Diario Judío México - Por las noticias y sin saber detalles, ni siquiera cuantos son, son de los empleados mejor pagados en . No hubiese escrito esta nota de no sorprenderme que el periódico comienza su nota (1) y copio:  המסחר של עובדי הבורסה בבונוס יצא משליטה

הבורסה לא הוכרעה אתמול על ידי מלחמה פתאומית או מגפה עולמית, אלא בשל מאבק של עובדים על בונוסים מ־2017 – עובדים שנהנים מעלות שכר ממוצעת של 50 אלף שקל, בעת שמיליון ישראלים מתנדנדים בין אבטלה לתעסוקה. איך רקם את המהלך חבר ועד ותיק שפוטר בשל אי סדרים, ולמה אפילו ההסתדרות נתנה כתף קרה

גולן חזני06:5808.06.20

Voy a traducir, traducción libre: La bolsa no se rindió por una guerra sorpresiva o una , sino por la lucha de los trabajadores por los bonos del año 2017, trabajadores que tienen un sueldo promedio de 50 mil shequel, mientras que un millón de israelíes se hamacan entre la desocupación y el trabajo. Como pudo tejer este proceso un veterano miembro del sindicato que fue despedido por mal comportamiento y porque la Organización de trabajadores ofreció un hombro frío (e.d no apoya calurosamente).

Ese titular es atrayente no sólo para mí sino para muchos amigos, en especial en Argentina que ayer mostraron en las redes un abrazo entre el presidente Fernández y el sindicalista Moyano que representaba según el texto una renuncia de 810 millones de pesos y por lo tanto, les interesa este tipo de noticias.

En primer lugar, deseo señalar que el sueldo promedio mencionado representa casi 15 mil dólares mensuales y eso es mucho dinero, también en donde el sueldo mínimo es de 5.300 ILS y eso es equivalente a 1.535 dólares al día de hoy.

En segundo lugar, es importante recordar que hasta el año 2017 la Bolsa de Valores era una organización que no tenía como objetivos el beneficio, sus propietarios eran los corredores de bolsa y por supuesto entre ellos los más grandes eran los bancos. Estimo que el costo del mantenimiento se pagaba con cuota fija y alguna comisión relacionada con el movimiento financiero. Decidieron vender la actividad y se emitieron acciones en el año 2018 y los principales inversores eran extranjeros y aparentemente el mayor de ellos un fondo de inversiones australiano. Desde el 1 de agosto del año 2019 la empresa es pública y sus acciones se negocian en la Bolsa de Valores. En el cambio de propietarios los empleados recibieron un 6% de las acciones que se emitieron que tenían en ese momento, un valor aproximado a 25-30 millones de shequel que hoy tienen un valor aproximado a 400 millones. El bono por el año 2017, acordaron discutir mas adelante y como podemos apreciar, ahora los empleados desean que se les reconozca el bono. ¿Justo o no justo? No opino.

El punto tercero sería el sindicato, son 238 trabajadores y son 3 los miembros que dirigen el sindicato. Resulta que el más activo y combatiente de todos fue despedido y supuestamente acusan a la patronal y con eso se identifica la central obrera, de haberlo despedido por su actividad. Según la empresa y fue ratificado por la persona que concilió el conflicto, el miembro del sindicato se iba antes de finalizar su trabajo nocturno que debía finalizar a las 4:30 de la madrugada. La auditoría interna encontró que 170 veces hizo lo mismo cobrando sueldo por horas extras que no hizo. Esas horas nocturnas se pagaban a razón de 300%. ¿Justo o no justo? No opino.

El cuarto punto se relaciona al valor de los conciliadores. El conciliador, creo que fue mujer, decidió que después de un período de suspensión el trabajador será reincorporado y no necesariamente en su último trabajo y durante seis meses tampoco recibirá trabajo nocturno. Obviamente él desea ese puesto y especialmente el trabajo nocturno que le brinda 300% sueldo. Es parte del conflicto.

Los empleados quieren su bono del año 2017 y aparentemente los dueños no desean, los empleados manifiestan que el director obtuvo un premio en plena época de la corona de 678 mil shequel y sin duda la repartición de bonos no será jamás equitativa. No opino, solo indico que la nota es sumamente interesante para todos aquellos que fuimos empleados en este mundo globalizado, en el cual los empleados nos convertimos en esclavos. He manifestado en el pasado que he trabajado en una empresa pública (cotiza en la bolsa) y que durante 13 años no me actualizaron el sueldo, tampoco estaba permitida la existencia de un sindicato. El día que pedí que me actualicen el sueldo o me voy en un mes, me dijeron, vete ya y te pagamos el mes preaviso obligatorio según ley. Desde entonces soy jubilado y por suerte, feliz aún confinado por el Covid19.

No he dejado de manifestar hace unas semanas mi sorpresa que la actividad de la bolsa de valores no se suspendió o limitó su funcionamiento para evitar manipulaciones. Mientras que cerraron negocios y millones de personas se quedaron sin trabajo, los que tienen mucho dinero siguieron haciendo mucho más, porque los que tienen poco dinero entraron en pánico y vendieron a los que tienen mucho. Eso siempre es así, esta vez fue por el Covid19.

Cito de una nota (2): Como todas las guerras, estamos en una que es económica y desde hace tiempo se menciona la guerra comercial que, sin duda, es parte de ella el COVID-19.  La suspensión de la actividad económica causará muchos más muertos que el COVID-19 y realmente afectará al mundo entero. ¿Habrá un nuevo orden mundial? Reducción del consumo, menos turismo, desarrollo de industrias locales. No lo sé, tampoco sabemos quién ganará esta guerra. Por lo pronto, los precios de las acciones han bajado mucho y es posible que bajen más, y el que tiene dinero puede comprar empresas con “poca plata”.

De otra nota cito (3): Frente a los trabajadores tenemos el capital y sigo sin entender por qué no suspendieron la compra-venta de acciones y bonos en las Bolsas de Valores. La constante baja de los Valores, las banderas rojas, han despertado pánico y ante esto hay desbandada general. Las pérdidas de muchos son enormes. Pero esa mercadería alguien la compró. Nunca sabremos quién fue, pero no dudemos, los que compraron serán de los grandes beneficiarios de esta guerra. ¿Alguno cree que los bancos saldrán perjudicados?


Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorDespués de la Pandemia, ¿qué…?
Artículo siguienteIglesia y política
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Entre Ríos, Argentina. Es Contador Público de la Universidad de Buenos Aires. Desde 1973 viviò  en el Estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. En vistas a la tercera edad comenzó a practicar su sueño de escribir que lo acompañó desde chico.Participa activamente en variados grupos literarios del internet. Comparte publicaciones de cinco antologías: De Paz y De Guerrasy Lazos Umbilicales publicadas en Israel en 2007, "primer antología" de Muestrario de Palabras (2007) y Libro del Haiku, Ediciones Artesanales Santoamor (2008) ambas en Buenos Aires. Pensamiento Antologico Universal, La poesia purifica la vida humana, Congreso Universal de Poesia Hispanoamericana, publicada en Mexico 2010. La revista virtual Palabras al Sol publicaba regularmentecuentos y poemas de su autoría. Su preferencia es la narración.