Diario Judío México - Toda persona es persona a causa de los demás, eso es lo que significa la frase de origen zulú al sur de África, según la filosofía Ubuntu, donde “soy porque nosotros somos”.

Así que apliquemos como Seres Humanos, ésta filosofía de vida para con nuestros congéneres, siendo abiertos y dispuestos en ayudar a los otros, ya que de ésta forma, igual nos ayudamos a nosotros mismos como un todo.

Lo anterior debido a que cada uno, posee la tarea de entender que somos Humanidad solo en conjunto, con deberes y obligaciones tanto para con nuestra persona, como también frente a aquellos que consideramos ajenos. Porque los llamados individualismos, son incompatibles con la esencia del Ser Humano, la cual se muestra diversa a simple vista pero es una sola en su colectividad.

Entonces, desechemos la idea de sentirnos amenazados con los logros que no nos son propios, porque en realidad lo son de todos y mostrémonos a su vez agradecidos en grupo, por ser partes de una totalidad. Esto adquiere relevancia y carácter, cuando nos percatamos que en éste Mundo globalizado, estamos interconectados para bien como para mal, sino ejecutamos cada una de nuestras acciones, pensando en el bienestar del otro.

Ahora citando a Ortega y Gasset, cuando dice “soy yo y mi circunstancia, si no la salvo a ella no me salvo yo”, es como develar que lo que me rodea, forma parte de mí y de un todo superior y universal, el cual me afecta directa o indirectamente lo perciba o no mí conciencia. Por ello, es fundamental que logremos apreciar que algunas circunstancias o hechos, nos pueden parecer a la distancia ajenos, cuando en realidad son producto de una serie de acontecimientos concatenados, mucho más complejos dentro de ésta inmediatez que creemos que nos rodea.

De tal forma, la naturaleza humana siempre se encuentra en una constante búsqueda y superación en todos los ámbitos de su actuar y por eso mismo, es que debe aprender a considerar que nunca actúa sola, por más que así lo parezca, ya que se debe a los otros en cuanto al entorno que la rodea, por más aislada que se encuentre porque es imposible que sobreviva sin la ayuda y colaboración de los demás, sobre todo si se desarrolla en Sociedad…

(Especial para el Diario Judío.com de México.)

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSeñales Financieras: La Bolsa sigue a la baja: ¿y las encuestas?
Artículo siguienteLa polémica por los territorios estratégicos que Jordania dejará de arrendar a Israel
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.