Diario Judío México - *Si este mito es trágico lo es porque su protagonista tiene consciencia…
Este es un renglón del Mito de Sísifo de Albert Camus y en el me apoyo para lo que sigue.

Tener conciencia es advertir con inteligencia lo que me rodea…
Aún cuando mi inteligencia sea limita. Tengo conciencia de ello…
Por lo tanto mis sentimientos, emociones, tristezas, alegrías, son derivados de mi estado de conciencia.

Tener conciencia para ir un poco más allá.
Aceptar retos, advertir riesgos, conocer verdades.
Quizá es el soplo divino, la gran diferencia entre las demás criaturas y yo.
Tengo conciencia, como lo se porque lo veo y lo siento y lo compruebo.
No soy superior a mis posibilidades ya dadas,
simplemente me hace más inteligente. Inteligentemente limitado…

Soy una criatura más.
Una criatura ignorante de su más allá; donde deseo que habite la esperanza de algo mejor.
El peligro de querer esta en que ignoro la consecuencia.

Conciencia de la existencia de un Ser Creador; de la realidad de mi finitud.

Finalmente.

* Si este mito es trágico lo es porque su protagonista tiene consciencia…
Sísifo, proletario de los dioses, impotente y rebelde, conoce toda la magnitud de su condición miserable: en ella piensa durante su descenso. La clarividencia que debía constituir su tormento consuma al mismo tiempo su victoria. No hay destino que no se venza con el desprecio.

*El Mito de Sísifo de Albert Camus.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSr. Presidente de la Comisión de Etica Comunitaria de AMIA
Artículo siguientePacto antiyihadista
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".