Me entrego totalmente a quien en mi confía…
Mi valor no tiene precio…
No tolero la mentira, mucho menos la traición…
Mis cimientos están hechos de verdad y nobleza…
Soy muy celosa, nunca acepto una segunda oportunidad en el engaño…
Al florecer me rodea la paz, la tranquilidad, la verdad.
¡Basta con que se me deje ser de verdad!

Por ahí alguien pregunta.
– ¿Quien es?
– No te oí bien.
– ¿Qué de quien se trata? alzando la voz.
– Se trata de LA CONFIANZA.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMi sionismo y yo, capítulo 20
Artículo siguienteAuschwitz. El infierno a color
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".