Una futura estrategia económica para la paz

Por:
- - Visto 168 veces

Si Occidente no quiere convertir Cisjordania en otra Gaza, deberíamos revisar nuestras políticas de ayuda exterior.[1] Como escribió una vez el gran periodista económico Henry Hazlitt (1894-1993): «La ayuda exterior de gobierno a gobierno promueve el estatismo, la planificación centralizada, el socialismo, la dependencia, la pauperización, la ineficiencia y el despilfarro». La ayuda externa no ha traído crecimiento al pueblo palestino. Las hermosas zonas residenciales de Ramallah no fueron construidas con dinero de ayuda extranjera sino por palestinos estadounidenses, que decidieron invertir personalmente en la zona.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas (izquierda), y el líder de Hamás, Ismail Haniyeh (Fuente: Twitter)

De hecho, la ayuda exterior no sólo desalienta la creación de una cultura empresarial, sino que también desalienta los pasos hacia la paz en zonas devastadas por la guerra. Como señaló el premio Nobel de Economía Angus Deaton: «Las grandes entradas de ayuda exterior empeoran la política local y socavan las instituciones necesarias para fomentar el crecimiento a largo plazo. La ayuda también socava la democracia y la participación cívica, una pérdida directa que va más allá de las pérdidas que provienen de socavar el desarrollo económico.»[3] A lo largo de los años, la Autoridad Palestina (AP) ha sido asociada con la corrupción y comenzó a perder credibilidad entre la población. Los líderes de la Autoridad Palestina, que viven en lujosas residencias en Ramallah, dieron la razón a las palabras del economista británico Peter Bauer: «La ayuda es un proceso mediante el cual los pobres de los países ricos subsidian a los ricos de los países pobres».[4]


De hecho, como afirmó el economista nacido en Zambia Dambisa Moyo, la ayuda «apuntala a los gobiernos corruptos, proporcionándoles dinero en efectivo de libre uso». Dado que la ayuda exterior fortaleció el papel de la Autoridad Palestina, ningún nuevo líder político palestino pudo ascender en Cisjordania. La única alternativa a la Autoridad Palestina ha sido Hamás, que obtuvo una gran victoria en las recientes elecciones estudiantiles en la emblemática Universidad Birzeit de Cisjordania.[6] Sin embargo, el propio Hamás –designado como entidad terrorista en EE.UU. y en la UE– ha podido establecerse política y militarmente en Gaza gracias a la ayuda exterior (se ha calculado que de 2014 a 2020, sólo las agencias de la ONU gastaron casi 4.500 millones de dólares en Gaza [7], a esto hay que añadir miles de millones de dólares de Qatar[8], millones de USAID y de la UE [9] para una población de Gaza de sólo dos millones de personas).

Quien afirme que la ayuda internacional a Gaza ayuda al pueblo y no a Hamás es ingenuo o miente. En 2015, tratando de justificar la ayuda, el funcionario qatarí Mohammed Al-Emadi declaró claramente: «Si quieres ayudar a Gaza, Hamás es tu mejor contacto. Tienes que apoyarlos. No te gustan, no te gustan. Pero ellos controlan el país, ya sabes.» [10] El control de Gaza fue otorgado a Hamás gracias a la ayuda exterior que les permitió controlar todos los sectores de la sociedad (es decir, hospitales, educación, medios de comunicación, poder judicial, seguridad, etc.) Lo mismo ocurre con la Autoridad Palestina (AP) en Cisjordania. La lucha entre la Autoridad Palestina y Hamás sobre quién es el único representante legítimo del pueblo palestino no se trata de valores morales, sino de quién debe cobrar la ayuda, ya que quien controla el dinero tiene el poder.

Por lo tanto, la ayuda exterior acabó con cualquier posibilidad de convertir a Gaza y Cisjordania en sociedades pluralistas vibrantes. Este efectivo gratuito y utilizable alentó las peores tendencias y envalentonó a la Autoridad Palestina y a Hamás para deshacerse de cualquier alternativa a su gobierno autocrático. Quien se permite pensar diferente es tildado de espía y es encarcelado o asesinado. Además, la ayuda también liberó a la Autoridad Palestina y a Hamás de cualquier responsabilidad, ya que no importa lo que hagan, no importa cómo se comporten, seguirán recibiendo dinero gratis.

Sólo la inversión directa puede ayudar a establecer una sociedad palestina diferente. La inversión privada en empresas privadas promueve la producción, la autosuficiencia y la responsabilidad. «Fue atrayendo inversión privada extranjera como alguna vez ayudaron a las grandes naciones industriales del mundo. Así es como los propios Estados Unidos recibieron ayuda del capital británico, en el siglo XIX, para construir sus ferrocarriles y explotar sus grandes recursos nacionales», declaró Henry Hazlitt. [11] Promover inversiones directas en lugar de ayuda exterior limitaría el control del gobierno sobre todos los aspectos de la vida. Por lo tanto, el monopolio de la Autoridad Palestina y Hamás disminuiría (parafraseando un conocido comercial, sin dinero no hay partido) y se difundirían nuevas alternativas reales. De hecho, las inversiones directas no son regalos, lo que implica que se deben producir intereses, lo que lleva a un sistema económico basado en la propiedad privada y los derechos individuales.

Hazlitt argumentó además: «Los aspirantes a humanitarios… [nos dicen que] ningún progreso es posible sin ayuda del exterior. Esta teoría hoy se propone incesantemente, como si fuera axiomática. Sin embargo, la historia de las naciones y los individuos muestra que es falso.» [12] De hecho, la ayuda exterior (es decir, dinero gratis) sólo ayuda a la Autoridad Palestina y a Hamás a prolongar su gobierno y recortarla sería una decisión valiente para dar una oportunidad a la prosperidad y la paz.

*Anna Mahjar-Barducci es investigadora Senior de MEMRI

[1] Véase La ayuda exterior como medio de neocolonialismo occidental, por Anna Mahjar-Barducci, Ynet, 3 de septiembre de 2023; La crisis migratoria muestra que la ayuda exterior fracasó, por Anna Mahjar-Barducci, Modern Ghana, 9 de septiembre de 2023.

[2] Fee.org/articles/foreign-investment-vs-foreign-aid/, 1 de octubre de 1970.

[3] Archive.nytimes.com/ Takingnote.blogs.nytimes.com/2015/10/12/what-angus-deaton-the-latest-nobel-winner-says-about-foreign-aid/, 12 de octubre de 2015 .

[4] Twitter.com/steve_hanke/status/1672374388430077952

[5] Dambisa Moyo, Dead Aid, Farrar, Straus y Giroux, Nueva York, 2 de marzo de 2010, págs. 48‐49.

[6] Arabnews.com/node/2309706/middle-east, 24 de mayo de 2023.

[7]Apnews.com/article/business-middle-east-israel-foreign-aid-gaza-strip-611b2b90c3a211f21185d59f4fae6a90, 20 de diciembre de 2021.

[8] Véase el Informe Diario No. 532 de MEMRI, Netanyahu y Qatar compartirían la responsabilidad de una inminente guerra regional, por Yigal Carmon, 12 de octubre, 2023.

[9] Usaid.gov/west-bank-and-gaza/press-releases/oct-03-2022-usaid-annual-spending-support-palestinians-and-peacebuilding-tops-150-million, 3 de octubre de 2022; Civil-protection-humanitarian-aid.ec.europa.eu/news-stories/news/eu-increases-humanitarian-aid-gaza-eu25-million-2023-11-06_en#:~:text=As%20part%20of %20the%20EU%27s,millones%20for%20Gaza%20this%20year, 6 de noviembre de 2023.

[10] Npr.org/sections/parallels/2015/06/18/414693807/why-israel-lets-qatar-give-millions-to-hamas, 18 de junio de 2015.

[11] Fee.org/articles/foreign-investment-vs-foreign-aid/, 1 de octubre de 1970.

[12] Fee.org/articles/foreign-investment-vs-foreign-aid/, 1 de octubre de 1970.

Acerca de MEMRI

El Instituto de Investigación de Medios de Información en Medio Oriente (MEMRI) explora el Medio Oriente a través de los medios informativos de la región.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: