Diario Judío México - En las últimas semanas hemos presenciado como la ideología asesina del  autodenominado “estado islámico,” ha hecho de nuevo mella en gran parte de la Humanidad, masacrando la vida de niños, mujeres, hombres, ancianos y destrozando familias enteras al otro lado del continente en una guerra sin sentido alimentada por las ansias de control y poder.

En una zona de Europa que para muchos era solo cuestión de tiempo que se convirtiera en el blanco perfecto de Isis, por el sincretismo de culturas que ahí convergen, junto con las incontables vidas también perdidas en Medio Oriente desde hace décadas y a las cuales durante muchos años se les prestó muy poca atención, siendo todas ellas víctimas de una doctrina homicida disfrazada de fe.

Pero, ¿cuál es el papel de la mujer y no estoy hablando solamente en los países Árabes para luchar contra esta masacre humana que empaña al mundo entero? Pues lamentablemente dirían algunos, el de ser víctimas o espectadoras como en otras épocas de la historia, aunque esto no ha sido del todo cierto.

Ya que las mujeres en todo el mundo tenemos la obligación de denunciar y condenar éstos actos de barbarie levantando nuestra voz, haciéndonos escuchar porque  al fin y al cabo todas las féminas somos responsables de una u otra forma de ayudar a nuestras congéneres más allá de ese velo que cubre sus rostros pero no empaña su razón.

Y menos su derecho a ser respetadas y consideradas más allá de vientres en pos de una guerra fratricida donde ser mujer es solo sinónimo de gestación y desahogo sexual, sin posibilidades de una educación que las libere de las cadenas de la opresión en una sociedad donde todavía se las mantiene en muchos casos en el oscurantismo absoluto, alimentando una ignorancia que ha sido más que conveniente por siglos, en un mundo parido por mujeres.

Las cuales tenemos la obligación de combatir desde nuestros hogares con la mejor arma que poseemos y esa es la Razón, toda ideología que nos limite nuestras capacidades de desarrollarnos en cualquier campo sin importar si es dentro o fuera de nuestras casas, porque ser mujer no es sinónimo de sumisión y menos frente a doctrinas asesinas que nos convierten en esclavas en pro de una guerra de expansión y poder de unos frente a otros.

Donde los niños y las niñas son supuestamente educados bajo una seudo-fe basada en la imposición de una creencia sobre otra y en la cual toda mujer está sometida a los más degradantes e impensables abusos, ya que es considerada un animal de procreación sin derechos pero con muchos deberes, supeditados a la figura de un “hombre” que no la considera y menos recuerda que es su abuela, madre, hermana e hija.

Siendo solo vistas como parte de un plan superior en donde su labor es solo servir y nada más que servir a otros, hasta su propia vida… y donde si tú no alzas la voz y yo la mía, no podremos hacer eco porque el futuro que les estamos heredando a nuestras hijas, será solo el de ser consideradas vientres pero no dadores de vida, sino en todo caso de muerte…  (Especial para Diario Judío.com de )

San José de Costa Rica.

29 03 2016

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorNace Theodore James, nuevo nieto de Donald Trump
Artículo siguienteHablemos de Amor
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.