Diario Judío México -

La información presentada acerca de los presuntos responsables del atentado terrorista en el Maratón de Boston, los hermanos Tsarnaev, es ciertamente desconcertante. Llevaban varios años residiendo en Estados Unidos, habían vivido en el país de una forma bastante convencional, sin penurias o traumas especialmente dramáticos y con oportunidades de educación y participación social aceptables en la vida social estadunidense. Varios de sus conocidos y vecinos nunca vieron en ellos comportamientos peculiares que los hicieran sospechosos de albergar intenciones violentas capaces de traducirse en un acto tan terrible. Si su integración al país parecía relativamente exitosa, ¿qué puede entonces explicar su transformación en fríos asesinos de masas motivados por un odio demencial contra el entorno social en el que vivían?

La misma interrogante puede encontrarse en un suceso ocurrido en 2002: el asesinato en Pakistán por degollamiento del periodista de The Wall Street Journal, Daniel Pearl, a manos de la banda jihadista comandada por Omar Sheij. Tal acto, filmado y transmitido a los medios internacionales por los propios perpetradores, inquietó tan fuertemente al filósofo francés, Bernard-Henri Lévy, que dedicó varios años a investigar el caso. Uno de los enigmas que más intrigaban a Lévy era cómo Omar, un hijo de paquistaníes radicados en Inglaterra, brillante y jovial alumno de la London School of Economics y con un futuro exitoso a la vista, se transformó en el dirigente de una agrupación jihadista luego de un viaje a Bosnia durante la guerra en los Balcanes de principios de los años 90.

Bernard-Henri Lévy escribió un libro titulado ¿Quién mató a Daniel Pearl?, texto que da cuenta de sus hallazgos y reflexiones sobre el caso. En él maneja diversas hipótesis entre las que sobresale una en particular, la de la disonancia emocional que en ciertos individuos produce el choque cultural entre los valores heredados de la tradición islámica de la que se procede y los vigentes en la sociedad en la que se vive. La inmensa mayoría de los inmigrantes no padece ese choque con tal intensidad, pero hay algunos que por razones diversas viven un vuelco dramático equivalente a una conversión religiosa apasionada y a una iluminación mística, lo que los hace radicalizarse hasta el extremo de convertirse en furiosos combatientes contra todo lo que represente a esa forma de vida distinta a aquella de la que provienen.

Sicológicamente, la explicación se funda en ese desgarramiento, esa doble lealtad en conflicto derivada en el fondo de un sentimiento de culpa por haber sucumbido en su pasado personal a la irresistible seducción ejercida por la sociedad receptora. Esa sociedad liberal, laica, consumista y permisiva sexualmente, a la que se integraron, no sin cierto placer, les resulta, a final de cuentas, una fuente de culpabilidad y remordimientos cuando se contrasta con los principios básicos del otro entorno, ése del que provinieron ellos o sus padres. En el caso Pearl, Omar vivió su transformación jihadista luego de su estancia en Bosnia, y tal parece que Tamerlan Tsarnaev vivió algo parecido a raíz de su viaje de seis meses de duración en su tierra natal. Se puede aventurar que Dhzokhar, su hermano menor, fue contagiado de tales sentimientos o indoctrinado por éste. Y siguiendo esta línea explicativa, nada más lógico que la necesidad de expiar las culpas y purificarse del pecado de haber cedido a las tentaciones ofrecidas por la corrupta cultura occidental, que emprender la “misión sagrada” de intentar castigar o destruir esa fuente de degeneración moral mediante el “ajusticiamiento indiscriminado” de quienes forman parte de ella y la siguen nutriendo. Se trata pues, de una salida patológica en extremo a uno de los dilemas más serios que ofrece, dentro de las actuales condiciones de globalización, la convivencia entre culturas distintas cuyas bases y principios difieren entre sí a menudo en cuestiones fundamentales.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl libro “Como Tratar Con Gente Difícil” de nuestra colaboradora Becky Krinsky es nominado al Premio Internacional del Libro Latino
Artículo siguienteEn Buenos Aires entre vinos y tango
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.