Diario Judío México - Estamos viviendo momentos difíciles en el mundo, los acontecimientos actuales están fuera de nuestro control y nos pueden sobrepasar fácilmente.

Día a día presenciamos o escuchamos de una balacera, un hombre colgado y decapitado en nuestro camino, misiles lanzados contra niños y civiles, actos terroristas, manifestaciones sangrientas o desastres naturales.

Todos estos eventos pueden causar trauma en la gente, entendiendo por trauma los efectos y síntomas que pueden surgir cuando una situación es abrumadora y la sentimos fuera de control, cuando se atenta contra nuestra integridad física, emocional o psicológica o después de una situación en donde nuestra vida o la de nuestros seres queridos se ve amenazada o así lo creemos.

El trastorno de estrés postraumático o PTSD (por sus siglas en inglés) es la serie de síntomas que surgen a partir del evento traumático. Es importante reconocer estos síntomas ya que muchas veces aparecen tiempo después, no relacionándolos con el trauma sufrido y pensando que algo esta mal en nosotros sin entender qué y porqué.

No toda la gente vive el evento de la misma forma y lo que para algunos puede generar PTSD a otros no les afecta. Debemos poner especial atención en nuestros niños, ya que lo que para nosotros puede ser un evento cotidiano, ellos lo pueden vivir como abrumador (oprima aquí para leer tips sobre ayuda a los niños ).

Algunos de los síntomas del PTSD son:

  • Sensaciones físicas como aumento en el ritmo cardiaco y de la respiración, agitación o tensión muscular
  • Imágenes intrusivos o pensamientos repetitivos que nos causan ansiedad o temor.
  • Dificultad al dormir o ansiedad.
  • Pesadillas
  • Sentimientos de impotencia o sensación de parálisis.
  • Cambios de animo frecuentes
  • Depresión
  • Opresión en el pecho
  • Ataques de pánico o ansiedad
  • Incapacidad de sentir emociones o como si se estuviera alejado del cuerpo
  • Fobias
  • Miedo a morir
  • Estado constante de vigilancia

Con el tiempo, los síntomas van escalando y tomando control de nuestra vida, afectándola y afectando las vidas de los que nos rodean. Estos síntomas se manifiestan en nuestro cuerpo, tenemos una memoria corporal la cual es primordial accesar para que el trauma pueda ser liberado por lo que hay que aprender a escucharlo y sentirlo. (Oprima aquí para más información ). La terapia verbal aunque ayuda no es suficiente ya que cuando experimentamos un trauma la parte del cerebro que se encarga del lenguaje se cierra, por lo que terapias dirigidas al hemisferio derecho o corporales son mas eficientes como lo son Arte terapia, GIM, EMDR, terapia floral de Bach u otros sistemas florales, yoga y meditación.

Es verdad que carecemos del control de los sucesos del mundo externo, pero en nosotros esta brindarnos ayuda para liberar y transformar el trauma y poder llevar una vida mas plena y sana. Si encuentras que padeces estos síntomas no esperes mas, busca ayuda.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorActores VS Fantasmas
Artículo siguienteEl matrimonio judío
La Dra. Alicia Duek es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University for Integrative Studies (SDUIS). La doctora es especialista en terapia individual, de familia, arte terapia y terapia floral de Bach.