La Fundación Raoul Wallenberg es una organización no gubernamental y sin fines de lucro   que apunta a desarrollar programas educativos y de divulgación que promuevan el ejercicio de solidaridad y coraje cívico que precisamente animaron y caracterizaron las gestas de los Salvadores del Holocausto. La Fundación tiene sedes y corresponsalías en Nueva York, Roma, Jerusalén, Buenos Aires, Berlín, Río de Janeiro y Londres.

A través de la antedicha Fundación, accedí a una impactante e inconclusa que pasaré a describir  brevemente . En Noviembre del año 2021, arribó a Lydia Ramis. Empresaria retirada y de nacionalidad española, solicitó reunirse con la filial í de la Fundación Raoul Wallenberg. El propósito que la animó era describir  el quehacer de su padre Venancio Ramos Coromina durante la , a la que  su hija accedió mucho  tiempo después de su fallecimiento en el año 1999 y el de su madre en el año 2006.

Hasta ese momento sus padres  jamás abordaron este tópico ni efectuaron insinuación alguna. Fue en la Navidad de 2008 que la Lydia se topó con los diarios que había elaborado su padre en buena parte en códigos, durante los años 1940-1945 y que reflejan sus hazañas

Venancio Ramis fue un valiente joven  que perdió a su padre  en 1937 y a una edad muy temprana,  con apenas 16 años, se convirtió en conductor de ambulancias  del Socorro Rojo que transportaba a republicanos heridos y muertos  por los fuertes bombardeos sufridos por la ciudad de Barcelona durante la Guerra Civil Española. Su hija estima que precisamente su encuentro directo  con el sufrimiento que padecieron las víctimas de la Guerra Civil Española, incidió en su sensibilidad  y compromiso ante las víctimas del régimen nazi.

Acorde a sus diarios   tras la Guerra Civil Española y con apenas 19 años, Ramis   fue reclutado por el  médico del Consulado Británico en Barcelona Dr. Isidoro Reyes Gaviño en calidad de miembro del Ejecutivo de Operaciones especiales conocido con la sigla SOE, organización británica de la promovida por  el Gobierno de Churchill el 22 de julio de 1940.Su objetivo apuntó a realizar actos de espionaje, sabotaje en la Europa ocupada así como prestar  ayuda a los movimientos clandestinos y de resistencia locales.

La rama española de la organización se ocupó fundamentalmente de proteger a los refugiados judíos que llegaban a Barcelona desde Francia, tras cruzar los Pirineos desde dieciséis rutas de evacuación. Se estima que la red local contaba con 164 agentes, todos ellos reclutados en Cataluña y Francia A través de los diarios de su padre, tomó igualmente conocimiento que su nombre en clave era Agente 430.

Por orden del Cónsul Británico en Barcelona Harold Farquhar, Ramis asumió y emprendió la arriesgada misión de recoger a los refugiados judíos entrantes que llegaron a  Figueras, Girona, estaciones de trenes en Barcelona así como las playas de la Costa Brava y trasladarlos a hoteles, casas francas y otros lugares secretos desde donde continuaron su ruta a Portugal y Gibraltar y de ahí a Estados Unidos.

Los socios de los agentes de la SOE eran los “Passeurs”(Guías de Montaña) que residían en los Pirineos, preferentemente en Andorra .El cruce de los Pirineos fue extremadamente peligroso y frecuentemente muchos perecieron y en más de una oportunidad fueron entregados por los antedichos guías a los alemanes o a la policía francesa.

Aunque España era oficialmente neutral, es conocido que el régimen de Franco simpatizaba con la Alemania nazi y la rama de la Gestapo en Barcelona tenía su sede muy cerca del Consulado Británico, por todo lo cual afloraba un peligro claro en la intricada operación de rescate.

Las hazañas de los agentes de la SOE han sido desclasificadas recientemente por las autoridades del Reino Unido y  con la ayuda de investigadores, Lydia abriga la intención de continuar examinado los archivos de Kew Gardnes del Reino Unido. 

En 1942, cuando Hitler promovió la Solución Final, los  hermanos portugueses Samuel y Joel Sequerra se establecieron en Barcelona bajo las auspicios de la Organización Internacional Judía con sede en Nueva York y desde su sede en el Hotel Bristol, organizaron una gigantesca red de apoyo al rescate de judíos. Se estima que la red Sequerra salvó aproximadamente 1000 judíos que llegaron a España en precarias condiciones físicas. Entre ellos se encontraba el Barón de Rothschild. Obviamente es difícil precisar el número de refugiados que fueron salvados por la red de Barcelona, el Consulado Británico estima que su número debería rondar los 30.000.

Durante su estadía en Israel,   Lydia Ramis se encontró con las autoridades del Instituto Yad Vashem en Jerusalén, encarando la posibilidad de que su padre fuera reconocido como Justo entre las Naciones. Lógicamente Yad Vashem requirió testimonios o evidencias de personas que se beneficiaron de su quehacer. Aún así, Lydia entregó a las autoridades de la  Fundación Raoul Wallenberg y a Yad Vashem una nómina de  judíos rescatados en principio por Venancio Ramis  y extraída de sus diarios.

Lydia lleva más de dos años investigando los archivos de Girona, Lleida, Barcelona y Londres junto a historiadores, investigadores y su muy buena amiga Patricia Martínez de Vicente, cuyo padre fue  un agente británico en Madrid  quien igualmente salvó a refugiados judíos. Sin embargo, le queda por cierto recorrer un buen trecho  para recomponer totalmente la en la que su padre desempeñó un rol preponderante. Llama igualmente la atención el ocultamiento de sus hazañas y silencio de Venancio Ramis  en el espacio familiar, aún después de restaurada la democracia en España. Quizás la explicación aflore en futuras investigaciones a practicar.

1 COMENTARIO

  1. Lydia Ramis
    Soy la hija de VENANCIO RAMIS, muchas gracias por publicar en su medio la historia de mi padre, la familia se siente muy honrada por ello.
    Shalom

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz Sr. Salomon Bates Heisler Z”L
Artículo siguienteEl Silencio Que Mata
El Dr. Israel Jamitovsky nació en Montevideo, Uruguay y se radicó en Israel en 1973. Egrsado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de la República de Montevideo, revalidó su título de Abogado en Israel en 1975 y en 1991 obtuvo el de Notario. En la actualidad preside la Comisión de Ética de la Organización Latinoamericana en Israel. Desde 1982 participó en encuentros judeo-cristianos con intelectuales españoles que se celebraron en España e Israel respectivamente durante cuatro décadas a partir del año 1974.Desde 1999, presidió la comisión israelí que organizó dichos eventos. En el pasado, se contó entre los fundadores de la Liga de Amistad Israel-Uruguay, y amén de su actividad profesional, dirigió en Israel durante 22 años la revista Diálogo, revista de cultura bianual editada en castellano en Israel por el Departamento de Dor Haemshej de la Organización Sionista Mundial. Fue miembro del Tribunal de Apelaciones en demandas promovidas por Sobrevivientes del Holocausto y sus descendientes, en relación a seguros de vida en la época del Holocausto contra la Compañía de Seguros Generali.