Diario Judío México - “Para cambiar a la sociedad es necesario empezar por nosotros mismos”.

Es difícil tratar de cambiar algún aspecto de nosotros mismos, y todavía parece casi imposible cambiar un aspecto de la sociedad ya que el esfuerzo implica modificar más que a una conducta y a más de una persona; es decir, no basta con hacer las cosas una vez, sino que hay que crear una rutina e influir en un grupo de personas.

Los problemas más fáciles de resolver si se detectan a tiempo son los cuales por un medio externo se intenta resolver un conflicto interno, ya sea drogadicción, alcoholismo, anorexia, etc. Creo que cada uno de estos problemas y su impacto en cada persona depende de su forma de percibir el mundo y de las herramientas que tenga para enfrentarlo.

Por eso nosotros, como miembros de una comunidad, no hay que olvidar que algunos de los problemas más graves que se viven ahora tienen antecedentes de muchos años. Algunas personas siguen las huellas de sus antecesores mientras que otras no necesitan cometer los mismos errores para aprender de ellos.

Los niños que desarrollan una imagen positiva de sí mismos y una forma de ser feliz y segura, en general estuvieron criados por padres que no fueron muy permisivos ni autoritarios sino democráticos, que les permitieron adquirir el sentido de control.

Esto refleja la necesidad de dar un buen ejemplo a los miembros de nuestra comunidad no importa quiénes seamos porque hasta en el momento más inesperado puede ser buen momento para dar un buen ejemplo. Para que los problemas se resuelvan con consciencia, debemos proporcionar las herramientas necesarias para solucionarlos y evitar solucionarlos en su lugar.

Nosotros los jóvenes estamos muy preocupados por el ambiente en el que vivimos hoy en día, ya que es un ambiente muy propicio a caer en adicciones y a formas inadecuadas de afrontar los problemas y por eso queremos crear consciencia en cada una de las personas que forman parte de la comunidad judía mexicana para tratar de resolver los problemas en los que nos encontramos y a la vez poder dar también un buen ejemplo.

Nos gustaría que cada persona que lea esto pueda reflexionar acerca de su manera de enfrentar las cosas para evitar que este problema siga creciendo.

No hay que olvidar que “La cabeza se encuentra más arriba que las demás partes del cuerpo, y por lo tanto hay que darle más importancia.”

Si quieres conocer más de Vida Sana:
Teléfono: 5292 5108
Mail: [email protected]
Facebook: Vida Sana Jmd
Twitter @vidasanamd

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.