Diario Judío México - La frase “hemos cambiado, ahora somos mejores” se dá de bruces con la realidad única verdad. El 30/10 al cumplirse 36 años de su triunfo como candidato al cargo de Presidente de la Nación, la UCR organizó un homenaje a Raúl R. Alfonsín y habló a la concurrencia Alberto F. ya como presidente electo.

En lugar de hacer un panegírico de un gran político, primer Presidente de la Democracia, defensor de los DD.HH., honesto, valiente, que fue acosado por las hordas de sindicalistas que aún hoy están entre los K., el futuro presidente se dedicó a hablar de su propia historia y recordar como influyó aquel en su carrera. Tampoco se cuidó de señalar la presencia en el acto del más grande traidor de Alfonsín como lo fue y es el patotero y alcahuete Leopoldo Moreau.

A partir de entonces hubo declaraciones sobre el ejercicio del periodismo y la libertad de expresión por parte de Hebe de Bonafini, Moyano, el ex director de la Biblioteca Nacional H.González, Brieva, Echarri, Brienza, Rial, Brancatelli, F.Pais, De Vido, Zaffaroni, Bielsa y otros. Se llegó a mencionar que “los periodistas hicieron mucho daño y tendrán que pagarlo” y que “en el futuro ese periodismo será desaparecido”.

Zaffaroni pidió que el Congreso trate un proyecto de ley para intervenir la Justicia de Jujuy y poner en libertad a la delincuente Milagro Sala. Este aluvión de brutalidad y necedad, a pesar de sus desmentidos, están en la agenda del futuro presidente.Si no, leamos lo que dijo en México ante López Obrador y luego en la UNAM: “CFK es inocente, perseguida con pruebas inexistentes y está en libertad gracias a sus fueros y a los peronistas”.

Le pedimos a Alberto K. como conocedor del Derecho, que se aferre con todas sus fuerzas a la Constitución de la Nación y que no se deje arrastrar por su círculo íntimo y sus propias contradicciones.

Clarence Darrow dijo:”Cuando era chico me decían que cualquiera podía llegar a presidente de la Nación. Estoy empezando a creerlo”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDe mujeres de Venus a lo más novedoso del cine, así fue el día 1 de Ciudad de las Ideas
Artículo siguienteEl sexo empieza en la mesa
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.