La confianza, creer en alguien, es vital para el crecimiento humano; sin embargo es tan básico y sutil que con frecuencia pasa desapercibida. Hay muchas personas que llevan cargando un mar turbulento lleno de mediocridad, soledad, miedo, vergüenza y culpa, para las cuales la confianza se puede convertir en una tabla de salvación. Y, ¿cómo se puede aumentar la confianza y la capacidad de amar? Se comienza permitiendo que los miedos y los resentimientos afloren, miedos y resentimientos que usualmente llevan años dentro de uno.

Permítase extraerle un significado, una razón y un sentido a cada cosa o situación que emprenda, que perciba o que se presente, durante el día; siempre hay algo que aprender. El hablar con alguien, el conocer a alguien también se puede aprovechar enriqueciéndonos de alguna o de muchas maneras.

Desde niños hemos escuchado muchas veces mensajes que nos indican: "no creas en lo que te dicen", pero muy pocos mensajes de "sí creer"; mucho es "no confíes en los extraños", pero rara vez es: "confía en tí mismo". "Ponle candado a tu bicicleta, cierra con llave la puerta de tu casa, tu coche, tus cajones, para que no pierdas lo que tienes", pero nunca te dicen "da de tí mismo para que sepas más de quién eres y lo que tienes". En la adultez estos "no confíes" se llevan clavados dentro; tamizan las amistades, las relaciones en el trabajo y en el hogar, hasta que nos damos cuenta que los cambios positivos parecieran imposibles. Esto puede ser autodestructivo y todas las áreas de nuestras vidas comienzan a verse de nuevas vivencias y vitalidad.

Sólo desarrollando la confianza en uno mismo es cuando el placer de vivir comienza a formar raíces y florecer la vida. Todo lo que uno haga, todas las situaciones que uno experimente, y cada pensamiento que uno tenga, está, o acrecentando la confianza o inhibiéndola. Y ésto se determina por lo que uno piensa, lo que a la corta o a la larga, es lo que prescribe la capacidad de lograr la felicidad.

Erich Fromm dijo en su libro "El Arte de Amar": Aunque nos conociéramos mil veces más a nosotros mismos, nunca alcanzaríamos nuestro fondo. Seguiríamos siendo un enigma para nosotros mismos, tal como son un enigma todos nuestros semejantes, compañeros, amigos, amante, hijos, esposo/a, etc. La única forma de obtener un conocimiento completo está en el acto de amar: este acto trasciende los pensamientos, trasciende las palabras.

No importa que tanto tiempo hemos conocido a alguien: nuestra capacidad para ahondar más nuestra relación con él nunca termina. Con la apertura mental que lleva consigo el compromiso de ver las cosas de diferente manera que el otro y no tenerle miedo al juicio, puede llegarse a alcanzar el amor. No nos hace ningún bien tener límites mentales; cuando le ponemos límites a nuestros puntos de vista es porque tenemos miedo y estamos faltos de confianza en nuestros corazones. Si creemos que "lo sabemos todo", es porque en el fondo realmente le tememos a algo.

Amar no significa que lo sabemos todo del otro en todos sus aspectos. Amar es: Reconocer que siempre se puede profundizar más en el conocerlo y entenderlo.

Compartir con el amado: quién soy yo y escuchar con el oído del corazón y no con el oído del juicio, quién es el otro.

Permitir en el momento presente la entrada a nuevas observaciones de quién soy yo, quién es él y quiénes somos juntos.

Continuará...

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl sentir, es una imperfección
Artículo siguienteTarrasch, Médico Ajedrecista (Primera de dos partes)
Sus estudios comprenden Filosofía, Tanatología, Superación Personal y Psicología Transaccional. Sus publicaciones se vinculan sobre estos temas, sobre todo en la relación íntima entre el consumo de los alimentos y la salud, aunados con el estilo de vida de las personas. Posteriormente, se dio cuenta que podría también relacionarse con el factor hereditario y los ejemplos en el hogar.Escribió un libro con más de 900 recetas de cocina, todas con el objetivo de enseñar debidamente a los enfermos de diabetes, colesterol, obesidad, hipertensión y cardiovasculares a alimentarse sanamente. Ha publicado más de 1000 artículos en diferentes medios escritos, incluyendo periódicos tanto en español como en inglés.Ha efectuado dinámicas de grupos, conferencias y enseñanzas sobre la alimentación y salud en instituciones hospitalarias. Su participación de muchos años en la revista "Foro", sigue siendo continua y de mucho interés, para lectores nacionales y del extranjero.