Diario Judío México - A pesar de que la prensa y la sociedad israelí está vuelta loca por estos días ante la negativa del Presidente Reuven Rivlin de no perdonar al soldado Elor Azaria luego de que éste asesinara a un terrorista palestino que ya había sido neutralizado en Hebrón, y la región tienen otros retos más importante que este tipo de temas. Al final del día, la sentencia de Azaria solo será de 18 meses e indudablemente dará una lección a este jóven el cual evidentemente abusó de su “posición jerárquica”-evaluandolo psicológicamente-de su cargo como soldado en comparación con alguien que estaba agonizando en el suelo. Dicho esto, es menester que nos movamos a discutir tres puntos muy importante con relación a los cambios geopolíticos que están impulsando y varios estados árabes sunitas en el : (1) Conflicto Israelí-Palestino y el Plan Kushner, (2) el establecimiento de relaciones no-oficiales entre y Arabia Saudí, y (3) la influencia de Irán en la región. Con respecto al conflicto israelí-palestino, es de conocimiento de todos que los Estados Unidos está preparando un plan de paz el cual contaría con la bendición de países como Arabia Saudí-líder del mundo sunita- y de Egipto. Dentro de este plan, se concibe que anexione buena porción de los asentamientos que tiene en Ariel, Gush Etzion y quizás se daría paso a la integración de los territorios que conforman la “Gran Jerusalén”-idea que los miembros de la actual coalición de gobierno apoyan. Por otro lado, mantendría el control del Valle del Jordán y se crearía una cuota limitada al retorno de cierta cantidad de Palestinos en campos de refugio.

Me parece que si dentro de este plan esta idea prosperara, se debería dar prioridad al regreso de Palestinos provenientes de Siria ya que allí más de 3,600 Palestinos han muerto debido a la Guerra Civil Siria, y a los Palestinos residiendo en el Líbano. Evidentemente menciono estos dos países, porque a diferencia de Jordania, a los Palestinos en Siria y en el Líbano no se les dió ni la ciudadanía de estos países y menos derechos laborales para tener una vida digna. También, y dentro de este supuesto acuerdo, se buscaría que tanto como Arabia Saudí y sus aliados, a establezcan relaciones diplomáticas, económicas, comerciales y de seguridad. Aunque creo que las relaciones económicas ya existen porque la madera israelí que se exporta desde Judea y Samaria a los estados del golfo es madera perteneciente a empresas israelíes. Y con respecto a relaciones diplomáticas y temas de seguridad, ya estos vínculos y canales existen aunque no sean oficiales. Un ejemplo de estas relaciones y simpatías diplomáticas no-oficiales lo es la supuesta visita realizada por el Príncipe Heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, el pasado mes de Septiembre donde supuestamente se reunió con miembros del gobierno israelí y con el Primer Ministro de , Benjamin Netanyahu. Además, hace solo unos días el Gran Mufti de , Abdulaziz Al Sheikh, emitió una fatwa diciendo que luchar contra era inapropiado y que Hamas es una “organización terrorista.” Esta sentencia religiosa ha causado polémica en el mundo musulmán-sunita aunque demuestra la influencia y el poder que tiene el Príncipe Heredero Saudí sobre las instituciones públicas y religiosas del reino.
También, cabe destacar que el propio Ministro de Energía, Yuval Steinitz, hace unos días reconoció en la emisora radial del ejército israelí que ya y Arabia Saudí comparten inteligencia militar y que ya existen unas relaciones no-oficiales que tanto Arabia Saudí y “otros” estado árabes no prefieren mantener en secreto. Ahora, creo que es realista hablar sobre los riesgos que Arabia Saudí se juega si reconoce a y busca entablar relaciones diplomáticas-aunque no se puede dejar de lado el precedente que Anwar Sadat marcó al visitar a en 1977 y alcanzar un acuerdo de paz con los israelíes en 1979. Por otro lado, sí, esta semana pasada fue la primera vez que y Arabia Saudí fueron co-autores de una resolución en un organismo de las Naciones Unidas, aunque cabe resaltar que previamente ya ambos habían sido co-patrocinadores de muchas otras que han estado relacionadas el conflicto sirio.

Por otro lado, considero que la estrategia de Arabia Saudí de obligar al Presidente de la , Mahmoud Abbas, a que acepte el Plan Kushner-acuerdo de paz- va a ser efectivo porque si el Presidente Abbas se resiste, los Al-Saud evidentemente comenzarán a apoyar a la oposición dentro de Fatah en contra de Abbas. Aunque Abbas ha dejado entrever que aceptaría incluso un plan que lleve por solución un solo estado dentro de una “confederación,” hay que ver si la actual coalición de gobierno de -la cual tiene a unos sectores más preocupada porque se detenga el trabajo de infraestructura en los trenes en Be’er Sheva durante Shabat que de otra cosa- lo acepta y cuál sería la respuesta de Hamas. Es más que obvio que no va a retirar al 80% de su población que está en Judea y Samaria a solo 4km de la línea verdad delimitada en 1948-especialmente en Gush Etzion y Ariel (como ya dijimos previamente). Además, no se va a ir del Valle del Jordán como Moshé Dayan siempre dijo ya que militarmente hablando les da una ventaja clara en caso de que en una guerra algún ataque provenga del este-como sería el caso si ocurriera un conflicto bélico contra Irán. Dicho esto, hay que dejar claro que si un acuerdo no fuera alcanzado y Riyadh siguiera adelante con sus planes de entablar relaciones con aún sin lograr avances en favor de los Palestinos, Arabia Saudí perdería el apoyo del mundo árabe musulmán y cabalmente fortalecería a Irán. Por lo que hay que ver cuál va a ser la estrategia de Arabia Saudí a corto plazo.

También, hay que ver el efecto que puede tener la asfixia que los Estados Unidos está causando a la AP al amenazarlos con cerrar sus oficinas en Estados Unidos o de retirar su apoyo financiero si siguen proveyendo salarios mensuales a las familias de aquellos que han asesinado a israelíes y si persisten en llevar a los “israelíes que han matado vidas palestinas” ante la Corte Internacional. Algo a lo que los Palestinos se comprometieron a no hacer en 1993 bajo los Acuerdos de Oslo. Sin embargo, la nueva posición de la AP de cortar los canales de comunicación con los Estados Unidos debido a lo antes mencionado, hace que todo se tambalee y que los planes de incoar canales de diálogo dirigidos hacia la paz bajo lo parámetros antes establecidos puedan no ocurrir. Esto quizás permitiría que Rusia pueda intervenir y mediar en el conflicto israelí-palestino. Quitándole así más protagonismo a los Estados Unidos en el .

Por otro lado, cabe mencionar que la situación en Siria ha sido clave para que Israel y los estado sunitas de la región se acerquen más. El establecimiento de una base aérea iraní en Siria al Sur de Damasco-a solo 7 kilómetros de Israel-y el aumento de la presencia de la Guardia Revolucionaria de Irán en Siria tiene a los israelíes en tensión. A esto súmese el aumento de la retórica bélica entre Israel, Arabia Saudí y como causa de la renuncia del ahora Ex-Primer Ministro Sunita del Líbano, Saad Hariri, quien desde Arabia Saudí-país del cual es ciudadano- anunciaba su renuncia al cargo que ostentaba. En un anuncio emitido por la televisora saudí, Al-Arabiya, y con un tono poco usual, Sariri aclaraba que estaba en Arabia Saudí porque y “otros” tenían un “complot” para asesinarle. Cabe resltar que hace varios años atrás el papá del ahora Ex-Ministro Libanés, y quien también fue Primer Ministro del Líbano, Rafiq Hariri, fue asesinado por un coche bomba en Beirut. Este atentado le fue atribuido a . Sin embargo, Hariri espera regresar al Líbano desde Francia-donde se ha reunido con el Presidente Emmanuel Macron-para la celebración del día de independencia del Líbano y desde allí aclarar su futuro político.

Ante este panorama, cabe destacar que -un grupo terrorista que posee más de 100,000 misiles al sur del Líbano apuntando hacia Israel, y más de 20,000 combatientes y 25,000 reservistas-dice que está en alerta máxima ante un posible ataque de Israel, e incluso ha paralizado su nutrición armamentista a través de Siria. Esto es preocupante porque ya no es aquella milicia pequeña con la que Israel se encontró cuando apoyó a la falange libanesa durante su invasión en el Líbano en 1982. es hoy una organización con buena experiencia militar-debido a su alta participación en Siria-la cual adquiere armamento desde Irán a través de Irak y Siria, y la cual tiene acceso al uso de los tanques del Ejército Libanés. Así que podrán ustedes imaginarse el poder que tiene en todo el sentido de la palabra en el tanto el Líbano como en toda la región. También, y a pesar de que el gobierno israelí está preocupado de lo que está pasando con , el ejército ha podido confirmar que aunque está creando un entramado de túneles y fuertes militares al Sur del Líbano, y de que al Sur de Siria tiene también varios cuarteles militares, reconocen que no hay presencia de la Guardia Revolucionaria de Irán ni cercanos al Golán ni en las Granjas de Al-Shebaa.

A pesar de ello Israel ha dicho que continuará atacando al equipo armamentístico y militar tanto de como de la Guardia Revolucionaria en Siria. Es por esto que en una movida para poner en práctica su retórica, Israel ha realizado hace dos meses atrás sus mayores ejercicios militares por los pasados 19 años al norte del país. Claramente, Israel está preparándose para una guerra con -la cual sin dudas ocurrirá pronto- y continúa atacando las posiciones del ejército sirio cercanas a los Altos del Golán. Un ejemplo de esto lo fue cuando la semana pasada el ejército israelí atacó con equipo de artillería al ejército sirio en la ciudad de Hader. Allí el ejército sirio estaba cavando varios fuertes y frentes militares en la zona desmilitarizada desde 1974 entre Israel y Siria.

Personalmente, considero que si Israel pasara de atacar al ejército sirio-el cual cada vez se acerca más a los Altos del Golán- y llegase a bombardear cualquier infraestructura iraní que se vaya desarrollando en territorio sirio en los próximos años es más que probable que una guerra-ya sea proxy o no- entre Israel e Irán ocurra en territorio sirio. Esto sería no solo dañino para la región, sino para ambos países. Ahora, esto hoy dia no es una realidad. Hoy día lo que sí es una realidad es que si una guerra entre Israel y ocurriera, tendría posibilidades de ganarla. Si Israel la ganara, entonces las relaciones con Arabia Saudí terminarían de consumarse y se fortalecerían como nunca antes visto. Mientras tanto, un conflicto entre e Israel pudiera llevar a que Irán se repiense el Acuerdo Nuclear-aunque esto sería muy poco probable-quizás para desescalar las tensiones en esta guerra y ayudar a . Irán ha dejado claro que en solo 4 días podría recuperar el 20% de todo el uranio que tenían antes del acuerdo. Algo que ha Israel no le ha hecho gracia para nada.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl ultimo Bundista en Israel
Artículo siguienteTribuna Israelita en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara
José Lev Gómez es un soldado en la Fuerzas de Defensa de Israel. José posee un “Bachelor of Science” en Neurociencias y un Minor en Estudios de Israel por la American University en Washington, DC. Lev ha realizado internados profesionales en la Cámara de Representantes de Puerto Rico, y el Comité Nacional de los "College Republicans" y The David Project en Washington, DC. Además de su interés por la política española, la diplomacia y temas de seguridad en el Medio Oriente, José ha trabajado como coordinador de eventos relacionados a Israel para American University Hillel y como asistente de eventos para el Centro de Estudios de Israel de la American University. Recientemente también realizó una pasantía diplomática en la delegación diplomática del Kurdistán Iraquí en Washington, DC. Además de colaborar con este diario, José tiene un blog en el Times of Israel, y ha escrito para periódicos como El Nuevo Día (Puerto Rico), El Vocero de Puerto Rico (Puerto Rico), Latino Rebels (Estados Unidos) y Red Alert Politics (Estados Unidos). José es autor de dos libros: "Panorama Internacional: Una mirada a la geopolítica e historia mundial (2016-2017)" y "Puerto Rico: El nocivismo del insularismo y el colonialismo", y realizó su proyecto de fin de grado en Estudios de Israel sobre las "Las Relaciones de Israel con el Nacionalismo Vasco y Catalán”.