Diario Judío México - Hay amores que destruyen totalmente al amante. Cuando en la relación existe villanía, maldad, daño espiritual y físico.

El amante se pierde, se ciega, se obsesiona, todo para su mal.

Cuando la conocí tenía 16 años.

Fuimos presentados en una fiesta…

Fue a primera vista…

Ella me enloquecía…

Nuestro llego a un punto, que ya no conseguía vivir sin ella…

Pero era un prohibido…

Mis padres no la aceptaron…

Y pasamos a encontrarnos a escondidas…

Yo la quería, pero no la tenía…

A ella le debo mi , mi vida, mi destrucción, y mi  muerte.

Su nombre cocaína.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCopa Mundial de Fútbol, Rusia 2018 (tercera parte)
Artículo siguienteIsrael apoyará a Paraguay para convertir al Chaco en productor regional de alimentos
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".