Sin un cuerpo para ser, el Ser, no puede ser.

El cuerpo humano es en sí una asombrosa maravilla. Por eso debemos cuidarlo como lo que es algo valioso e insustituible.

Cuando jóvenes se puede decir que el cuerpo se defiende de los excesos si lo hay, con las enormes reservas energéticas que posee… No así cuando el tiempo va pasando y llega la madurez que se reflejada en esas llantitas que rodean el estomago y que van creciendo a través del tiempo…

El cuerpo humano es el único traje que no se puede mandar a la tintorería… Hay que lavarlo y plancharlo a mano todos los días para que este presentable.

Llegará el tiempo de la vejez en que será un verdadero estorbo si no supimos atenderlo.

El tiempo de vida es diferente en cada ser humano; lo que sí es seguro es que con una buena higiene, hábitos de salud sanos y ejercicios; los días todos serán más placenteros.

Vale la pena el intento, pues la oportunidad es única.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorResolución sobre las solicitudes y expedientes de nacionalidad española a sefardíes originarios de España
Artículo siguienteHuixquilucan se posiciona en el primer lugar en percepción de seguridad en el Estado de México
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".