Diario Judío México - Uno de los habitantes de la vieja aljama judía de La Almunia regresó el domingo 13 de enero a las calles de lo que fuera barrio judío. Este personaje recreado interactuó con el historiador Julián Millán durante la visita que congregó a unas 300 personas que quisieron enterarse un poco más de su historia.

Se estrenaba la señalización turística de la que fuera una de las importantes de Aragón y la concejalía de Turismo organizó esta visita que entusiasmó a los presentes. Son pocos los restos de la judería que han logrado llegar hasta nuestros días, ya que la mayoría de las casas del Casco Histórico se hundieron en las inundaciones de 1731, que afectaron especialmente a esta zona. Sin embargo, sí hay vestigios de su pasado en la trama urbana, en la memoria de los nombres de calles y parajes y en la abundante documentación escrita.

El historiador Julián Millán ha realizado la labor de síntesis que se ha plasmado en seis paneles que explican cómo fue la judería almuniense y cómo vivían las familias hebreas de la localidad. También se ha editado un folleto divulgativo y se han colocado diversas placas de cerámica que evidenciarán las calles que componían dicho barrio.

La judería de La Almunia se ubicaba en la parte nordeste de la villa, entre las calles del Rosario, Sayas y la Cava. Pertenecían a esta zona las calles de Barriocurto, Terrero, Adobares, Cantarranas y Barrioverde. Después de su expulsión se abrió la calle de la Aceña y el Terrero. Uno de los hechos relevantes de la investigación reciente ha sido la identificación de la trama de la calle principal de la judería, que desde hace tiempo se encuentra encerrada en una propiedad privada. Todavía es posible distinguir la traza urbana de dicha vía con los viejos muros que la delimitaron.

Ese día pudo visitarse dicha vía merced a la generosidad de la familia propietaria, que se prestó a abrirla para que todo el mundo pudiera pasear por la carrera principal de la judería almuniense.

Los participantes escucharon con suma atención las explicaciones del historiador, que de vez en cuando eran interrumpidas por las del personaje judío, encarnado por Mariano Lasheras, de la compañía Zoótropo Teatro, quién contó en primera persona las vivencias de su comunidad hasta que a finales del siglo XV fueron expulsados de sus casas. La música, interpretada por Miguel Ángel Fraile y la participación del público completó una divertida jornada.

Las visitas por el antiguo barrio judío continuarán a lo largo del año. SANTIAGO CABELLO

DOS AÑOS DE TRABAJO

Para el concejal de Turismo, José Manuel Latorre, la visita «supone culminar dos años de trabajo de documentación, estudio y elaboración de materiales para poner en valor una parte importante y desconocida de nuestra historia». De hecho, no fueron pocos los vecinos que mostraron mucho interés en conocer el pasado de las calles en las que nacieron o han vivido.

El edil confirmó que «las visitas a la judería continuarán a lo largo del año y se suman a la oferta turística permanente de nuestra localidad».

El barrio judío almunienses rondaba los 200 habitantes en la segunda mitad del siglo XV, momento previo a la expulsión. Se conocen los nombres de 67 hombres, 19 mujeres y 14 jóvenes incluidos los menores de edad.