¡Columna ya publicada de memoria refrescada!

En tiempos convulsionados: Historia que no se aceptará,  parecida ni calcada.

Diario Judío México - El humor se encoge irremediablemente cuando las alertas se encienden.

Desde milenaria esclavitud, seres soplados de desierto por cuarenta años, nada menos, arropados del sueño despierto de la ansiada Tierra Prometida.

Memoria genética atenta, de alertas tatuada.

Camino circular, difícil. Duras pruebas. Padecimientos. Obediencia divina.

Y D´s habló con algunos mortales. Pocos.

Transcurrieron los años. Muchos.

Demasiadas almas se traspapelaron en el embudo de los tiempos.

Y D´s dejó de comunicarse con mortal alguno. No figura papiro, registro o piedra tallada, que certifique lo contrario.

Con magnitud incomprensible- sustentada hábilmente por una conveniente ligereza de mirada cómoda y lectura liviana; intereses mediante- los “Yeudim” fueron el envase perfecto para depositar vergüenzas prestadas, culpas ajenas, desbordes brutales.

Incomprensiblemente: Sobrevivieron

1948. El camino circular embriagado de giros, estiró su contorno todo. Bostezó su letargo la espera.

El Estado de había nacido. La “Tierra de la leche y la Miel” dejó de ser una quimera.

Las alertas no cesan.

Las alarmas agotan.

Desde la distancia se opina.

La distancia está vestida de palabras

Con palabras no se defiende una nación.

La valentía no se escribe

Se ejerce.

¿No será tiempo ya de tregua, desafíos, pruebas y alertas?

Las alarmas agotan.

Somos los grandes sobrevivientes de la Historia.

: el gran coloso y escudo humano para los judíos todos.

Centinelas alertas

Macabeos,

Partizanos aguerridos,

Soldados presentes

De coraje y mandato…

De memoria milenaria tatuada:

Siempre de Pie: Está en Nuestra Naturaleza

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

3 COMENTARIOS

  1. Querida Mirta, Otra vez te felicito, tan cierto, porque así es amiguita a pesar de todo nuestro gran país, sigue en pie y los judíos, tanto de afuera como los de adentro
    Lo defendemos de una manera grandiosa.
    A mi en lo personal me impresionan los soldados y los reservistas que en casos como el
    Que acabamos de pasar, siempre los ves con ánimos para luchar por lo nuestro.
    Y tu querida amiga "A lo nuestro" le has escrito algo hermoso,
    Gracias con cariño
    Esther Kershenovich

Deja tu Comentario

Artículo anteriorIsrael busca a Ebrard para dar continuidad a relación bilateral
Artículo siguienteAMLO, Trump y los migrantes centroamericanos
Mirta S. Kweksilber. Escritora. Autora de los libros de Cuentos Cortos: “EL MUNDO QUE FUE” (1988) Relatos de Humor y Nostalgia de Raíz Judía. Editorial Milá, AMIA, ARGENTINA (prólogo de Jaime Barylco) y “TRES PASOS EN EL BOSQUE” (2015) Cuentos de Humor y Memoria de Evocación Judía. Editado por ©® Mirta S. Kweksilber, de “Lápiz para pintar sueños” ©® (prólogo del Periodista y Comunicador uruguayo Jaime Clara) Autora del Himno de las Voluntarias –Damas Rosadas del Hospital de Clínicas del Uruguay- música y letra En 1987 ganadora del Concurso Golda Meir Categoría “Cuento Corto” de la Federación Wizo Uruguay.