“Una Infancia Perdida”, el horrible relato de los niños secuestrados por el Daesh

Diario Judío México - Una de las muchas atrocidades que cometen de forma habitual los yihadistas del Daesh es la de secuestrar niños y niñas para utilizarlos como soldados o esclavas sexuales. Una macabra realidad que refleja a la perfección el documental ‘Una infancia perdida’, dirigido por el periodista y corresponsal en Oriente Medio Henrique Cymerman.

La historia de niños como Acram que han recuperado su vida pero que han quedado marcados por la brutalidad de unos terroristas de métodos medievales.

Henryque Cymerman cuenta la historia de Lisa Miara que organiza y financia a un ejército de doscientos hombres y mujeres sin armas que rescatan a los niños yazidíes secuestrados por Daesh.

Una madre y su hijo fueron separados cuando Daesh les atrapó, ella vendida como esclava sexual, el niño criado por los yihadistas.

Un mercado de esclavos en Mosul o en Rakka y una red de rescatadores que cada vez que salvan a un menor ponen su vida en peligro. Un drama en el que Cymerman quieren involucrar hasta al Papa Francisco.

Fuentetelecinco.es
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEncuesta: Los israelíes consideraron un error intentar jugar el partido con Argentina en Jerusalem
Artículo siguienteCompromiso comunitario: 130 años de presencia judía en México; Boveda Monte Sinai