Diario Judío México - Desde que nacemos nuestra relación directa es con nuestros padres, posteriormente cuando somos niños formamos amigos y así hasta llegar a la adolescencia, ahí es cuando ya estamos buscando una relación quizás de amor y es cuando buscamos a una novia, cuando lo logramos tenerla ya estamos del otro lado y en el que pasamos momentos inolvidables, pero a veces ocurren ciertos problemas en donde nos enojamos con ella, discutimos hay controversias y hasta podríamos quizás romper la relación, pero finalmente hay soluciones en el que podemos llegar a una reconciliación, después de un tiempo ya es necesario formalizar la relación para posteriormente comprometerse al 100% al formar lo que se llama el matrimonio.

Por esta razón podría representar una relación similar, es decir nosotros como judíos nacemos, formamos amistades y a un momento en el que algunos nos presentan a la Torá y cuando alcanzamos la madurez a partir de los 13 años tenemos un poco más de responsabilidades con ellas, con ella pasamos momentos inolvidables de estudio y a veces discusiones que no esperábamos y que nos crean mucha controversia, pero que finalmente podemos entenderla y que nos va enseñando cosas espirituales que las llevamos en la vida y después de un tiempo tenemos que formalizar una relación con ella con mucha responsabilidad, con respeto y de poder a través de ella formalizar y crear descendencia en el judaísmo.

¿Cuándo formalizamos esta relación?

En Simjat Torá, en ella después del kidushim la tenemos permitida ya que el Kidushim implica un compromiso y con ello al formalizarlo todo mundo está alegre por habernos comprometido con ella, así entre muchos compartimos la alegría, bailando y gozando de haber podido después de tanto tiempo de estudio de haber logrado el compromiso en el que somos responsables por cuidarla, mantenerla, ayudarla en lo que nos pide y jamás faltarle el respeto por lo que queremos ser el matrimonio perfecto.

Simjat Torá es una de las festividades en el que se celebra la terminación de la lectura de la Torá ya que durante el año se leía una parte y este día se termina de leer y se comienza con una porción del libro de génesis.

Costumbres

Una de las tradicionales costumbres es en maariv de Simjat Torá es bailar con la Torá y con el objetivo de recordar los 7 pastores fieles y también se hace durante el rezo de la mañana siguiente y también en esos momentos se lee la última porción de la Tora בזאת הברכה, posteriormente se llama también al llamado “Novio de Bereshit” y por último al novio de Maftir.

Es por eso que esta fiesta es inolvidable pues estamos hablando de la base fundamental del judaísmo que es la Torá y por lo tanto debemos cuidarla, respetarla y darle el mayor mérito.

Feliz fiesta de Simjat Torá.

Escrito por Jaime Levit