Diario Judío México - El largo e interminable conflicto del ha tenido algunos pocos momentos esperanzadores.
Uno de ellos lo recordamos por estos días.

De las muy pocas veces en las cuales el pragmatismo y el realismo político se impusieron.

Fue un veintiséis de marzo. Hace treinta y ocho años.

En esa fecha, en 1979  se firmó un histórico Tratado de Paz -aún vigente, todo un logro- entre e , con la mediación de los . Representantes de sus respectivos países fueron: Anwar El Sadat, Presidente de , Menajem Begin , Primer Ministro de y el Presidente de los de aquel entonces Jimmy Carter. En dicho Tratado, se comprometía a devolver a por etapas, toda la Península del Sinaí cuya superficie era -es- 60.000 km2  aproximadamente, casi tres veces la superficie de , incluyendo dicho territorio (Sinaí) ciudades y pozos petrolíferos.

se comprometía, previo reconocimiento del derecho de a su existencia, a normalizar sus relaciones en los distintos ámbitos, incluyendo el intercambio de representantes diplomáticos.

El Tratado se firmó en la Casa Blanca, Washington.

Debido al mismo, Begin  y Sadat se hicieron poco tiempo después acreedores al Premio Nobel de la Paz.
En realidad hubo todo un dificultoso proceso previo que finalmente desembocó en el Tratado.

Podemos quizás remontarlo a la Guerra de Iom Kipur (1973) en la cual prácticamente no hubo vencidos ni vencedores. Años después el Presidente de , Sadat, dio un paso fundamental al visitar Israel y hablar en la Kneset, Parlamento israelí (1977) reconociendo el derecho de Israel a existir en paz en la región y planteando obviamente sus reivindicaciones. Como consecuencia se firman los acuerdos de Camp David entre ambos países (setiembre de 1978) base del acuerdo final y como corolario, el Tratado al que estamos haciendo alusión se firmó el veintiséis de marzo de 1979.

El no se acostumbra a la paz y quienes pelean por ella, muchas veces pagan con sus vidas. Fue lo que ocurrió con el Presidente egipcio Sadat, asesinado en 1981 por fundamentalistas de su propio pueblo. Lo mismo habría de ocurrir con el Primer Ministro israelí Rabin  -impulsor de los Acuerdos de Oslo con los palestinos años después- en 1995.

Pasaron treinta y ocho años de la histórica firma del  Tratado  entre Egipto e Israel, que  además de estar actualmente vigente como ya expresamos -y esperemos que para siempre- encuentra a ambos países en un correcto estado de relacionamiento, enfrentando  ambos a comunes enemigos como ser el terrorismo.

Obvio que este Tratado no soluciona todos los problemas en la región y sin duda que aún falta un largo camino por recorrer. Pero por lo menos, y no es un detalle menor, el  mismo  ha hecho posible por casi cuatro décadas la  calma (salvo incidentes aislados)  en las fronteras entre ambos países , trajo la paz entre  ellos (luego de 1973 Egipto no volvió más a participar en guerras contra Israel) y comenzó  -por cierto que muy lentamente- a “pavimentar” el camino hacia el reconocimiento de Israel en  y la tan anhelada paz que esperamos, algún día no muy lejano, sea global, justa y duradera.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSe registra derrumbe en el municipio de Huixquilucan. Colaboran autoridades en rescate de trabajadores
Artículo siguienteEl presidente Trump vio los libros de texto de la Autoridad Palestina y dio luz verde a Israel
Docente de materias hebreas en la Escuela Integral Hebreo Uruguaya (LICEO), Conferencista, Escribe artículos especialmente en la prensa judía de Uruguay( Semanario Hebreo, Identidad, la NEWS del Comité Central Israelita), es integrante del Centro Recordatorio del Holocausto del Uruguay, integrante de COPREDI (Comisión de Prensa y difusión del Comité Central Israelita) e integrante de la Confraternidad judeo -cristiana del Uruguay.