Un día triste y preocupante en

Es lamentable tener que actualizar nuestro editorial de este lunes de mañana, horas después de escrito. La versión original recordaba que la reacción del  Primer Ministro Biniamin Netanyahu a las acusaciones en su contra en los tribunales  por sospechas de corrupción, había sido en repetidas ocasiones alegar que se había inventado expedientes para sacarlo del medio, y decíamos que por ahora, este lunes 5 de abril, día de comienzo de la parte probatoria en el juicio, no lo había repetido.

Lamentablemente, pocas horas después, volvió al ataque, condenando duramente a la Fiscalía del Estado y afirmando que lo que tiene lugar es “un intento de golpe de Estado”. Una declaración irresponsable de un Primer Ministro que tiene derecho de luchar para mostrar su inocencia , que tiene derecho absoluto a decir que la Fiscalía se equivoca, pero no tiene derecho a ensuciar a su sistema judicial y a todos los que estuvieron relacionados a su investigación- Procuraduría General, jueces, Policía, asesor jurídico del gobierno- alegando que “así se ve un golpe de Estado”. Y lo dice el Primer Ministro que más tiempo consecutivo está en el poder.

Este lunes 5 de abril simbolizó lo complejo de la situación que vive Israel.

Durante todo el día, delegaciones de los partidos electos fueron llegando a Beit HaNasí, a recomendar ante el Presidente Reuven Rivlin a su preferido para la formación del nuevo gobierno. Cuando llegó a Beit HaNasí la primera delegación, la del partido Likud-por ser la facción más grande de la Kneset electa, Netanyahu estaba en el juzgado escuchando a Liat Ben-Ari,representante de la Fiscalía, en su discurso de apertura.

Ben Ari aseguró que este juicio es por “corrupción en el poder”. Serán por cierto los jueces los que determinen.

La representante de la Fiscalía pronunció unas palabras que son la luz de esta difícil situación, en la que un Primer Ministro en funciones se halla en juicio, por primera vez en la historia del Estado de Israel: “Todos son iguales ante la ley, y todos los seres humanos son iguales ante la Justicia y ante el Juez. El grande al igual que el chico. El rico al igual que el pobre. El distinguido al igual que el sencillo”.

Y agregó una cita de una de las leyes fundamentales básicas de Israel: “No hay sobre el tribunal ninguna autoridad salvo la autoridad de la Ley”.

Mucho se ha escrito y dicho en los últimos años sobre el debilitamiento de la democracia israelí. En efecto, ha habido intentos de legislación de espíritu no democrático y anti-liberal.  La enorme mayoría simplemente no pasó, no fue aprobada. Pero la escena de este lunes en el Juzgado del Distrito de Jerusalem dejó en claro que hay una base fuerte. De lo contrario, el Primer Ministro Biniamin Netanyahu no habría sido el protagonista de esta historia.

Junto a esta luz, hay también sombras.

Y ahora, al acabar de escuchar al Primer Ministro diciendo nuevamente que la Fiscalía quiere sacarlo del poder mediante un “golpe de Estado” judicial, esta nos parece la sombra central.

¿Para qué dice Netanyahu algo así? Tal como comentó el periodista Amnon Abramovich en el Canal 12 de la televisión israelí-uno de los grandes críticos del Primer Ministro-,las palabras de Netanyahu no van dirigidas a los jueces. Van dirigidas al pueblo, para inculcar la idea de que lo persiguen. Eso es muy peligroso.

Todo esto ocurre, como ya mencionamos, paralelamente a las consultas partidarias en Beit HaNasí, en las que una posibilidad clara es que el Presidente encomiende a Netanyahu la tarea de intentarlo, porque al parecer él será quien tenga la mayor cantidad de recomendaciones, aunque Rivlin ya aclaró que esa no es la única consideración.

De por medio está el problema de la fragilidad del sistema político israelí por la que tras cuatro elecciones en dos años, tampoco se logró una determinación que ponga fin a esta saga. La otra, la problemática de que se pueda encomendar la formación del gobierno a quien está en juicio.

Es legal, pero no nos parece normal ni aceptable, porque esto coloca al país en una situación que por decirlo delicadamente, no es sana. El propio Netanyahu tenía razón años atrás, cuando siendo jefe de oposición exigió al entonces Primer Ministro Ehud Olmert, sospechoso de corrupción, dimitir, aunque no había aún decisión de imputarlo y ni siquiera recomendación de la Policía al respecto. Tenía razón al esgrimir el argumento que “en un país como Israel, el Primer Ministro no puede estar hasta el cuello inmerso en sus investigaciones”. La situación de Netanyahu hoy es mucho más comprometida que lo que era la de Olmert en aquel momento. Olmert dimitió el 30 de julio del 2008 y fue procesado recién un año después de su dimisión.

Así como Netanyahu le exigió a Olmert lo sensato en aquel momento, lo sensato ahora, cuando ya está en juicio, sería que se retire y luche por demostrar su inocencia como un ciudadano más.

Con estas palabras no estamos pensando siquiera si Netanyahu será o no hallado culpable. No tenemos ningún elemento para asegurarlo. Por eso, no nos gustó nunca que en las manifestaciones contra él aparecieran carteles con el texto “Crime Minister”. Si cometió o no un crimen, lo determinarán sólo los jueces. Como ciudadana, espero que sea hallado inocente, porque confío en que el tribunal hará justicia y dará su veredicto de acuerdo a la realidad de los hechos.

Es clave tener presente la luz aquí mencionada, la igualdad ante la ley. Al mismo tiempo, nos preocupan las sombras. Y mucho.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Jai
https://www.semanariohebreojai.com/editorial/250

 

2 COMENTARIOS

  1. Lo lamentable es que:
    1. La fical Ben Ari es ella misma una delincuente (La casa de ella en Rosh Haayin).
    2. El presidente Riblin que su posicion es politica ciento por ciento.
    3. La mayor parte de las redes de comunicacion no reconocen todos los ultimos logros de Bibi por el bien del pais.

  2. pienso, que todos son inocentes mientras no se comprueben culpables y por eso no estoy de acuerdo con que a Netanyahu le pidan su renuncia, y que pasa si no le comprueban nada?, y saben que, si yo fuera Juez israeli, le pondria alguna multa realmente checaria si cometio alguna brutalidad y me pondria el pañuelo de la justicia sobre los dos ojos y lo dejaria pasar, nunca hubo nadie como el en el puesto de Primer Ministro

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl presidente Rivlin ha concluido su ronda de consultas antes de nominar a un candidato para formar gobierno
Artículo siguienteShalóm-Salám, diálogo Judeo musulmán, de Argentina al mundo Por RadioJai y Diariojudio
Periodista, con sede en Jerusalem que cubre a Israel y los palestinos. Dedicada a los asuntos de Medio Oriente y cobertura especial de uruguay.