Diario Judío México - Tuvimos un ambiente y rezos altamente memorables en Yom Kipur. El Templo vibraba con el Davenen exaltado. Tanto para Kol Nidrei, la noche anterior, como durante Neíla, ya para cerrar al día siguiente, el Templo estuvo lleno. Esto es muy estimulante para Beth Israel. A medida que iba avanzando la mañana, fueron apareciendo los Old Timers, aquellos Mitpalelim, que no habían puesto pie en la sinagoga desde hace un año. Son los judíos de tres días al año. Así es, y reconocemos este hecho como un fenómeno real, en la mayoría de las comunidades.

Todos se saludaban efusivamente, después de no verse tanto tiempo, expresando su satisfacción de estar con vida. A nuestra edad esta constatación es importante. Los que vinieron durante los Yomim Norayim son miembros del Templo, desde hace veinte o treinta años. Estamos hablando de veteranos, que pasaron por todas las vicisitudes de Beth Israel, aguantando las tempestades, luchando en las revoluciones. La cesación de funcionarios, el cambio de Rabino. La vergüenza y la redención de la Comunidad, con capitán al timón. La resurrección del Ave Fénix, se hizo realidad.

El cambio se pudo apreciar con la visita del Excelentísimo Embajador de Israel, el señor Yosef Livne, el día de Yom Kipur, Llegó como previsto a las once de la mañana, para dar su saludo de Año Nuevo, a los Mitpalelim y hablar sobre la situación en Israel. No solamente se quedó para el Servicio de Iskor, sino un largo rato más. Eso quiere decir que estuvo a gusto. Normalmente los embajadores se retiran después de su intervención, luego de traer un saludo de Eretz Israel.

En la sinagoga situada en el Boulevard de los Virreyes, el público es bastante variado. Judíos americanos, quienes fueron los fundadores de Beth Israel en 1954, ya casi no hay. Tenemos familias de origen europeo, ashkenazitas de Alemania, Austria, Inglaterra, República Checa, Slovaquia. Judíos franceses. Mizrajim de Aleppo, de Bagdad y de Persia. Sefaraditas de Grecia y de los Balcanes, algunos argentinos y chilenos. El resto son matrimonios mixtos, jóvenes, de todas las edades, de muchas procedencias, vibrantes y participativos.

Una parte de estos fueron convertidos en el Templo. Estas parejas son muy entusiastas, que siguen las melodías, cantan en los rezos. Las que participan en el coro. Las que dan un aire de juventud a nuestro templo. Algunas de las parejas mixtas, todas casadas bajo la Jupa, tienen hijos que hicieron Bar y Bat Mitzva. El tiempo pasa y la gente se integra, son más judíos que muchos que nacieron con Brit Mila o como hijas de Israel.

Han establecido una relación añeja y sólida con la comunidad. En general, hablando de los Mitpalelim, estos son una copia fiel de la Diáspora. Esta es la grandeza del Pueblo de Israel. Am Israel Jai.

Desde el año pasado, ha habido varias innovaciones muy buenas: La paciente estancia en los rezos del Embajador, la introducción melódica al Kol Nidrei, con los acordes de una viola, interpretando la melodía de Max Bruch, en un silencio absoluto. Una nueva Sedra para sacar las Torot y pasearlas entre el público. Por el contrario, algo que fue negativo, fue el cobro de las Aliyot y la “cacería” de candidatos. Esto le quitó lucimiento a los rezos. Beth Israel no utilizaba esta práctica. El no pedir Kesev, nos distinguía de las demás comunidades.

En general, ver tanto movimiento de gente, subiendo a la Bima, para participar en abrir el Oren Kadesh, fue gratificante. Aunque un poco exagerado. Un Yesher Koaj a todos los miembros de la Mesa Directiva así como al Presidente de la Comunidad. Jaime Murrow.

Al Rabino Gabriel Fridman, a la Jasanit, Feige Linder fueron un gran Team. Que dio el resultado descrito. Que D’os los bendiga.

Todos pusieron su parte para realizar el resurgimiento de esta comunidad: El Presidente, la Mesa Directiva y el entusiasmo de los alumnos en las diferentes clases. Gracias a ellos tenemos renovación constante. Entre los alumnos hay mucha expectación.

El Movimiento Conservador, Mazorit, vive y crece en México. D`os mediante, estamos aquí para vivirlo y multiplicarnos.

Amén.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorHumor judío
Artículo siguienteBoberías y algo más