Diario Judío México - No ha sido buena la semana que termina en el Medio Oriente, donde soplan vientos que anuncian tempestades adicionales a las ya conocidas de Siria, Yemen e Irak. En esta ocasión, y en el curso de unos cuantos días, se agregaron tres preocupantes desarrollos que complican todavía más el escenario regional.

En primer término está el caso de , país donde en las recientes elecciones municipales los resultados fueron sorprendentes. El AKP, partido del presidente Recep Tayyip Erdogan, perdió las ciudades de Ankara, Estambul, Izmir y Adana, lo cual constituyó un golpe monumental a la hegemonía absoluta a la que están acostumbrados el mandatario turco y su partido. La disputa por Estambul, en cierto modo “la joya de la corona”, fue especialmente ríspida, ya que la diferencia de votos por la cual triunfó el candidato de la oposición, de nombre Ekrem Imamoglu, fue tan sólo de 18 mil. Alegatos, recuentos y descalificaciones desembocaron a fin de cuentas en una decisión del Consejo Electoral Supremo del país de anular la elección con base en un extraño tecnicismo referente a los funcionarios que sirvieron en las urnas. Este evidente golpe a las prácticas democráticas, que se agrega a muchos otros similares perpetrados por el régimen de Erdogan ha sido recibido con protestas populares y condenas de diversos organismos internacionales.

En el caso iraní, también hizo crisis por estos días la turbulenta relación de Teherán con Washington. Tras la decisión de hace un año de la salida de Estados Unidos del acuerdo del G5+1, signado con en tiempos de Obama, con objeto de conjurar el desarrollo nuclear bélico iraní, el presidente Trump impuso más sanciones al país persa mediante un boicot a su hierro, acero, aluminio y cobre. Esto se sumó a las sanciones secundarias ejercidas previamente por EU contra los clientes del petróleo iraní, cuestión que ha afectado notablemente a sus exsocios en el acuerdo, a saber, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Rusia y China. La reacción iraní no se dejó esperar, y en días recientes, a pesar de la negación del presidente Hasán Rohaní de que se retira del acuerdo, anunció, sin embargo, su decisión de reemprender limitadamente el enriquecimiento de uranio y de abstenerse de cumplir con otros compromisos voluntarios referentes a la venta de su agua pesada. 

La llegada de un portaaviones norteamericano a aguas del Golfo Pérsico como medida de advertencia, sumada a la retórica de la Casa Blanca que sugiere que su actual política se encamina a promover un cambio de régimen en , han agitado peligrosamente la zona desencadenando nerviosismo ante la posibilidad de una confrontación militar entre ambas naciones.

Por último, también en el frente -Gaza se registraron altos niveles de violencia. Durante el fin de semana pasado, Hamas y la Yihad Islámica lanzaron cerca de 700 cohetes hacia territorio israelí, mientras que respondió con cerca de 200 ataques aéreos. Cuatro israelíes y 25 palestinos perecieron en esa confrontación que repite los esquemas ya conocidos en los que la dinámica es la misma. Estos estallidos, después de cobrar vidas y sufrimientos para las poblaciones civiles de ambos lados, terminan más tarde o temprano con acuerdos de cese al fuego mediados por Egipto en los que casi siempre se ve obligado a realizar algunas concesiones que alivien las condiciones de vida de los dos millones de palestinos que habitan en la Franja de Gaza.

En esta ocasión, el cese al fuego se consiguió relativamente rápido en razón de que, unos días después, estaría celebrando sus 71 años de independencia. Las concesiones que se presume hizo para poner fin a las hostilidades tuvieron que ver, al parecer, con permitir y agilizar la llegada de recursos económicos aportados por Qatar como ayuda a Gaza, y la extensión de las millas marinas en las que los pescadores de la Franja pueden realizar su actividad pesquera. Una vez más el fuego se apagó temporalmente, hasta el próximo round, porque nada ha cambiado en esencia. Lo cual sugiere la necesidad de que ambas dirigencias, la israelí y la del Hamas en Gaza, tendrían que buscar alternativas políticas creativas para no verse condenadas —como parecen haberlo estado estos últimos 12 años— a repetir como Sísifo, la misma escena macabra una y otra vez. Por desgracia, no parece asomar por ningún lado esa posibilidad actualmente.

FuenteExcelsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorElefantes
Artículo siguienteEEUU apunta a Teva por liderar el cártel farmacéutico que infló precios un 1.000%
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.