En estos días el Dr. Agustín Zbar hizo pública una posición particular, en un giro de 180° respecto de hace un año y medio, cuando aplaudió la decisión de la de actuar como querellante en el tema del Memorandum de Entendimiento con Irán firmado a espaldas de la comunidad judía por la ex-Presidente CFK y el fallecido ex-canciller Timerman.
Luego del asesinato del Fiscal Alberto Nisman Z’L como consecuencia de la denuncia pública contra estos 2 personajes y que no pudo llevarla al Congreso Nacional por su muerte, fui uno de los primeros en solicitar la expulsión de la comunidad judía por traidor a sus hermanos del mencionado ex-ministro. Ahora pido lo mismo para Zbar.
Por un lado y aprovechando su estadía en Israel, en una actitud hipócrita y canallesca, asistió al homenaje e inauguración de un monumento a Nisman Z’L, dijo algún discurso y apareció en fotos. Si en un año electoral y tratando de saltar la famosa grieta, hizo un favor político a los K pidiendo a la , públicamente, que no siga con la querella, despertó a los enanos fascistas como M.Viale, V.H.Morales, P.Duggan, J.Elbaum y otros quienes arremetieron como en un progrom verbal contra la y sus autoridades legítimas; a Zbar y sus seguidores les faltó darse un abrazo con D’Elía y Esteche.
Los judíos estamos permanentemente expuestos ante los demás y debemos tener líderes que nos representen con coraje y valores éticos y morales a prueba de corrupción, que no despierten el antisemitismo latente en gran parte del peronismo y la vetusta izquierda vernácula.
La es la representante única de toda la comunidad judía reuniendo a más de 125 asociaciones religiosas, educativas y deportivas; el Dr. Zbar como abogado que es no puede ignorar esta organicidad y debió respetar la institucionalidad, tratando su posición en los sitios apropiados, reservados y no mediatizarla, especialmente ante la gravedad jurídica de los hechos cuestionados.
Santiago Ramón y Cajal dijo:”Se conocen infinitas clases de necios; la más deplorable es la de los parlanchines empeñados en demostrar que tienen talento”.

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anteriorEL Silencio
Artículo siguienteSeis Décadas De Exportar La Revolución
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.