Unas líneas de en la introducción a su traducción del hebreo al iddish, la primera en la historia, de los Salmos de la Biblia:

Ustedes mujeres piadosas, devotas y justas
Que veneran al Señor y en El confían
Levanten la mirada y gocen lo que verán
En este santo salmista
Fue escrito por David el gran rey.

fue uno de los ‘padres’ de la literatura en iddish. Nació en 1468-9 en Neustadt, hoy Alemania, el más joven de 9 hijos, en una época en que los judíos eran expulsados y desposeídos de lo que tenían porque querían seguir siendo judíos.

Elijah ya era rabí, estaba casado y tenía hijos cuando fue expulsado. En busca de asilo llego a Venecia a principios del siglo XVI donde encontró un grupo de judíos estudiosos y decidió quedarse allí; se dedicó a la enseñanza del hebreo y en poco tiempo fue admirado por sus conocimientos y dedicación. En 1504 viajo a Padua; se mantenía copiando libros hebreos para no-judíos que gustaban coleccionar manuscritos, también ensenaba hebreo y se hizo famoso por su excelencia en el trabajo con judíos y no-judíos que, por el humanismo de la época, estudiaban lenguas antiguas y querían leer la Biblia en su texto original.

No había libros de gramática hebrea y Levita se dio a la tarea de escribir el texto que hacía falta, cuando el manuscrito estaba casi terminado hubo un epidemia en la ciudad, Levita lo confió a un alumno para que lo copiara. El estudiante lo público sin autorización y sin nombrar al autor, además aumento partes de otros escritos del maestro, el libro resulto ser un favorito para los estudiantes del hebreo. Después de años, Levita conto la historia del texto en un poema y lo público con el libro y su nombre en Venecia en 1546.

Levita se trasladó de Padua a Roma, conoció a Egidio de Viterho quien le ofreció que viviera en su palacio y le ensenara hebreo, en cambio Egidio le ensenaría griego y podría vivir su vida en forma privada cómodamente y en paz. Elijah acepto y encontró, además, una rica biblioteca donde pasaría horas estudiando, escribiendo y ensenando hebreo al generoso anfitrión que llegaría a ser cardenal.

Levita y su familia vivieron trece años en el palacio y conoció muchos de los eruditos más importantes de ese tiempo; muchos judíos mostraron su disgusto por sus y especialmente por ensenarles hebreo que les parecía muy peligroso, pero no lo hicieron cambiar, Elijah sabia quien era liberal y no peligroso.

Levita pudo dedicar mucho tiempo a traducir del hebreo y el arameo al latín, al iddish y escribir sus textos. El más importante fue el ‘Sefer Habahur’, una gramática del hebreo en 52 capítulos, equivalente numérico al nombre Elijah. El libro fue un gran éxito, inclusive, la palabra bahur paso a ser parte del nombre del autor: Elijah Bahur Levita.

El papa León X autorizo una pequeña imprenta en hebreo que imprimió las obras de Elijah en 1518: ‘Sefer Habajur’, ‘Luaj Bedikduk Hapealim Vehabinianim’,‘Sefer Haharkavah’, estudio de las palabras especiales de la Biblia y algunos de sus poemas como

Y ahora canto una canción gloriosa
En palabras explicitas, sencillas
De las diez vocales hablare
Cinco son gigantes en altura
Cinco como pigmeos en altura.

La vida pacífica y productiva en el palacio llego a su final con el saqueo de Carlos V y nuevamente perdió sus haberes y volvió a buscar un hogar con su familia. Se establecio en Venecia donde encontró una imprenta que había descubierto el interés en libros en hebreo y su dueño, D. Bomberg lo empleo como lector de pruebas y experto en sus publicaciones. Esto le dio la oportunidad de revisar, corregir y, en muchos casos, identificar muchos textos importantes. Bomberg tuvo que cerrar la imprenta en 1538 y Levi volvió a Venecia, a su familia, a su vieja profesión de maestro. Uno de sus alumnos, el embajador del rey de Francia, George de Sulve Lavaur, más tarde arzobispo de Lavaur, gran admirador de su maestro lo animo para que escribiera una concordancia bíblica, obra gigantesca que Levita completo y la llamo ‘Sefer Hazijronot’ y lo dedico al arzobispo. Nunca se publicó completo, solo algunas secciones fueron publicadas siglos más tarde-, pero el rey Francisco I le ofreció la catedra de hebreo de la Universidad de Paris. Levita no acepto el honor porque no quería ser el único judío en Francia que había expulsado a todos sus judíos.

Levita escribió un libro en iddish, ‘Bovo Buj’, publicado en 1540 , escrito en versos es uno de los clásicos de la literatura iddish que relata cuentos de caballería. Otro de sus discípulos, Paul Fagius lo invito a crear una imprenta de hebreo en Isny, Alemania. Acepto y, sin la familia, viajo a Isny en 1540, tambien publico sus trabajos personales: la traducción al iddish del Jumash, Cinco Meguilot y las Haftarot. ‘Masoret Masarot’ historia del hebreo. ‘Viena y Paris’, su famoso libro se publicó en 1544 y al año siguiente publico su traducción al iddish de los ‘Salmos’ en Venecia y la traducción del libro de rezos se publicó en Mantua en 1562.

Elijah Bahur Levita gramático y lexicógrafo con sus glosarios ayudo a crear los fundamentos de la gramática y lexicografía del Iddish .

En la conclusión de ‘Viena y Paris’ escribió:

Mi esperanza y mi ilusión es que alguien pueda
Venir cabalgando hasta aquí un día
En una cabra gris cuyas orejas son grande
Y soplar en su cuerno una explosión alta y fuerte
Para decirnos a todos que vayamos a ese pueblo
Que Dios escogio hace mucho tiempo
Para que por fin nosotros en ese pueblo
Estemos en cuerpo y alma en nuestro hogar
Allí hablaremos durante muchos días
De Dios y sus creaciones maravillosas
No de Paris y Viena ni de Isabela
Que así sea en nombre de Dios. Amen, Sela!

Elijah Bahur Levita murió en Venecia en 1549

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorQué podemos esperar sobre las relaciones Rusia-Estados Unidos en este año 2022
Artículo siguienteLa dicotomía del control
Nació en la Ciudad de México, terminó sus estudios de Filosofía en la UNAM, es Escritora y traductora. Actualemente reside en Israel.