Diario Judío México - La Torá tiene es infinita, tal como el Autor de la misma. Por lo tanto, cabe la pregunta, ¿cómo se transmite en un número finito de palabras un número infinito de mensajes? Por medio de alusiones, enseñanzas alegóricas, diferentes maneras de interpretación, etc. Todas esas maneras de exegesis fueron dadas a Moshé en el Sinaí directamente de la Boca del Hacedor. Entre otras formas de enseñar, la Torá hace uso de acrósticos para dar ciertos mensajes.

Por ejemplo, tenemos una tradición de que las 613 mitsvot están aludidas de una manera u otra en la primera palabra de la Torá, Bereshit. Le preguntaron al Gaón de Vilna cómo esta palabra alude a la mitsvá de rescatar al primogénito. Respondió que Bereshit es un acróstico de las siguientes palabras: Ben Rishón Ajaré Sheloshim Yom Tifdé, “el primer hijo redimirás después de treinta días [de nacido]”.

La palabra Bereshit también puede ser dividida en dos palabras, yaré shabbat, “teme shabbat”. Es decir, “hay que respetar el shabbat”- una insinuación de cuidar shabbat. Otros acrósticos que se forman con esta palabra son: “Bekol ram ebarej Shem Hashem Tamid”, “bendeciré el Nombre de Hashem en voz alta siempre”, esto alude a una buena costumbre, recitar las bendiciones en voz alta. Así mismo, el Gaón de Vilna dijo que alude a seis cualidades importantes que se recomienda que cada quien posea para ser un buen yehudí: “Bitajón ratsón ahabá shetiká ir-á Torá”, “Confianza [en D-s], voluntad, amor [al Eterno], [mantener] silencio, temor [al Todopoderoso], Torá”. Además, la letra bet de Bereshit tiene un tamaño mayor a las demás para aludir que la confianza en Él es de suma importancia (Rabí David Shwekey).

Vemos cómo coexisten diferentes niveles de entendimiento en una sola palabra, con más razón que existen muchas lecciones más profundas en frases enteras. Sólo nos queda estudiar para entender.

Buena semana

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSeñales Financieras: Cercanos los cien días de AMLO, ¿cómo vamos?
Artículo siguienteEL Silencio