La llamada Primavera Árabe se inició justamente en Túnez, en 2011, cuando las protestas populares lograron derrocar a la dictadura de Ben Ali, instalada en el país desde 1987. Esa chispa se extendió por buena parte del mundo árabe, pero puede afirmarse que, de todos los países que experimentaron esa arremetida contra sus respectivos autócratas, sólo pudo establecer un sistema medianamente democrático, con elecciones y partidos políticos reales y una participación creciente de organismos de la sociedad civil en la vida nacional. Pero como el proceso de consolidación democrática es complicado y en el camino surgen fallas graves y disfuncionalidades que con facilidad mueven al desencanto, hoy, a una década del derrocamiento de Ben Ali, un nuevo personaje aspira a instalarse en la silla del antiguo dictador, bajo el argumento de que él es quien remediará todos los males del país.

Se trata del presidente Saied Kais, político independiente electo en 2019 con el 72% del voto popular, quien el 25 de julio pasado, en un contexto de crisis económica severa, corrupción rampante, pandemia fuera de control, hospitales rebasados, pacientes muriendo en las calles y negocios quebrados, decidió responder a las protestas populares que arremetieron con violencia contra la sede del partido islamista moderado Ennahda —cuya bancada es la mayor en el parlamento—, lo que muy bien puede calificarse como un golpe de Estado. Kais disolvió el parlamento, despidió al primer ministro y a los ministros de Justicia y Defensa, y resolvió hacerse de los tres poderes para concentrarlos en sus manos al menos durante los siguientes treinta días. Anunció también que gobernaría por decreto con el fin de acabar con la corrupción y encarcelar a los responsables de ella.

Por lo pronto, el golpe en cuestión ha sido reprobado por organizaciones de derechos humanos, por la Unión Europea y EU. Todos han exhortado a respetar la constitución y a evitar un deslizamiento hacia la violencia. En sentido inverso, la maniobra presidencial ha sido bien recibida por la mayoría de la población, dispuesta a creer en el discurso presidencial en razón de su desesperación por el estado de cosas que prevalece. Y no sólo por eso. Es indudable que Kais posee el perfil típico del político populista que sabe cómo comportarse y arengar para conseguir las simpatías de la gente.

Habla en nombre del pueblo, presuntamente encarnado en su persona, denuncia enemigos a los cuales perseguir, promete cambios radicales y presume que bajo su dirección se llevará a cabo una nueva revolución en la que se les restituirá a los pobres lo robado por las élites. De acuerdo con la especialista en asuntos tunecinos, Mónica Marks, Kais se asume como una especie de mesías salvador, acostumbra monologar por horas sin dar oportunidad al diálogo y toma decisiones según su instinto, sin escuchar a sus interlocutores, por más expertos que éstos sean en los temas discutidos.

No extraña así, que en las menos de tres semanas que han transcurrido desde el golpe, ya se haya aprehendido a diversos políticos acusados de corrupción. Mientras tanto, el partido Ennahda y otras formaciones partidarias de la oposición han hecho varios pronunciamientos a favor de resolver la crisis por medios pacíficos, mediante el diálogo y el apego a los principios constitucionales. En igual sentido, se ha manifestado el sindicato más fuerte del país, la Unión General de Trabajadores. Porque, tal como lo expresó el expresidente Moncef Marzouki, se teme que las decisiones de Kais sean una vía al retorno del despotismo y la dictadura de las que se había liberado mediante la Revolución de los Jazmines de 2011.

Kais insiste en que la concentración del poder en sus manos es sólo una medida temporal para enderezar el rumbo, ya que de ninguna manera pretende convertirse en un nuevo dictador. Sin embargo, es posible detectar en su personalidad y sus decisiones recientes los típicos rasgos que caracterizan a los gobernantes populistas aspirantes a dictadores. A pesar de que el pueblo tunecino ha mostrado en esta última década una gran capacidad para emprender la construcción de una república democrática, la experiencia en ello es aún muy joven, por lo que parece que no será sencillo poner freno a quien, aprovechándose de las dificultades vividas en estos últimos tiempos, está recurriendo a las típicas artimañas demagógicas de los populistas actuales para apoderarse autocráticamente de las riendas del país.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSeñales Financieras: El índice WGBI debería llamar la atención de Hacienda
Artículo siguienteAntisemitism at the Gender studies department of USC
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.