Diario Judío México - Por una parte, en Rosh Hashaná debemos estar nerviosos y temerosos, ya que es el día del juicio y los libros de la vida y la muerte están abiertos. Y por otra parte, debemos alegrarnos con comidas y bebidas. ¿Cómo está esto que debemos revolver emociones?

Cuando llega el día de Rosh Hashaná y la persona está esperando su juicio frente a Hashem, ¿qué debe hacer la persona? ¡Escaparse! ¿A dónde? Hacia Hashem.

De tanto amor y cariño que se le tiene a Hashem, la persona sabe que está a salvo con Hashem y por eso debe estar contento.

Si la persona no estaría temerosa del día del juicio, entonces no escaparía; y si no escaparía, no tendría en quién confiar y no abría nadie que lo salve.

Sale de esto, que el miedo y la alegría deben llegar juntos en este día; ya que si no hay temor, se pierde la causa para estar contento.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.