En estos días el Dr. Agustín Zbar hizo pública una posición particular, en un giro de 180° respecto de hace un año y medio, cuando aplaudió la decisión de la de actuar como querellante en el tema del Memorandum de Entendimiento con firmado a espaldas de la comunidad judía por la ex-Presidente CFK y el fallecido ex-canciller Timerman.
Luego del asesinato del Fiscal Alberto Nisman Z’L como consecuencia de la denuncia pública contra estos 2 personajes y que no pudo llevarla al Congreso Nacional por su muerte, fui uno de los primeros en solicitar la expulsión de la comunidad judía por traidor a sus hermanos del mencionado ex-ministro. Ahora pido lo mismo para Zbar.
Por un lado y aprovechando su estadía en Israel, en una actitud hipócrita y canallesca, asistió al homenaje e inauguración de un monumento a Nisman Z’L, dijo algún discurso y apareció en fotos. Si en un año electoral y tratando de saltar la famosa grieta, hizo un favor político a los K pidiendo a la , públicamente, que no siga con la querella, despertó a los enanos fascistas como M.Viale, V.H.Morales, P.Duggan, J.Elbaum y otros quienes arremetieron como en un progrom verbal contra la y sus autoridades legítimas; a Zbar y sus seguidores les faltó darse un abrazo con D’Elía y Esteche.
Los judíos estamos permanentemente expuestos ante los demás y debemos tener líderes que nos representen con coraje y valores éticos y morales a prueba de corrupción, que no despierten el latente en gran parte del peronismo y la vetusta izquierda vernácula.
La es la representante única de toda la comunidad judía reuniendo a más de 125 asociaciones religiosas, educativas y deportivas; el Dr. Zbar como abogado que es no puede ignorar esta organicidad y debió respetar la institucionalidad, tratando su posición en los sitios apropiados, reservados y no mediatizarla, especialmente ante la gravedad jurídica de los hechos cuestionados.
Santiago Ramón y Cajal dijo:”Se conocen infinitas clases de necios; la más deplorable es la de los parlanchines empeñados en demostrar que tienen talento”.
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEL Silencio
Artículo siguienteSeis Décadas De Exportar La Revolución
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.