Con un solo judío, sin vino ritual y sin oraciones comunitarias en la víspera de Shabat, un Shul con una historia de resistencia cumple su misión más sagrada

LVIV, — Entonces Salomón dijo: “El Señor dijo que moraría en la oscuridad”.

La oscuridad sobre Lviv era realmente espesa en el camino a la Beis Aharon V’Yisroel el viernes por la noche.

Con el país bajo la invasión de Rusia, las luces de las calles estaban apagadas en la principal ciudad occidental de y las tiendas estaban cerradas.

Incluso en las sombras, había signos de guerra por todas partes. Las familias corrían por las aceras irregulares, las ruedas de sus maletas resonaban mientras los refugiados se dirigían a cualquier vivienda temporal que pudieran encontrar. Sacos de arena obstruyeron las ventanas de las cafeterías cerradas.

Esperaba con ansias el respiro que tanto necesitaba y que Shabat ofrece todas las semanas: las melodías familiares, el desapego de las preocupaciones para concentrarme en la comunidad y en Dios.

Pero no habría canciones ni comunidad en Lviv el viernes por la noche.

Conocido como Lemberg en Yidish, Lviv, una vez un tercio judío, fue un importante centro religioso y cultural judío.

Hasta que no lo fue. Los nacionalistas ucranianos y los escuadrones de la muerte nazis Einsatzgruppen desataron una violencia horrible contra los judíos de Lviv en junio y julio de 1941, con tropas de propaganda alemanas filmando a mujeres judías desnudas y golpeadas. Casi todos los judíos de la ciudad fueron asesinados en los siguientes tres años.

Uno de los pocos sobrevivientes del Holocausto de Lviv es la . Solo ella y el Shul Jakob Glanzer quedaron en pie después de la devastación de la guerra. Como muchos sobrevivientes, están descoloridos y desgastados, pero no muy por debajo de su superficie cansada yacen indicios de un pasado vigoroso.
Llamé a la puerta de metal antes del comienzo de Shabat y me saludó el guardia, un ucraniano no judío de edad avanzada pero de aspecto rudo.

Le hice señas de que estaba aquí para rezar y, aunque negó con la cabeza y dijo algo que sonaba a disculpa en ucraniano, se hizo a un lado para dejarme pasar.

En las oraciones de Rosh Jodesh (luna nueva) esa mañana, me habían asegurado que habría servicios a las 6:00 p. m., pero la estaba silenciosa y lúgubre. Cajas llenas de artículos de tocador y productos secos llenaban el vestíbulo.

El santuario, con las luces tan bajas que los intrincados murales de las paredes y el techo apenas se percibían en las sombras, estaba casi vacío.

Dos mujeres jóvenes estaban sentadas a lo largo de la pared en el lado derecho de la habitación, revisando atentamente sus teléfonos. Por lo demás, todo estaba quieto.

Afortunadamente para mí, ambas hablaban un inglés excelente. Las mujeres, Oksana y Nastya, explicaron que provenían de la ciudad del noreste de Kharkiv y trabajaban en atención al cliente para la empresa de comercio electrónico con sede en Nueva York, Wiserbrand.

Se habían atrincherado en sus apartamentos desde el comienzo de la invasión, continuando trabajando desde sus hogares a oscuras mientras las bombas rusas caían cada vez más cerca, incluso en una fábrica de tractores cercana.

Nastya me dijo que aviones rusos habían estado bombardeando una academia de tanques del ejército ucraniano cercana durante días.

Una noche, Oksana vio a cuatro soldados rusos corriendo por el bosque frente a su casa y, al día siguiente, a las tropas ucranianas moviéndose por el mismo bosquecillo.

Finalmente, las mujeres decidieron que ya habían pasado por suficiente.

“Había llegado el día 9”, dijo Oksana, “cuando el centro de Kharkiv fue bombardeado, este fue un punto de inflexión para tomar la decisión de huir”.

Wiserbrand alquiló casas en el oeste de para sus empleados, y decidieron intentar hacerlo, con el obstinado gato George de Oksana a cuestas.

El taxi a la estación de tren costó 1000 hryvnia ($33), diez veces el costo normal. Podían escuchar bombas cayendo sobre Kharkiv mientras aceleraban hacia el depósito.

El viaje fue una pesadilla, dijeron las mujeres. “Los vagones estaban repletos hasta el borde, con 5 personas en cada banco inferior, 2-3 personas en los segundos estantes superiores, algunos incluso dormían en los estantes de equipaje. Era difícil respirar, no había suficiente oxígeno”, dijo Oksana.
Incluso más pasajeros subieron en Kiev.

Nastya y Oksana no tenían idea de dónde pasarían la noche en Lviv antes de dirigirse a la ciudad de Stryi, 70 kilómetros (43 millas) al sur.

Pidieron sugerencias en el grupo de chat de su empresa, y un colega israelí llamado Yossi les instó a llamar al rabino de Lviv, un Karlin-Stolin Hasid nacido en Nueva York llamado Mordechai Shlomo Bald.

Las mujeres intentaron llamar a Bald demasiado tarde, ya que era Shabat en Israel, donde Bald había llevado a su familia a un lugar seguro con la intención de regresar en los próximos días. Sin respuesta y sin otras opciones, siguieron adelante hacia la Sinagoga.

El guardia y el conserje, una matrona rubia ucraniana llamada Marina, dejaron entrar a las mujeres y las llevaron al santuario.

“Nos recibieron muy amablemente con respeto y nos sentimos como en casa”, dijo Oksana, “nos ofrecieron quedarnos y nos alegramos mucho. Fue un gran alivio después de todo lo que pasamos, todo el estrés y el dolor, cuando pudimos detenernos, respirar y estar tranquilos”.

Oksana y Nastya nunca antes habían estado dentro de una y estaban ansiosas por caminar y explorar las pinturas, las tallas, el Arca. No queriendo faltar al respeto, preguntaron antes de hacer cualquier cosa o tomar .

Muy pronto, George, su gato, también estaba ansioso por salir de su maletín, después de haber pasado un día encerrado rodeado de sonidos y olores extraños. Las mujeres lo dejaron hurgar en el santuario y luego lo dejaron estirar las piernas en el patio de la sinagoga, mientras el felino parloteaba todo el tiempo.

Necesidades físicas, no espirituales

“Cuando llegamos a Lviv, pensamos que íbamos a traer de vuelta Atara lyoshna, traer de vuelta la gloria pasada del judaísmo”, dijo Bald a The Times of Israel por teléfono desde Beitar Illit el viernes. “Poco sabíamos que la gente estaría tan oprimida”.

“Tuvimos que llegar al meollo de la cuestión de la comida, la medicina, la ropa y no hablar de nada espiritual. No le hablas a la gente sobre eso cuando tienen que luchar por cada trozo de comida”, dijo.

Cuando Bald llegó a Lviv hace más de treinta años, se dispuso a iniciar proyectos educativos y programas extracurriculares. Bald dirigió una escuela judía durante más de 25 años hasta que se agotaron los fondos.

Su filosofía era animar a los jóvenes judíos a dejar para ir a Israel, Estados Unidos y Canadá, donde tendrían más opciones religiosas y profesionales. Ahora, con solo 20-30 hombres apareciendo para las oraciones de Shabat, Bald se arrepiente de su enfoque.

“Creo que Chabad tenía parte de razón y yo estaba equivocado”, reflexionó. Chabad es un movimiento jasídico conocido por su alcance mundial judío que desarrolló una amplia red en la postsoviética.

“Envíalos, envíalos, envíalos, cuantos más, mejor. Eso es todo en lo que nos enfocamos, en lugar de tener 500 familias en Lviv con sus hijos y nietos”, dijo Bald. “Imagínese que los hubiera conservado, habría sido una comunidad hermosa y floreciente”.

“Ahora siempre estamos comenzando desde el principio”, dijo. “No tienes a la gente cantando y bailando para crear una atmósfera”.

Desde el comienzo de la invasión rusa, Bald, su esposa Sarah y algunas de sus hijas han estado trabajando las 24 horas para mantener a la gente alimentada y protegida, y descubrir cómo ayudar a la gente a salir del país.

Algunos miembros de la comunidad recogen suministros de la sinagoga, mientras que los voluntarios llevan cajas a los ancianos y enfermos. La familia Bald también organizó entregas de comida kosher a otras ciudades.

Con una reputación de alguien que sabe cómo hacer las cosas, el número de Bald se ha compartido mucho más allá de la comunidad judía. Él ayuda a cualquiera que llame.

“Literalmente docenas y docenas de personas llamando todo el tiempo”, dijo, muchas de ellas pidiendo ayuda para encontrar medicamentos. “No sé quién dio mi número. Hemos pedido desde , desde Polonia, y cualquiera que pueda encontrar en los chats, por favor, envíe la mayor cantidad de medicamentos, y luego encontraremos a alguien para enviarlo a otras ciudades”.

Pero no todos sus esfuerzos han terminado bien. Bald arregló el transporte a Polonia para un sobreviviente del Holocausto de 95 años, dijo. Cuando llegó allí, ninguna de las organizaciones del lado polaco de la frontera la ayudó a encontrar alojamiento. Terminó siendo asaltada y enviada de regreso a Ucrania, dijo Bald, con ira en su voz.

Bald también se ha centrado en las necesidades particulares de la comunidad judía. “Nos quedan algunas cajas de comida Kosher. Tienes que soltar, tienes que dejar ir, porque la gente necesita Kosher. ¿Qué va a ser? No sé, supongo que el mundo enviará kosher. Estoy tratando de conseguir algunos camiones llenos de comida Kosher”.

“En este momento nos estamos enfocando solo en las necesidades físicas básicas y también en el refugio, por supuesto”, dijo Bald. “Pero si llegamos al siguiente paso, comenzar a brindarles un poco de ayuda psicológica y espiritual, eso sería genial en este momento”.

Un refugio para mi pobre gente

El viernes por la noche, yo era el único judío en la y no habría oraciones comunitarias. Pero la antigua estaba al servicio de las necesidades físicas de muchos.

Un bebé lloraba en la galería de mujeres, y la forma fantasmal de una joven madre revoloteaba detrás de las cortinas de encaje, arrullando a su hijo. No eran judíos, pero el segundo piso de la era su hogar en este momento.

La comida kosher llegó a las 8:00 p. m., y disfruté de mi comida fría pero muy apreciada de Shabat con las mujeres de Kharkiv.

Mientras comíamos, y George husmeaba irascible, las familias cruzaban la puerta de la cada pocos minutos para ser recibidas en el vestíbulo por Marina.

Después de una breve conversación en ucraniano, rápidamente armaba una caja de suministros y se la entregaba a los padres mientras los pequeños rubios miraban con curiosidad el cavernoso santuario. Marina no sonrió, pero su tono era de preocupación de abuela.

No llegué a escuchar las melodías familiares y las oraciones que tanto anhelaba después de una semana en un país extranjero en guerra. Pero la escena de esa noche habría sido familiar para generaciones de mis antepasados ​​en Zhytomyr, en Besarabia, en Lituania. Los viajeros cansados ​​y los refugiados comían y dormían en la sinagoga, mientras los vecinos corrían en la noche fría por los adoquines irregulares del exterior.

En vosotros se encontrará refugio para mi pobre pueblo.

Aunque no se dijeron oraciones comunitarias en la Beis Aharon V’Yisroel el viernes por la noche, y no había vino para recitar el kiddush de Shabat, una escena de inmensa santidad se desarrollaba en la deteriorada Sinagoga.

Dentro de sus muros, esos mismos muros que tuvieron la fuerza para resistir los estragos de los nazis, la gente se refugió.

A la luz parpadeante de ner tamid, la llama eterna sobre el arca, madres, bebés, jóvenes profesionales, incluso un gato gruñón, ninguno de ellos judío, todos cansados, asustados e inocentes, encontraron un santuario.

FUENTE: THE TIMES OF ISRAEL

AUTOR: LAZAR BERMAN

PUBLICADO: 7 MARZO 2022

TRADUCCIÓN: SASKIA LEVY

Instagram: saskia_levy
FB: Saskia Levy
E mail: tajlez@yahoo.com

PALABRA HEBREA DE LA SEMANA:

“POSICIÓN LABORAL DE TIEMPO COMPLETO”

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl Ministerio de Relaciones Exteriores realizó una operación de rescate de niños ucranianos enfermos de cáncer
Artículo siguienteRecette de Pourim : Les oreilles d’Haman