Diez años han transcurrido y la pesadilla en aún no termina. Cuando en 2011 la Primavera Árabe había logrado derrocar a los dictadores de Túnez, Egipto y Libia, se pensaba que la caída del régimen de Bashar Assad en era cuestión de semanas. No se podía imaginar entonces que en el caso sirio las cosas iban a desembocar en una tragedia humanitaria de dimensiones monumentales y que una década después el país seguiría sumido en la devastación y la incertidumbre.

era de por sí un terreno pantanoso con una diversidad étnico-religiosa sumamente compleja. Sunitas, chiitas, alauitas, drusos, cristianos, kurdos e ismailitas han formado parte de ese abigarrado mosaico en el cual los intereses contrapuestos de estos grupos a lo largo de su historia moderna han sido motivo de enfrentamientos contenidos a duras penas por la mano de hierro de sus dictadores. Desde 1970 hasta el año 2000, el alauita Hafez Assad, padre de Bashar, impuso un cierto orden por medio de su brutalidad y sus métodos policíacos dentro de los cuales la práctica de la tortura era cotidiana. Bashar, el sucesor de su padre, siguió la misma escuela de represión, por lo cual fue hasta cierto punto lógico que en la primavera de 2011 las masas salieran a las calles a protestar inspiradas por los ejemplos de lo que estaba ocurriendo en otros países árabes hermanos.

Hoy sabemos que no sólo no salió de las garras de la dictadura —Assad continúa oficialmente en la silla presidencial—, sino que el país está deshecho, fragmentado, ocupado por fuerzas militares de diversas procedencias y con una población diezmada por las matanzas, los exilios y los desplazamientos internos forzados. De cerca de 22 millones de habitantes que había en 2011, la mitad de ellos son actualmente refugiados, ya sea en naciones a donde lograron llegar o dentro de misma. El cálculo es que, además, 600 mil sirios han muerto, la mayoría de ellos civiles no combatientes, por obra de la violencia ejercida por diversos actores desde distintos frentes. El Programa Mundial de Alimentos ha estimado que en , cerca de 12.4 millones de personas no tienen acceso a una alimentación mínimamente suficiente y esta cifra muestra una tendencia al alza en la actualidad.

Las mujeres que sobreviven venden su cabellera o sus cuerpos para alimentar a sus hijos; el sistema de salud se halla colapsado; muy poco queda de la infraestructura educativa; la corrupción, tanto en el sector público como en el privado, está fuera de control; el crimen, la extorsión y la explotación de los más débiles son la norma, mientras los conflictos interétnicos siguen agudizándose.

La intervención de fuerzas extranjeras que utilizan a como arena para impulsar sus particulares intereses hacen que el espacio de poder que ha quedado en manos de Bashar Assad sea limitado. Fuerzas militares rusas e iraníes poseen control sobre zonas específicas, sobre todo al sur del país, lo que provoca con frecuencia bombardeos israelíes contra objetivos iraníes. Mientras tanto, Turquía tiene metidas sus manos en la región norte gracias a la cancha libre que le dejó el retiro parcial de fuerzas norteamericanas ordenado por Trump en octubre de 2019. Ni tardas ni perezosas, las fuerzas militares de Erdogan operaron a fin de conseguir mediante la violencia el desplazamiento forzado de la población kurdo- ahí residente, a pesar de que fueron justamente las milicias kurdas las que con mayor ímpetu y eficacia combatieron para expulsar al Estado islámico de esa región.

No hay que olvidar que el reinó por más de tres años, no sólo en Irak, sino también en un tercio de Siria. Sus asesinatos masivos llevados a cabo con crueldad indescriptible fueron también parte del inmenso sufrimiento que padeció la población siria, a la que podríamos equiparar con el Job bíblico que vio caer sobre sí una desgracia tras otra. Por otra parte, el flujo de millones de refugiados sirios, ansiosos de salvar sus vidas, desencadenó a nivel global presiones migratorias fortísimas y modificó la realidad demográfica y política de numerosos países del Medio Oriente y de Europa. No hay espacio para abundar en este tema, pero basta con decir que la aparición de un movimiento como el Brexit mucho tuvo que ver con ello.

Ante este panorama la gran pregunta es, ¿por qué la comunidad internacional ha fallado en cumplir con el “nunca jamás” que tanto se ha enarbolado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial? Las posibles respuestas necesariamente deben tener como núcleo esencial esa misteriosa y temible parte oscura de nuestra humanidad que ningún proceso civilizatorio ha logrado contener, ni mucho menos eliminar.

FuenteExcelsior

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorThoughts on Immigration  
Artículo siguienteMagical Thinking And The Need To Overcome Boredom
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.