Entre las múltiples corrientes sefardíes que poblaron el hoy Ecuador, en la América del Sur,  después de su descubrimiento, sobresale el linaje Aguilar, que según los historiadores, sus antepasados llegaron a Cuenca (Fernando Jurado Noboa, 1992), para pasar luego a Loja y finalmente asentarse en la zona alta de la provincia de El Oro, escogiendo un sitio cercano a la Villa del Cerro de Oro de San Antonio de Zaruma, denominado actualmente Malvas, espacio donde no llegaba, según sus creencias, la inquisición, por la cual tuvieron que dejar sus tierras en la España original y refugiarse en estos nuevos dominios. El primer inmigrante de esta línea fue Don Diego de Aguilar en 1618, minero Andaluz (Fernando Jurado Noboa 1992), que llegó a esta zona, definiendo familia y con seguridad sus descendientes poblaron sitios cercanos a la villa, dando en algunos casos nombres a ellos, sitios donde se encuentran sus descendientes, claramente identificados por poseer, entre sus características genéticas: piel blanca, ojos grandes claros o azules, frente ancha, con amplias entradas en sus cabellos, cejas abundantes, nariz aguileña, brazos muy largos con hombros prominentes, encontrando el redactor de esta nota, en la Parroquia Salati del Cantón Portovelo, dos familiares cercanos de baja estatura (enanos) que encajan en la patología del Síndrome de Laron, signo inequívoco de su procedencia sefardí.

 

Uno de estos sitios que dieron nombre fue El Faique, poblado muy pequeño, ubicado en las goteras de la villa, cuyos pobladores se dedicaron al cultivo del café y criar animales, en especial equinos. Sus casitas, pequeñas construidas de barro y guadua mezclada, con base de guayacán o cedro, esparcidas unas de otras, pero cercanas, formando una verdadera colonia, que hoy después de 20 generaciones, venciendo al tiempo y olvido, se encuentran algunas paradas, especial para mí, porque ese fue el sitio escogido por mis antepasados para edificar sus vidas. No eran grandes extensiones, fueron pequeñas parcelas, que se codeaban unas a otras, teniendo en el centro como imán familiar, la casita mencionada, ubicada siempre en sitios altos, donde el viento entraba todo el día, llenado de rumor y música sus alcobas, como un perro que siempre llegaba a lamer sus manos. Sus puertas nunca se cerraban, pues no había nada que robar, eran tan pobres, que nacían con alegría en cada aurora para cerrar sus ventanas al crepúsculo, dejando que hoy, desde lejos, el polvo del recuerdo llueva amoroso y triste sobre mi corazón. 

 

1 COMENTARIO

  1. Que hermosa y gratificante sorpresa ser este articulo acerca de los judios sefarditas en mi amado Ecuador, estoy completamente de acuerdo que llegaron en primera instancia a Cuenca...solo falto complementar que los primeros sefarditas llegaron al austro al rededor de 1.530 como miembros del ejercito de Gil Ramirez Davalos.. mi tatatatatatara abuelo fue uno de ellos..

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorNacer de nuevo || Parte 1
Artículo siguienteCambios en interpretación de la ley española activan denegaciones de nacionalidad sefardí
Originario de Zaruma, El Oro, Ecuador, José Manuel es Doctor en Medicina Veterinaria y Zootécnica por la Universidad de Guayaquil. Ha recibido diversos reconocimientos por sus actividades académicas y culturales. Editorialista y colaboradr en diversos diarios como La Hora, El Universo y El Comercio entre otros. Es también autor de varios libros entre los que destaca la novela costumbrista "Relámpago y algunas expresiones escondidas" así como libros técnicos relacionados con su profesión.