Poco a poco, el extraño término de QAnon ha cobrado popularidad. El origen de esa organización se ubica en Estados Unidos, alrededor de 2016-2017, cuando a través de las redes sociales empezó a difundir una serie de teorías conspirativas

inspiradas en creencias propias del pensamiento conservador de ultraderecha, cuyos blancos de ataque predilectos son la evidencia y el conocimiento científicos, los valores del liberalismo, así como personajes, agrupaciones y políticas públicas que de alguna manera contradicen los postulados de esa esotérica y temible organización.

Van aquí algunos botones de muestra de lo que han sostenido sus integrantes y que ha movilizado a miles de ciudadanos proclives a caer en estas patrañas y a apoyar, por tanto, fervientemente a Trump, sin que éste lo objete: 1.- Sostienen que políticos del partido demócrata y actores liberales de Hollywood, integrantes del deep state, practican la pedofilia y participan en una red internacional de tráfico sexual de niños. 2.-En 2017 denunciaron el llamado Pizzagate, el cual acusaba a John Podesta, director de campaña de Hillary Clinton, de manejar una red de pedofilia en el sótano de una pizzería. 3.-Advierten que Barack Obama, Hillary Clinton y George Soros pretenden dar un golpe de Estado para tumbar a Trump. 4.- Afirman que el actual presidente norteamericano está librando una guerra secreta contra los pedófilos de la élite que adoran a Satanás. 5.- Proclaman que es necesario organizarse para rescatar decenas de miles de niños secuestrados por esas redes de pederastia, niños que se encuentran en túneles de Nueva York y Los Ángeles. 6.-En ocasiones niegan la existencia del covid-19 y lo denuncian como parte de una conspiración (por tanto el uso del cubrebocas no opera) aunque otras veces ante la incontrovertible evidencia de los daños por el coronavirus, recomiendan beber una poción conocida como MMS o lejía gourmet para protegerse (Trump mismo no estuvo lejos de eso cuando recomendó las inyecciones de cloro).

Muchos de quienes se han adherido a esas patrañas han salido a la luz pública en mítines a favor de Trump, con carteles, gorras y camisetas que los identifican plenamente como miembros de esa agrupación. Son, por lo general, gente amante de las armas, y por tanto armada, cuyos seguidores tienen patrones de comportamiento violento, razones por las cuales el FBI los ha calificado como una amenaza terrorista doméstica. De igual modo, Facebook y Twitter han eliminado miles de cuentas relacionadas con las teorías de la conspiración de QAnon.

Ante el entusiasmo con el que decenas de miles de norteamericanos se han incorporado a las filas del QAnon, cabe recordar cómo a lo largo de la historia las situaciones de graves crisis sociales, políticas y sanitarias, han sido terreno fértil para las teorías de la conspiración como una forma de explicar lo que ocurre y poder encontrar responsables o chivos expiatorios contra los que luchar para solucionar los problemas.

Así fue como en el siglo XIV la epidemia de peste negra que acabó con un tercio de la población europea se atribuyó, en ocasiones, a la malévola conspiración de los judíos que vivían en esos entornos y que presuntamente contaminaban los pozos de agua para dañar al resto de la población. Las consecuencias fueron matanzas brutales de judíos. La infame época de las cacerías de brujas, donde se quemaba a mujeres en las hogueras, es otro de los ejemplos, así como el útil servicio que para la ideología nazi significó el libelo titulado Los protocolos de los sabios de Sión, pergeñado a fines del siglo XIX en Rusia por la policía secreta del zarismo, y que sirvió para apuntalar las teorías del nazismo con relación a la peligrosidad de las conspiraciones judeo-masónicas.

Por desgracia, aún en nuestro avanzado siglo XXI proliferan innumerables teorías de la conspiración, cuyo daño puede ser de una magnitud inimaginable. En el tema de las vacunas, bien sabemos de las víctimas que ha cobrado el movimiento antivacunas, responsable del rebrote de enfermedades que habían desaparecido ya de la faz de la tierra, reviviendo peligrosas epidemias. Por último, un dato evidente relacionado con las teorías de la conspiración es que por lo general son abrazadas y explotadas por dirigentes populistas que las usan a discreción para beneficio de sus intereses, como lo ha mostrado Trump y también nuestro Presidente, tan dado siempre a atribuir nuestros problemas nacionales a conspiraciones de adversarios neoliberales y conservadores empeñados en hacer el mal.

 

FuenteExcelsior

1 COMENTARIO

  1. Patranas inventadas por gobernantes ineptos,corruptos,fraudulentos, truculentos y embusteros (si, me refiero a Trump) para justificar sus fracasos e ineptitud.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSeñales financieras: Ganó Biden. ¿Ahora, qué haremos?
Artículo siguienteDescanse en paz la Sra. Pola Maya Abudara Z"L
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.