Diario Judío México - La hipertensión arterial (HTA) es una enfermedad infradiagnosticada, es decir, muchas personas que la padecen no están diagnosticadas como hipertensas. Aun así, por ejemplo, en México la Encuesta Nacional de Salud y nutrición de México (ENSANUT) dio a conocer que 15.2 millones de mexicanos padecen de hipertensión arterial. Esta cifra da una idea clara de la magnitud del problema.

Como ya vimos en el artículo anterior, es posible mantener la tensión bajo control si seguimos algunas directrices muy sencillas. Hoy vamos a hablar de otras recomendaciones más.

Como sucede también en el control de otras enfermedades, son tres los pilares básicos a los que hay que prestar atención: la alimentación, el ejercicio físico y la medicación.

Como ya vimos, el aumento del peso corporal supone un aumento de la presión arterial, de modo que es muy recomendable seguir una dieta que nos permita mantener o reducir el peso, según lo que corresponda a nuestras circunstancias. Es muy importante también que esa alimentación sea baja en sodio.

No cabe duda de que el sodio es necesario para nuestro organismo, pero habitualmente consumimos cantidades muy por encima de lo recomendado. La OMS recomienda al respecto no tomar más de 5g de sal al día (equivalente a 2g de sodio), es decir, una cucharadita de café.

Podemos pensar, erróneamente, que en nuestra alimentación diaria no llegamos a esa cantidad de sal, pero debemos tener en cuenta que muchos de los alimentos que consumimos llevan grandes cantidades de sal y que sin darnos cuenta estaremos superando esa cantidad fácilmente.

Una alimentación adecuada para el control de la HTA debe ser pobre en grasa, baja en sodio y debe reducir aquellos alimentos que perjudiquen la salud de las arterias. Así, algunas de las pautas a seguir son las siguientes:

1. La dieta debe ser rica en verduras, frutas, legumbres, cereales integrales y aceite de oliva;
2. Debe reducirse el consumo de carne roja, debido a que contienen grasa saturada que aumenta la presión arterial y daña las arterias. Lo recomendable es sustituirla por carne de ave o pescado;
3. Tanto los alimentos ahumados como las conservas contienen una gran cantidad de sal, de manera que no es recomendable consumirlos de manera habitual;
4. También el tocino y los embutidos contienen grandes cantidades de sal y de grasa, por lo que son perjudiciales para la salud de las arterias;
5. Conviene también sustituir los lácteos enteros por lácteos descremados;
6. Es importante disminuir el consumo de alimentos precocinados, así como el kétchup, las sopas comerciales, cubitos de caldo, etcétera;
7. Respecto a los métodos de cocina, es más deseable cambiar las comidas fritas por otras asadas, cocidas, en papillote o a la plancha;
8. Hay que evitar los snacks, es decir, papas de bolsa, aceitunas, frutos secos con sal, etcétera, porque habitualmente contienen mucha sal;
9. Es importante incrementar el consumo de alimentos que favorecen la reducción de la presión arterial o la salud de las arterias como frutos rojos, plátano, limón…;
10. Cocinar con especias ayuda a evitar la sal a la vez que aporta sabor a nuestras comidas. Algunas especias muy recomendables al respecto son el laurel, la pimienta, el tomillo, el ajo, la cebolla, el orégano, el romero, el curry en polvo o la albahaca, entre otras.

En resumen: los cambios necesarios en nuestro estilo de vida para controlar la presión arterial requieren una DIETA SALUDABLE Y BAJA EN SODIO, además de reducir el consumo de alcohol, evitar el tabaco y hacer ejercicio regularmente.

Respecto a la medicación, aunque ésta pueda ayudar a controlar nuestra tensión arterial, en ningún caso eso significa que no debamos seguir las pautas nutricionales mencionadas. La MEDICACIÓN y la ALIMENTACIÓN deben ser COMPLEMENTARIAS.

Las pautas mencionadas son sencillas de seguir y aunque puedan sonarnos a repetidas pueden contribuir de manera muy importante a reducir el riesgo de padecer enfermedades que tienen un gran impacto sobre la salud y la calidad de vida. Y eso, una buena calidad de vida (sin secuelas) es fundamental para poder disfrutar plenamente de aquello que nos hace felices.

Y la semana que viene veremos técnicas sencillas para manejar la ansiedad y llevar mejor diversas situaciones de nuestro día a día que nos la generan.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.