Diario Judío México - En un viaje histórico a Oriente Medio, el concentró todas las miradas en su figura humilde y sencilla en un territorio marcado por enfrentamientos y conflictos que se prolongan desde hace mucho tiempo.

Se trató de un viaje marcado por el número tres pero que convergió en el uno. Tres días de recorrido; tres ciudades: Ammán, Belén y Jerusalén; tres religiones monoteístas.

Pero la peregrinación de Francisco por estas tierras tendió a involucrar a todos los hombres a encontrar la unidad que es expresión de paz. Una paz que, como dijo en Jordania, no se compra ni se vende, sino que es un don que debemos buscar con paciencia y construir artesanalmente, mediante pequeños y grandes gestos en nuestra vida cotidiana.

Francisco dejó muy claro el mensaje que quería transmitirnos: «hay que seguir esforzándose por lograr la tan deseada paz». Preocupado por mantener un diálogo sincero con las otras confesiones religiosas, este periplo no puede sustraerse de su contexto político.

Demasiados años esta zona del mundo vive inmersa en un estado de violencia permanente en el que se instaló la idea de que se trata de un conflicto sin solución y no hay espacio para la esperanza.

El viaje del Papa coincide con la ruptura, una vez más, de las negociaciones entre israelíes y palestinos. Oír en una tierra marcada por la guerra una defensa de diálogo, tolerancia y respeto al otro, al que se considera un enemigo irreconciliable, y también entre comunidades religiosas puede sonar en un mundo descreído e hipócrita como una utopía, pero, como dijo Francisco, «el mundo necesita mensajeros de paz».

Decirlo de forma abierta y sincera, sin tapujos, es una muestra de coraje que sólo un líder respetado como el Papa puede permitirse. Entre todos los derechos menoscabados en la región, Francisco se refirió al terrorismo en nombre de Dios y a la persecución religiosa, que atenta directamente sobre la libertad de conciencia, base de las sociedades democráticas y tolerantes.

En Belén conoció el drama de quienes están del otro lado del muro que los separa de Jerusalén. Tocó con su mano el dolor de la periferia.

En Jerusalén rezó frente al Muro de los Lamentos. Allí, entre sus milenarias piedras, depositó su pedido de paz.

A esta altura de los tiempos, aún no comprendimos que la civilización necesita más de puentes tendidos que de muros erigidos. Para ello es imprescindible derrumbar las murallas de la indiferencia egoísta que circunda nuestros corazones y afecta nuestro sentido común.

Dijo la Madre Teresa al recibir el Premio Nobel de la Paz: «Si no tenemos paz en el mundo es porque olvidamos que nos pertenecemos el uno y el otro, y que fuimos creados para amar y ser amados».

El llegó a la zona, con la humildad que lo caracteriza, para que, frente a los muros, recordemos esas palabras.

«Construir la paz es difícil, pero vivir sin paz es un tormento», afirmó.

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anteriorMi sionismo y yo, capítulo 2
Artículo siguienteAudi utilizó a prisioneros de los campos de concentración nazi como mano de obra, según una investigación
Educador, profesor y maestro; más de 30 aňos de experiencia en educación formal e informal, dentro y fuera de Israel.Escritor y periodista, Últimos libros publicados:"Dos aňos en el desierto"; Ed. Milá; Bs.As; 2005."Sobre encuentros y despedidas"; Ed. Milá; Bs.As.; 2006.Ambos fueron presentados en la 33ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires bajo el título "Libros sin Fronteras" en 2008.Numerosos artículos sobre historia del pueblo judío, análisis político de Oriente Medio y pensamiento judaico fueron publicados en "Proceso" de México, "Excelsior" de México, "Nueva Sion" de Argentina, "Revista Horizonte" para América Latina, "Radio Jai" de Argentina, "Paz Agora Br" de Brasil, "Semanario Hebreo" de Uruguay, "Semana.co.il", "Argentina.co.il", "Porisrael.org" y en decenas de portales, sitios y blogs de Internet en Israel, América Latina y España.Instrucción académica:Licenciado en Educación Social, Historia, Filosofía, Historia del Pueblo de Israel, Historia de Oriente Medio y Pensamiento Judaico; Universidad de Haifa.Maestría en Ciencias Políticas; Universidad de Haifa.Título de docente para universidad y escuelas secundarias; Universidad de Haifa.Idiomas: hebreo, espaňol, portugués, inglés.Ocupación:2009 - 2010* Director editorial de www.semana.co.il y www.argentina.co.il2008 - 2009* Director de Contenidos de la empresa Zeeng - Comunicación en alta tecnología: www.zeeng.com2003 - 2008* Director del proyecto educativo-vivencial "Coexistencia Pacífíca" entre judíos y árabes del Kibutz Metzer y la aldea árabe Meisir. Organización de seminarios en todos los idiomas para grupos de jóvenes estudiantes de Israel y de todo el mundo y diferentes organizaciones en general. Galardón CICLA 2009. www.metzer.org.il/dukium/index.htm* Director ejecutivo y de contenidos de "Latina Media Group", empresa que construye y difunde portales comunitarios latinos en Internet en español, portugués y hebreo: www.latinamediagroup.com2000 - 2003* Representante de la Dirección Sionista Mundial en México y América Central. Director del Departamento de Aliá del la Agencia Judía en la zona. Responsable por la hasbará israelí en toda la región, desde México a Panamá.1997 - 2000* Centralizador de recursos humanos del Kibutz Metzer y de susindustrias. Responsable por la instrucción académica de sus miembros.1993 - 1997* Secretario General del Movimiento Juvenil Educativo Hashomer Hatzair y la Unión Mundial de Meretz. Director del Departamento de Educación y Latinoamericano del movimiento. Director de todos los grupos de jóvenes que llegaban a Israel en diferentes planes educativos. Organizador de los viajes a Polonia y sus seminarios.1985 - 1993Profesor, educador y maestro en la Universidad de Haifa y en laescuela secundaria regional israelí Mevoot Irón.1980 - 1984Sheliaj Educativo-Comunitario de la Agencia Judía en la Comunidad Sefaradí de México, en el Movimiento Juvenil Educativo "Dor Jadash" y en el Colegio Sefaradí de México.