Shmuel Yosef Czaczkes major conocido como Shmuel Yosef Agnon (1888 - 1970), fue el más fértil de entre los novelistas, escritores de cuento y antologistas de Israel. Premiado con el Nobel de Literatura en 1966, convirtiéndose así en el primer israelí en recibir este premio; considerado uno de los más representativos escritores de la literatura moderna hebrea.

Agnon nace en 1888 en Buczacz (Galitzia) donde su padre era rabino. No recibió educación formal, pero de su padre aprendió el aggadah y de su madre literatura alemana. Cuando tenía ocho años comenzó a escribir en hebreo y Yiddish, y a la edad de 15 años publicó su primer poema en Yiddish. En los años siguientes comenzó a publicar regularmente y escribió 70 poemas en esos idiomas. En el año de 1909 a la edad de 21 años decide instalarse en Palestina atraído por el ideal sionista, donde vivió en Yafo (Jaffa) y adoptó una manera de vida secular. Poco tiempo después, sin embargo, volvería a la tradición judía y siguió siendo un judío observante durante el resto de su vida.

Su primer historia corta, Agunot ("Esposas abandonadas") fue publicada en Palestina en 1908 bajo el nombre de Agnon, que se asemejaba al título de la historia, y que se convirtió en su nombre oficial después de eso.

En 1913, la I Guerra Mundial lo obliga a volver a Europa, y deja Israel para radicar en Alemania, donde vivió por once años. Los sionistas jóvenes gustaron de su estilo que combinaba lo tradicional y lo moderno. Estando en Alemania conoció a Salman Schocken, un acaudalado hombre de negocios, quien se transformó en su admirador y benefactor. Con su ayuda, Agnon tuvo la oportunidad de despreocuparse de su economía personal lo que le posibilitó escribir cuanto quisiera, sin embargo, este período de tranquilidad y finalizó cuando, el 6 de junio de 1924 un incendio terminó con todos sus manuscritos. Agnon interpretó este hecho como un mal presagio y decidió retornar a Israel. Su retorno a Jerusalén no fue del todo grato, pues cinco años después un nuevo contratiempo terminaría minando sus escritos y su biblioteca personal: los disturbios árabes del año 1929.

En 1932 es reconocido como una de las figuras centrales de la literatura hebrea moderna cuando publica la primera edición de sus trabajos escogidos, incluyendo El Pabellón Nupcial.

Sus textos tienen la característica de combinar lo nuevo con lo viejo, posibilitando que muchas veces el lector no sepa distinguir donde comienza la realidad y donde termina la fantasía. Sus personajes hablan por sí mismo en una tentativa por entenderse y entender su contorno. En Huésped por una noche, un narrador anónimo visita su ciudad natal en Galicia después de una ausencia de muchos años. La base efectiva de esta historia era su propia mirada respecto de su vida en Buczacz en 1930. La novela refleja la desesperación del mundo judío durante este tiempo.

Temol Shilshom ("Ayer y anteayer"), se considera la novela más grande de Agnon. Es una descripción de gran alcance de Palestina en los días del segundo Aliyah, pero su pesadumbre refleja el período en el cual fue escrito: los años del Holocausto judío. Muchos de sus libros tratan sobre Buczacz, mientras que otras son colecciones populares rabínicas.

Agnon recibió muchas premios durante su vida, incluyendo el premio de Israel en 1954 y 1958 y el premio Nobel de Literatura en 1966, primero concedido a un escritor hebreo. El año 1924 se instala definitivamente en Jerusalén, en el distrito de Talpiot, donde vivió hasta su muerte ocurrida el 17 de febrero de 1970, debido a un fallo cardiaco.

Los trabajos completos de Joseph Agnon fueron editados el año 1964 en Jerusalén y contienen ocho volúmenes:

  • Haknassat Kalla (La dote de la viuda)
  • Elou va-élou (Estos y aquella)
  • Kappot Al-Hamanoul (Sobre el umbral)
  • Oréah nata laloun (El anfitrión de la noche)
  • Tmol silshom (Esto paso ayer)
  • Samouk veniré (Cerca y visible)
  • Anuncio héna (Hasta aquí)
  • Haésh vehaétsim (El fuego y la madera)

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPalestinos presentarán a Obama un plan para fijar fronteras en seis meses
Artículo siguienteChávez regresa a Venezuela donde continuará tratamiento
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.