No es ninguna novedad el hecho que los judíos han adquirido un número desproporcionado de premios Nóbel. Pero al lector le sorprenderá saber que el 54% de los campeonatos mundiales de ajedrez, han sido ganados por miembros del pueblo hebreo. He aquí la lista de campeones judíos:

Wilhelm Steinitz (1886-1894); Emanuel Lasker (1894-1921); Mikhail Botvinnik (1948-1957, 1958-1960, 1961-1963); Vasily Smyslov (1957-1958); Mikhail Tal (1960-1961); Robert (Bobby) Fischer (1972-1975); Garry Kasparov (1985-2000). Haremos notar sin embargo, que Smyslov fue de padre gentil y de madre judía y Kasparov al revés, de padre judío y de madre gentil.

Era la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) la que en forma única auspiciaba los campeonatos mundiales, pero a partir de 1993 se formó, a iniciativa de Kasparov, la Asociación Profesional de Ajedrez (PCA). Desde entonces existen 2 campeonatos mundiales con sus respectivos campeones. Kasparov fue campeón de la nueva PCA del 1993 al 2000, cuando perdió con Vladimir Kramnik (judío). Anatoly Karpov (abuelos judíos) fue el ganador de FIDE en 1993 y mantuvo su título hasta 1999, año en el que sucumbió ante Alexander Khalifman (judío). A partir de entonces los campeones de ambas ligas han sido de origen gentil.

Entre los grandes maestros del siglo XX y entre los más destacados teóricos, predomina una interminable nómina judía que incluye además de los ya mencionados, a Chajes, Nimzovitch, Boleslavski, Bronstein, Fine, Geller, Janowsky, Kashdan, Liberzon, Mieses, Reshevsky, Schlechter, Stein, y otros. Se dice de Emanuel Lasker, que fue el jugador "más completo" de todos los tiempos y la judeo-húngara Grandmaster Judit Polgar (nacida en 1976) es considerada como la mejor mujer ajedrecista de la historia.

En el año de 1920 el jugador judío Gyula Breyer de 27 años de edad asombró al mundo, cuando en la ciudad de Berlín en la categoría de "simultáneas a ciegas", obtuvo el record de 25. Asimismo, los judíos Miguel Najdorf y George Koltanowski se especializaron en este tipo de partidas y lograron sorprendentes resultados, que incluso se encuentran en el libro de records Guiness. Najdorf jugó 45 juegos simultáneos a ciegas en 1947, ganando 36 de ellos y Koltanowski jugó 46, en la ciudad de San Francisco en 1960, ¡ganando 40 en 10 horas de juego!

El número de jugadores ajedrecistas de renombre de origen israelita, es asimismo notable en otras áreas. Ya hablamos de los campeones, pero muchos obtuvieron segundos o terceros lugares mundiales. Otros fueron campeones nacionales. Hubieron aquellos que representaron a sus países en internacionales, incluyendo los juegos olímpicos tal como el famoso Tartakover.

Varios no pudieron consagrar títulos mundiales debido a dificultades de salud, dinero u obligaciones personales. Cabe mencionar a un Akiva Rubinstein, potente jugador internacional en los años 1907-1912 y sin lugar a dudas el mejor en 1910, pero jamás pudo jugar ese año contra el campeón mundial Lasker, por no llegar a conseguir los fondos y auspicios requeridos para inscribirse al torneo.

Asimismo, no pudo adquirir peldaño de campeón mundial un gran ajedrecista judío de apellido Tarrasch, considerado como el mejor ajedrecista del mundo en la última década del siglo XIX. Además de jugador, fue un médico afamado y como veremos, la enorme dedicación a sus pacientes le costó el -casi seguro- título mundial, con la resultante ausencia de su nombre en la lista que comienza este ensayo. Leamos la de este interesante personaje quien pronunció, hace exactamente 100 años, que el ajedrez tenía propiedades terapéuticas.

Siegbert Tarrasch (1862-1934) nació en Breslau, Prusia (hoy Broclaw, Polonia) con una deformidad de pie llamada pie equino-varo. Es a los 15 años de edad que descubre un libro de ajedrez y le llama la atención sobremanera, aprendiendo a jugarlo a esa tardía edad. A los 18 años se muda a Berlín, donde comienza la carrera de medicina. En su autobiografía indica que su obsesión por el ajedrez era tal, que durante sus estudios universitarios todo lo que hacia en su tiempo libre era jugar ajedrez en los cafés.

En 1884, a la edad de 22 años, obtiene el título de Master, al ganar el torneo en Nürenberg, Prusia (hoy Alemania) y prosigue sus estudios de medicina en las universidades germanas de Halle y Nürenberg, graduándose en 1885. En ese año también obtiene el segundo lugar en el campeonato de ajedrez de Hamburgo. Continúa arrasando en todos los torneos de su país natal y para 1890, era Campeón Nacional de Prusia.

Continuará...

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTenga Confianza (Primera Parte)
Artículo siguienteMuslims in the Americas before Columbus

Se gradúa de médico en México con mención honorífica en la UNAM y cursa su internado y residencia en pediatría, en los hospitales del Albert Einstein College of Medicine en Nueva York. Su historia como profesionista en medicina en vasta llegando a ser varias veces Director de afamados nosocomios en los Estados Unidos.

Actualmente practica la medicina privada y es miembro de la Academia Americana de Pediatría además de consultor.

Sus escritos han sido publicados en Contemporary Pediatrics y Pediatrics in Review y tiene ya varios años colaborando en "Foro", dando a conocer las biografías de personajes destacados de origen judío en la medicina mundial.