabilidad es de cada uno de nosotros..

Tener esta actitud ante mis compañeros y amigos, no musulmanes me ha llevado a relacionarme muy bien con ellos. Y que ellos puedan tener una visión distinta del Islam, una visión de Alguien que es musulmán pero es igual que ellos, y esto llevo a muchos amigos míos a acercarse a las de Rasulullah, (s.w.s). Y solamente desde esta postura, desde adentro, desde entre ellos, como uno mas de ellos el Islam puede entrar en sus corazones.

Cuando voy a la Facultad, no dejo mis barbas largas, ni llego con túnicas, me visto como uno mas de ellos (aunque no lo sea). He escuchado que Rasulullah (s.w.s) dijo que uno tiene que adaptarse a la sociedad en la que vive, y este dicho lo tome. Si considero que el Islam es la verdadera religión ¿Quien soy yo para alejar a las criaturas de él?

Es difícil ser musulmán en . Generalmente no digo que soy musulmán hasta que se hace inevitable decirlo, no por que me de vergüenza ni nada de eso, sino porque la gente no sabe que es ser musulmán realmente, solo sabe lo que pasan por televisión de lo que es el Islam. Entonces si digo que soy musulmán me catalogan me juzgan con sus pensamientos y ó con sus hechos. Una ves me dijeron ¡¿Sos pone bombas?! Y otra ves me dibujaron caricaturas de Bin Ladem en la carpeta… ¿Que hemos hecho con nuestra religión? ¿Que imagen del Islam estamos dejando que se muestre al mundo? ¡Astagfirullah mil veces!

Opto por el ejemplo, mostrar quien soy, mostrar que soy como todos, y predicar con el ejemplo y la sunna, cuando alguien se acerque a mí, el Sagrado Corán estará esperando detrás de mí como un regalo para su corazón y como el principio de su fin.

Que las bendiciones de Allah caigan sobre toda la humanidad, ¡OH Allah! perdona nuestros pecados que cometemos conciente e inconscientemente.

Quiera Allah llevarnos por el recto sendero y quiera Allah que nuestros destinos sean El mismo, ¡glorificado sea!

As Salamun AleyKum wa Rahmatullah wa Barakatu Hu

nureddín al-Yerrahi.

Fuente: http://www.islamhoy.org/principal/Latinoamerica/argentina/nureddin.htm

FuenteIslamHoy.org

SIN COMENTARIOS

Leave a Reply

Artículo anteriorMexico Discovers Islam
Artículo siguienteEl Islam en Chile