Diario Judío México - Elio Toaff es un ciudadano italiano nacido en 1915. Un judío que pudo sobrevivir a las leyes racistas de Mussolini, a la ocupación alemana y a los horrores de la II Guerra Mundial. Junto a su mujer, Lea, y a su hijo Ariel vivió peripecias propias de un guión cinematográfico para escapar a la persecución. Con ellos a salvo, Toaff se unió a aquella resistencia donde, unidos contra el nazismo, convivían todo tipo de italianos incluyendo algunos rabinos, como era su caso.

Pasado el tiempo Toaff llegó a Rabino jefe de Roma y hoy, ya retirado, es considerado la máxima autoridad espiritual y moral judía en la Italia de la segunda mitad del siglo XX. Un hombre de una extraordinaria profundidad y espíritu conciliador. Cuando a la muerte de Juan Pablo II se abrió su testamento espiritual (testamento material no había pues sus únicos bienes eran una pluma y su anillo), el Papa muerto sólo citaba a tres personas en el texto: su secretario personal, Stanislao Dziwisz, su estrecho colaborador, Joseph Ratiznger, y su amigo Elio Toaff.

Toaff ha concedido esta semana una entrevista a Shalom, el mensual de la comunidad judía romana, donde relata cómo, junto a otros judíos, robó al término de la Guerra un tanque alemán Tigre abandonado en los campos de Módena. El tanque estaba destinado al desguace por orden del Ejército aliado pero Toaff lo colocó en un barco con destino a Haifa declarándolo como material agrícola. Y así un tanque de la Wermacht se convirtió en el primer carro de combate del todavía no nacido oficialmente Ejército israelí.

En la semana donde los judíos, y los que no lo somos, hemos recordado la Shoah y cuando vamos a conmemorar la independencia de , no está mal conocer esta ironía de la historia ¿Hubiera creído Hitler, cuando observaba a sus miles de seguidores congregados en Nüremberg, que en uno de sus queridos tanques la estrella de David sustituiría a la cruz gamada y que serviría para luchar por la independencia de un Estado judío?

Fuente:IsraelTodos.BlogSpot.com

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.