Diario Judío México - El hábitat natural de los pandas gigantes y su último gran santuario, Chengdu es una ciudad mítica, casi sacada de las páginas de la novela épica más famosa de China – el Romance de los Tres Reinos. Es la capital de la provincia de Sichuan, llamado el “Estado Celestial” y conocido por su excelente comida.

Fue en Chengdu que el primer emperador chino construyó su capital hace unos 2.400 años. Es aquí también que la legendaria Ruta de la Seda tenía una importante parada para los comerciantes en camino a Arabia. Además de la fama de las montañas Qing Cheng, esta región es conocida como el hábitat natural de los pandas gigantes, así como el hogar de el impresionante sistema de irrigación de Dujiangyan y la Antigua Ciudad de Jiezi. A solo dos horas en coche se encuentra el Buda de piedra más grande del mundo, el Buda de Lesham.

Y Chengdu ahora también es hogar de uno de los más espectaculares hoteles del mundo.

Ubicado en la impresionante entrada a los mágicas Montañas Qing Cheng, el Six Senses Qing Cheng se ha incorporado al magnífico sito UNESCO Patrimonio de la Humanidad a su alrededor – Dujiangyan. Está localizado a aproximadamente a una hora en coche del aeropuerto internacional de Chengdu, a 30 minutos de la ciudad de Chengdu y sus reservas de pandas gigantes, así como a corta distancia del impresionante sistema de irrigación de Dujiangyan construido en el 256 a.c.

El hotel está diseñado para incorporar el entorno natural, así como la arquitectura tradicional de la región. Los jardines se mantienen fiel al estilo de la zona con varias pérgolas y estanques, complementados con arquitectura china tradicional. Esta lujosa residencia es el lugar perfecto para explorar la majestuosa belleza natural de las Montañas Qing Cheng y sus templos taoístas, así como las dos reservas naturales de panda gigante. La cocina y el refinamiento chino de experiencias gastronómicas se manifiestan deliciosamente en Six Senses Chengdu. La propiedad cuenta con un salón de té donde éste se sirve mediante rituales que promueven el bienestar.

Continuando con su tradición de sustentabilidad, el Spa de Six Senses esta construido en gran parte con bambú y ofrece tratamientos basados en la medicina tradicional china. Con 18.400 pies cuadrados y bellísimas cascadas, el Spa es la joya del resort, donde además de tratamientos especiales de inspiración local y las terapias a las cuales Six Senses debe su fama, hay clases de yoga y tai chi.

Six Senses es conocido alrededor del mundo por sus increíbles Spas y Resorts Spa, ubicados tanto en grandes ciudades como Paris y New Delhi como en remotos paraísos en Oman, Seychelles y Vietnam, entre otros. Han recibido premios por su talento en crear lugares de increíble belleza natural.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorUn poema tradicional costarricense con raíces en djudeo-espanyol
Artículo siguienteProyección documental BDS
Alexis Beard ha tenido la gran fortuna de viajar alrededor del mundo con su familia, lo cual la animó a escribir sobre sus experiencias. Hoy en día, comparte sus memorias a través de varios medios impresos y en línea, incluyendo Travel + Leisure México, Bleu & Blanc y Mundo Ejecutivo. Es co-fundadora de Marcas de Lujo Asociadas by American Express, una comunidad que integra las marcas de lujo del país y las impulsa. www.alexisbeardg.com