Desde el mismo día que empieza la fiesta de Rosh hashaná anhelemos para este nuevo año: verdadera intención y una actitud REAL de cambio.

Pero de cambio interno, personal. Mirar nuestra alma y pedir con fuerza a Hashem que nos molde y nos haga mejores personas.

Seamos humanos no sólo con nuestro círculo más cercano como familia y amigos, sino además con los que nos cuestan más trabajo ó no queremos estar cerca de alguien diferente.

Este cambio de acción es indispensable y prioritario no sólo para con nuestro prójimo, sino para ir expandiendo valores humanos hacia más gente.

Veamos más arriba de lo que da nuestra vista.

Comencemos en lo pequeño, en el día a día para lograr esta transformación de nosotros para nosotros y para lograr un bien mayor.

Enorgullezcámonos de que D’s nos crea para una misión mayor: una misión humana y universal.

Intentemos de manera férrea hacer el cambio. Eso generará una mejor vida. Que nuestros patrones de conducta con esta nueva actitud sean dignos de admirarse -no sólo por el resto de la gente-, sino sobre todo, porque nos sintamos orgullosos de nosotros mismos.

Agradezcamos con verdadero reconocimiento por el año que termina: que pasaron cosas buenas y malas.

Y gratitud por tener un día más para estar presentes y poder vivir nuestras fiestas mayores con mayor ímpetu y alegría.

Alcancemos nuestra prosperidad a través de gozar nuestra vida con lo que D´s nos ha regalado.

“Shaná Tová Umetuka!, feliz año 5778.

Que D´s bendiga a todos y cada uno y le correspondamos siendo mejores seres humanos.

Amén.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHistoria de los Judíos en Puerto Rico
Artículo siguienteLa Oportunidad de Netanyahu en la ONU: ¿Repetición o Sorpresa?
Estudié la carrera psicología para poder ayudar a las personas, siempre he tenido un sentido de vocación hacia los demás. Además de que me gusta mucho el aspecto espiritual ó profundo del ser humano.Quiero ayudar a las personas a que alcancen su potencial, asesorándolos en lo que necesiten. Apoyando sus fortalezas. Me gusta la idea de ejercer mi profesión donde se conjugue el gusto por la gente. Puede ser por medio de: seminarios, talleres, pláticas, artículos, etc. para que las personas en lo personal y/ó en el trabajo logren sus objetivos y se superen.