Una invitacion a comer

Por:
- - Visto 1251 veces

Mamá, ¡déjame ir a comer con Susanita por favor!

No hijita, no se puede hoy es domingoy molestarás a su mamá, ya bastante tiene con sus niños.

Es que ella me invitó y vendrá por mí en un momentito ¡¡por favor!!


La madre la miró con cara de disgusto: ¿nunca se te quitará lo sociable y lo inquieta?

Parece que tienes “pica, pica” en los pies, ya tu padre está muy sentido contigo, dice que casi nunca te sientas a la mesa con nosotros y tus hermanitos.

Indudablemente, se trataba de una chiquilla muy simpática y graciosa, no era lo que se dice una niña muy bonita, pero a toda la gente le gustaba, era muy entretenida, jugaba con chicos y grandes. Sabía muchos cuentos, su mamá, le leía uno todas las noches, le encantaba “El Gato con Botas” y hacía que su madre se lo leyera repetidamente.

Le encantaba el final cuando el gato dijo al rey que su amo era el Marqués de Carabas, un hombre riquísimo y poderoso (a quien había hecho entrar en un estanque) e hizo que el rey le trajera riquísimas ropas y permitiera a su hija la princesa que se casara con su amo. Le parecía maravilloso.

Le fascinaba “La Sirenita” pero siempre lloraba al final, era tristísimo que no se pudiera casar con el príncipe, cada vez que se lo leían, esperaba que en esta ocasión el final fuera distinto, pero no, siempre al final, la sirenita se convertía en espuma.

No se estaba quieta, a sus papás les disgustaba que fuera así, desde luego, la adoraban y les caía muy en gracia, preferirían que pasara más tiempo con ellos, pero era como una ráfaga de viento ¡qué hacer! No había modo de mantenerla en un lugar.

Llegó Susanita, quien se unió a las súplicas para obtener el permiso de llevarla a comer a su casa y después de muchos ruegos la señora accedió.

¡Qué más podía hacer! De seguro que el papá se enojaría y ella tendría que calmarlo, él ya sabía que su niña era muy sociable..

En realidad a su mamá le agradaba que fuera así..Las dos niñas salieron alborozadas y contentas, comerían y jugarían toda la tarde, Sandrita era especial para inventar juegos, tenía una gran imaginación, increíble para una niña de diez años, se le ocurrían tantas cosas,

Todos los amiguitos la encontraban muy divertida, estaba invitada a todas las fiestas y a jugar. Fueron al parque corrieron todo lo que pudieron, jugaron, ya cansadas y con hambre, decidieron ir a comer. Cuando entraron a casa de Susanita encontraron a su mamá

de pie en la puerta y arreglada como para salir, ¿qué hacen aquí niñas? Susanita dijo, mamá traje a mi amiguita a comer, ¿te acuerdas que me diste permiso de invitarla?

Susanita, ¡hoy no se puede, nos invitó tu tía Rebeca a comer! Pobre Susanita se sonrojó, y dijo: pero mamá tu me dijiste que sí.
Pues hoy no se puede, qué pena. Sandrita estaba cada vez más roja, qué humillación, claro era una chiquilla, pero le costó tanto trabajo sacarle el permiso a su mama, ¡qué le diría! De seguro tendría un gran regaño.

Bueno, dijo tristemente, me voy, gracias señora, adiós Susanita, afortunadamente vivían en la misma cuadra.. Otro día te llevaremos le dijo la señora, que se veía un poco apenada..

Sandrita decidió no ir a su casa de inmediato, ¡cómo decirle a su mamá lo mal que se sintió! Fue la primera humillación que tuvo en su vida, atravesó la calle el parque estaba justo enfrente, allí jugó con unas niñas, dio varias vueltas al parque, fue a ver a los patos, después a los columpios, a los toboganes, en fin agotó todo lo que un niño puede hacer en un parque, preguntó la hora varias veces. Apenas las 3 de la tarde! Tendría que pasar por lo menos otra hora en el parque de lo contrario se darían cuenta sus padres de que no hubo comida..

Tenía muchísima hambre y no tenía ni un centavo en el bolsillo, aunque fuese para comprar una rebanada de jícama, pobrecita, se sentía verdaderamente miserable. Decidió no decir nada en su casa, si lo hacía recibiría un regaño y las burlas de su hermana mayor. Cuando calculó que ya había pasado el suficiente tiempo, decidió volver a casa. ¿Qué tal hijita? Comiste rico, te divertiste? Si mamá, muy bien! Pues te ves un poco triste le dijo su mamá, Fue que me asoleé y no me cayó bien la comida, tampoco comí mucho, hicieron cerdo y nosotros no comemos cerdo. Ah ya veo dijo la mamá, entonces tienes hambre? un poquito, (ya estaba rabiando de hambre). Mami si me haces una torta estaría bueno.

Una torta! Su madre sonrió para sus adentros, Si hijita con mucho gusto, ya ves que se come mejor en casa. Suspiró, ay si mami, eso es verdad. Pensó: a casa de Susanita no vuelvo!

Consumió la torta en dos minutos, y se le salió un suspiro de alivio.

En ese momento llamaron a la puerta, Susanita había venido! ¿Qué barbaridad, la pescarían en su mentira?

Susanita entró visiblemente disgustada, le dijo que se enojó con su mamá pero que cuando fue a buscarla, para llevarla a comer no la pudo encontrar. ¡pero en donde andabas!

Sandrita estaba roja, ¡ ahora sí ¡ qué mal que estuvo ese asunto, su mamá la miraba sorprendida. Pues me fui al parque estuve en los columpios, di vueltas… diciendo esto se echo a llorar.

Bueno, bueno, dijo la mamá a Susanita, ya no te preocupes no pasa nada, pero si no tienes seguridad de que tu mamá quiere una invitada, no tienes porqué llevar a una amiga a tu casa y mucho menos dejar que se regrese sola a su casa. La mujer estaba visiblemente molesta, ella siempre atendía generosamente a todas las amigas de sus niñas.

Estuvo bien la lección Sandrita, ya no te regaño más, ya bastante sufriste de hambre, te pusiste toda polvosa y te llevaste una desilusión. Es suficiente, para otra vez tendré mucho cuidado para darte un permiso, anda ve a lavarte.

Sandrita se sintió muy mal, pero ese día aprendió que no toda la gente era hospitalaria como sus padres. Sin embargo siguió siendo, como siempre, muy amiguera.

Le alegró tener padres unos padres tan hospitalarios que siempre acogían muy amablemente a la gente que venía a su casa, este día supo que no todas las familias son así.

Acerca de Sara Hazán

Sara Hazán es una pintora, grabadora y escritora mexicana. Nació en Milan, Italia, Desde muy temprana edad, ha vivido en la ciudad de México, en donde ha estado casi toda su vida. También vivió en otros paises algunos años.Su pintura es figurativa, costumbrista y de brillante colorido.Tiene también aficiones de escritora, publicó un libro de cuentos que contiene algunas experiencias que ha presenciado o vivido a lo largo de su vida. Tiene varias obras en colecciones privadas, en Colombia, Costa Rica, EE.UU., Inglaterra e Israel.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: