Diario Judío México - Tan sólo en las últimas semanas más de 200 personas han sido asesinadas en Pakistán en una serie de atentados perpetrados por terroristas talibanes. De igual modo y según reportes de la ONU, desde el 13 de octubre pasado cerca de 32 mil civiles han huido de las zonas donde esta violencia se desarrolla, sumándose a decenas de miles más que hace poco les precedieron en la estampida generada por el dicho terror. Y por si fuera poco, el atentado que el viernes pasado cobró la vida de ocho personas fue obra de un suicida que se detonó en las afueras de una importante instalación de la fuerza aérea pakistaní de la que corrió el rumor que se trataba de un sitio conectado con el programa nuclear de ese país. Todo esto se produce dentro del contexto de una mayúscula ofensiva del ejército de Karachi contra los centros operativos de las milicias talibanas en Waziristan del sur, cerca de la frontera afgana, y constituye sin duda una ominosa señal de que la escalada de violencia puede extenderse con suma facilidad hacia áreas urbanas.

¿Quiénes son y de dónde salieron estos abanderados de la guerra santa islámica (jihadistas) capaces de sembrar la muerte indiscriminadamente entre los “infieles” que no se plieguen a la ley coránica de acuerdo a la rígida e inhumana interpretación que ellos sustentan? Se trata de una corriente religiosa-militar fundamentalista y de raíces rurales que empezó a ser conocida en el mundo en la década de los noventa del siglo pasado cuando después de una cruenta guerra civil en tras la retirada soviética, tomó Kabul y el poder central de ese país en 1994. El talibán, que significa estudiante (de las madrasas coránicas) tuvo como objetivo declarado el transformar a la capital afgana en una “ciudad de Dios” para lo cual impuso una serie de medidas cuyo salvajismo fue evidente. Todos los signos de “occidentalización” fueron borrados; las mujeres tuvieron que desaparecer de los lugares públicos, dejar de trabajar y estudiar, ocultar sus cuerpos bajo las pesadas telas de “burkas” que las cubrían totalmente y les permitían ver sólo a través de una tupida redecilla sobre sus ojos; la música fue prohibida, lo mismo que la televisión, el volar papalotes y jugar ajedrez o futbol; el adulterio quedó penalizado con lapidación, la ingestión de bebidas alcohólicas con latigazos y el robo con mutilación de miembros; la única ley vigente quedó siendo pues la sharía o ley islámica entendida en su versión más estrecha y deshumanizada.

La mayoría de los talibanes provenía de la tribu de los pashtunes presente en territorios tanto afganos como pakistaníes. El poder que este grupo logró consolidar en tendió a estimular los apetitos de sus correligionarios de Pakistán donde miles de madrasas florecieron con más fuerza a partir de entonces. Desde ahí se encargaron de inyectar el amor a la muerte en nombre de la fe entre nutridas masas de adolescentes sometidos a intensos lavados de cerebro que les prometían el paraíso a cambio de su combate sin cuartel contra los infieles. Dentro de su furor por purificar sus territorios de cualquier signo de idolatría, los talibanes de emprendieron en 2001 la demolición mediante explosivos de los gigantescos Budas de Bamiyan, antiguas esculturas monumentales talladas desde el siglo V en las laderas de un acantilado y consideradas patrimonio cultural de la humanidad.

Por supuesto el fanatismo feroz de los talibanes coincidió con la ideología extremista enarbolada por militantes árabes de la jihad del tipo de Osama Bin Laden. Al Qaeda encontró por tanto en territorios talibanes el refugio ideal para preparar cuidadosamente sus planes de violencia antioccidental que llegarían a su culminación con los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. A partir de entonces, se convirtió en el blanco de una guerra emprendida por Washington y diversos aliados suyos que compartían su causa, guerra que a pesar de haber derrocado a los talibanes pocos meses después, hoy presenta un recalentamiento que se ha extendido a territorio pakistaní donde el poder talibán ha desatado una ofensiva que intenta ser detenida por las fuerzas gubernamentales de ese país.

Hay actualmente por tanto dos grandes frentes de combate contra las renacidas fuerzas del talibán que han ido ganando terreno en los últimos tiempos. Uno de ellos es donde actúa el ejército estadounidense combinado con fuerzas militares de varios países occidentales. Ahí la lucha se ha tornado cada vez más cruenta y riesgosa, agravada por el hecho de que el gobierno afgano en funciones constituye una entidad débil y controvertida, plagada de ineficiencia y corruptelas como la que se presentó en las últimas elecciones nacionales donde el fraude electoral detectado ha obligado a la programación de una segunda vuelta electoral. Para la administración del presidente Obama este conflicto representa quizás el mayor desafío en términos de política exterior conectada con la seguridad nacional e internacional.

El otro frente se ubica en Pakistán. Ahí las fuerzas militares de esta nación son las que oficialmente y con el respaldo de Washington libran los combates anti-talibanes, pero tal y como lo habían advertido desde hace tiempo observadores de esa realidad, como el francés Bernard-Henri Levi, la situación resulta extraordinariamente compleja en la medida en que militantes e ideólogos jihadistas están incrustados en buena parte de las propias estructuras gubernamentales ejerciendo así un peligroso doble juego. La condición de Pakistán de nación poseedora de armamento nuclear potencia el nivel de riesgo y peligrosidad que representa, al ser sus arsenales objetivos codiciados por los talibanes. Es escalofriante imaginar que en caso de obtenerlos, ellos no dudarían en hacer uso de ellos para alcanzar sus fanatizados objetivos.

Así, más allá de si algún día se captura a Bin Laden y sus secuaces resguardados probablemente en las cuevas y montañas de esas regiones, el combate contra las fuerzas del talibán se ha convertido en estos tiempos en la campaña militar de más trascendencia para la seguridad a nivel planetario por la magnitud del peligro que significa que una fuerza con ese altísimo grado de extremismo y brutalidad pueda apoderarse del armamento nuclear ahí almacenado.

FuenteExcélsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCeremonia de apertura del Centro Diurno de Akim Kfar Sabah
Artículo siguienteArgentina’s Freedom of Speech Endangered by New Media Law
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.