Diario Judío México - El libro documenta paso a paso los conflictos que tuvieron que enfrentar y las soluciones que implementaron   los líderes judíos de Europa y de durante la guerra.

Todas aquellas personas  que pertenecen a la directiva de alguna institución comunitaria nacional o internacional, deberían estudiar este documento, como ejercicio en toma de decisiones bajo presión y situaciones extremas ante las cuales podemos tener que enfrentarnos en cualquier momento.

Quizás mañana no se inicie otro holocausto pero sí puede haber un cambio inesperado de gobierno que ponga a determinada comunidad en peligro, o iniciarse una revolución en la que la comunidad quede, simplemente por estar ahí, en medio de dos fuegos, o haya una escalada de violencia en el cercano oriente con repercusiones en la política nacional en alguna comunidad, etc. situaciones todas que podrían requerir tomar decisiones dolorosas, peligrosas, sin lados buenos donde solo un liderazgo preparado pueda evitar la parálisis.

Es en estas circunstancias donde este libro aporta más ya que si se lee poniéndose en el lugar de  quienes estaban en la guerra nos permite conocer los problemas a los que se enfrentaron en la realidad diaria y buscar las soluciones inmediatas que tomarían en un caso similar, y por supuesto compararlas con las decisiones tomadas hace más de setenta años

“…Nunca sabemos cuándo será la próxima vez que tengamos que tomar decisiones de emergencia ante situaciones inesperadas, donde ninguna resuelve el problema pero quizás algunas lo amortiguan, y donde cada decisión que tomemos conlleva consecuencias de vida o muerte”

Conocer este periodo histórico y a sus protagonistas nos permitirá no repetir los mismos errores y aprender de sus aciertos cuando la situación histórica del futuro así lo requiera.

Este libro “FOR OUR FREEDOM AND YOURS, THE JEWISH LABOUR IN POLAND” se convierte así, de crónica -casi diaria- de lo que iba sucediendo en el mundo durante la guerra y como se reflejaba en la realidad cotidiana de los judíos en Europa en general y Europa oriental en particular.

Para quienes no lo conocen, El era el movimiento político más importante en Europa Oriental hasta 1945 y probablemente el partido político judío más influyente que haya existido en la historia moderna contando entre sus haberes un libro especialmente dedicado a cómo lidiar con ellos escrito por Lenin y una serie de escritos subrayando el peligro que para la revolución comunista representaba este partido demócrata-socialista cuya participación en las revoluciones del siglo XX fue indeleble así como su participación en la organización de sindicatos desde Canadá hasta Argentina y desde España hasta Moscú pasando por Londres, París, Berlín y toda la Europa Central donde el y sus activistas trabajaron incesantemente por el bienestar de las masas y la democracia hasta 1945 cuando tras la guerra, quedaron reducidos a pequeños grupos de activistas en , Australia, Argentina, Rusia Canadá y los donde tampoco sobrevivirán por mucho tiempo ya que, como demócratas y luchadores por la libertad eran el enemigo número uno en los países comunistas mientras como sindicalistas y defensores de la democracia lo eran en las naciones occidentales.

Durante la guerra, el y sus miembros, fueron no solo participantes sino organizadores de múltiples movimientos de resistencia y espionaje en toda Europa y el contacto más importante entre los combatientes de los ghettos y la resistencia, con el gobierno Polaco en el exilio.

Por esto conocer sus decisiones – tanto las correctas como sobretodo las equivocadas- nos permite analizar cuáles hay que considerar para el futuro y cuáles ignorar permitiéndonos además conocer a los personajes que participaron en esta lucha día a día y así irnos creando una imagen de lo que necesitamos ser – como líderes o como comunidad- para responder a estos retos cuando se presenten en el futuro.

Este libro nos permite conocer a Abrasha Blum, Henrik Erlich, Wiktor Alter y tantos otros líderes de los que la historia  – escrita hasta ahora por otros- guarda poca memoria a pesar de la importancia que en su momento tuvieron y que hoy podemos conocer ya no solo como fotos de un álbum sino como quienes tuvieron que tomar decisiones de un día a otro que afectaron para siempre sus vidas, sus familias y a sus comunidades.

El caso extremo es el de Arthur Zigelboim quien habiendo sido enviado desde el ghetto de Varsovia a Londres a conseguir ayuda para el levantamiento, sabiendo lo que estaba sucediendo, consciente de que su esposa y su hijo habían quedado atrás luchando en el levantamiento tuvo que confrontar al gobierno Polaco en el exilio que no quería “distraer la atención del mundo hacia este tema” y al inglés que en 1943 consideraba que no era conveniente hacer ruido -con este tema- en contra de los alemanes.

Ante la indiferencia del mundo y su absoluta frustración Arthur Zigelboim, se suicidó frente al parlamento Inglés y en su última carta escribió:

“Espero que lo que no logre en vida pueda lograrlo con mi muerte”.

¡Y lo logró! su muerte obligó a los judíos norteamericanos y a algunos gobiernos europeos a reaccionar más enérgicamente que lo  habían hecho hasta entonces aportando un poco más de ayuda a levantamientos y los refugiados judíos en Europa.

Tan o más importante que estas consideraciones es el hecho de que este libro documenta en detalle muchas de las acciones de resistencia que habían sido ignoradas hasta el momento y que es importante conocer tanto para el mejoramiento de la autoimagen que muchos tienen de sí mismos como para saber que, estemos donde estemos, a lo largo de toda la historia, los judíos, como individuos, como ciudadanos y como comunidad siempre hemos encontrado el valor para luchar y defendernos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. ¿Qué hubiera pasado si los Bundistas le hubieran ganado el pulso a los Sionistas? ¡Hubo un gran bundista que ahora no me acuerdo su nombre y ni siquiera es mencionado en Israel! Un gran Judío Trotskista “Abraham de León” dijo: ¡Si el Estado de Israel es creado, será un apendice del imperialismo Britanico-Norteamericano!

    Shalom, Shalom,

    Carlos Manuel

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.