Diario Judío México - Mas que un encuentro ha sido un desencuentro, aquel que mantuvieron el presidente norteamericano y el primer ministro israelí en la Casa Blanca, pero los actos diplomáticos de este tipo, es lo que diferencia a los no políticos de los políticos. De lo que si podemos estar casi seguro, es que ha encendido la mecha en el polvorín, abriendo una franja entre ambos aliados. A pesar de tratarse, según declara el líder de la oposición israelita Kadima de Tzipi Livni, de un error de interpretación por parte del resto del mundo “Obama no pidió la vuelta a las fronteras del 67 sino negociar al respecto y con intercambios territoriales pactados”.

¿Le traiciono el talante diplomático a Netanyahu al hacer sus precipitadas declaraciones o puede ser que sospeche de las intenciones ocultas que el presidente norteamericano tiene conjuntamente con el líder de la oposición?

Las maniobras de los presidentes anteriores igual que del presente, a la hora de desestabilizar una región o país se han ido repitiendo a lo largo del tiempo. Será por ello, que el primer ministro israelí se exalto antes de lo debido, teniendo que salir su ministro de Defensa, Ehud Barak, al quite intentando de apaciguar las aguas, afirmando que “las diferencias entre y EE.UU se han inflado de forma desproporcionada. Es verdad que tenemos algunas ideas diferentes pero son discrepancia entre amigos”.

Hemos visto en los diferentes conflictos históricos llevado a cabo por la “primera potencia armamentística” las diversas guerras indirectas que se han y continúan perpetuando para desestabilizar una zona. Aunque en la actualidad puede ser que se este generando un ligero cambio de táctica, acusando a las nuevas tecnologías como vía de distribución para provocar inestabilidades a nivel mundial. Sin embargo y tal como hemos podido ver en las recientes revueltas o revoluciones que se están aun produciendo en el , pocos se han sentado a pensar quien puede ser la mano invisible que hace girar la noria.

La expansión del imperio americano por esta zona se esta realizando en los últimos año a paso aligerado. En Túnez y Egipto prevalece un status quo similar al inicio de la revolución, la maquinaria militar y el neoliberalismo se mantienen intactos, lo que le resulta de gran utilidad para los intereses de América y la UE. La alteración del orden establecido, es la meta que persiguen ambos continentes, aunque pude existir la hipótesis, que la UE sea únicamente la herramienta a utilizar momentáneamente. La desestabilización de países como Túnez, Egipto, Libia, etc., tendrá importantes implicaciones para el Norte de África, África Occidental, y las reservas mundiales de energía.

Los gobiernos de los EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia, sabían muy bien que Gadafi era un déspota y tirano, pero este hecho no impidió que algunos de ellos hicieran negocios lucrativos con Trípoli. El acercamiento en épocas pasadas entre las fuerzas militares norteamericanas y Libia, sirvió para generarse operaciones militares donde Trípoli habría estado muy interesado en la compra de equipos militares americanos.

En 2009, el portavoz del Pentágono, el teniente coronel Hibner, afirmó que las relaciones habían mejorado: “Los EE.UU. consideraban examinar las solicitudes efectuadas por Libia para comprar equipos de defensa y electrónicos que permitirían a Libia crear una capacidad aéreas que servirían de mutuo interés. La clasificación aquí son los intereses de EE.UU., lo que significa que el Pentágono armaría Libia por interés propio de EE.UU. Es evidente que la democracia sólo se utiliza como un pretexto conveniente contra los dictadores y los gobiernos que no se inclinan a servir a los intereses de EE.UU. y Europa.

El índice de analfabetismo y de medios tecnológicos avanzados en estos países nos hace dudar, que se pueda desestabilizar una región por completo a través de las redes sociales y sms. Otros los justifican con las filtraciones llevadas a cabo por Wikileaks, hipotéticamente en contra de la voluntad de la Casa Blanca. ¿Pero, y si hubieran sido intencionadas dichas filtraciones para precisamente conseguir lo que han logrado. Acaso no establecerán en esos países que desconocen la palabra democracia un gobierno que defienda los intereses de occidente? Cuando hablamos de democracia ¿a que modelo democrático estamos haciendo referencia? En el caso que fuera el de occidente ¿no esta este ya presentando signos de debilidad?

Obama ha iniciado en estos días su “gran tour” por Europa, donde entre otros puntos, lleva en su cartera el asunto de Oriente Medio. Tal vez este viaje sirva como primera toma de contacto con los aliados para exponer la estratégica que se debería llevar a cabo para conseguir el fin anhelado en . Y ¿por qué no aliarse con la oposición israelí para ir sembrando la inestabilidad en la zona? Aunque el plan momentáneamente no le salga tal como lo tiene previsto, lo que si le proporcionara es una subida en el índice de popularidad, mientras hunde la de su “amigo” israelí a nivel exterior.

Mientras tantos, los palestinos ven desde el gradería como se mantiene este pulso entre Obama y Netanyahu, y aunque no le entusiasmara las palabras pronunciadas desde la Casa Blanca, Abu Mazen, espera que Netanyahu incomode aun más al presidente norteamericano.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior¿Quo vadis, kibutz?
Artículo siguienteEl “resorte” del 67

María José Arévalo Gutiérrez (1967) nació en Goslar (Alemania), siendo hija de emigrantes, retornando a España en el año 1985 donde reside en El Puerto de Santa María (Cádiz). Diplomada en Turismo, cuenta con un amplio currículum académico, donde se especializo en el sector Vitivinícola (Master) y Gestión de Empresa (MBA). Su carrera profesional se ha realizado durante más de dos décadas en el sector turístico y últimamente se esta desarrollando en el ámbito de la docencia. Su inquietud e interés por el mundo judío, le vienen desde la juventud, entrando en contacto históricamente con el holocausto en Alemania, donde efectuó los estudios obligatorios. Su enamoramiento por Andalucía y su diversidad cultural, le llevaron a investigar los aspectos históricos - culturales en el ámbito mas cercano, entre ello la cultura sefardí. Colabora en varios boletines y revistas especializadas con el fin de aportar con su trabajo a la difusión de la información recabada.