El envío de un contenedor de 20 pies con productos de Tortolines marcó el inicio de las exportaciones de Inalecsa a Israel. A ese país se destinaron las variantes de sal, picante, ajo y maduritos. Se comercializarán en supermercados y tiendas de conveniencia de esa nación.

Israel es el décimo mercado de exportación al que van los productos de Inalecsa. Ese es un mercado que exige altos estándares de calidad e inocuidad alimentaria. Además, hay un alto número de consumidores que buscan productos solo con certificación Kosher.

Para los judíos, ese sello representa una garantía de que el producto fue elaborado de acuerdo con las leyes bíblicas milenarias relacionadas con la pureza espiritual y normas que avalan la calidad y limpieza.

Inalecsa cuenta con varios certificados y uno de esos es el para productos de maíz Tostitos y Tortolines clásico. Hugo Valdés, director general de Inalecsa, dice que tener esta certificación en el producto de Tortolines de sal es una ventaja para entrar en ese mercado. Los productos se fabrican bajo la supervisión de la División Kashruth de la Unión Ortodoxa.

Actualmente, unas 80 empresas que operan en han obtenido el sello emitido por agencias certificadoras.  Ecuador y Aleph , por ejemplo, representan localmente a certificadoras reconocidas internacionalmente.

La Fabril, Salica del Ecuador, Ferrero del Ecuador, Inalecsa, Incopalmito, Snob, Ile, Oriental, Iris, Terrafértil, Nestlé son parte del grupo de empresas que han obtenido certificaciones Kosher. Una parte de sus productos se expende localmente, pero la mayoría usa los sellos para ventas al exterior, no solo en Israel, sino a diferentes naciones.

Productos ecuatorianos que se venden localmente o se exportan han acogido el sello Kosher. Jorge Villón

El rabino Uriel Tawil, director de Ecuador, señaló que en la actualidad el constituye el segmento en la industria alimentaria con mayor rapidez en su crecimiento. “Cada vez es mayor la cantidad de consumidores que eligen kosher, no solo por motivos religiosos, sino también por ser un indicador de limpieza, pureza y calidad”, indicó.

Los productos se clasifican en tres categorías principales: lácteos, cárnicos y parve (neutro, que no contiene derivados ni de carne ni de lácteos). Mientras cumplan con las exigencias kosher, pueden obtener la certificación.

Para recibir el sello Kosher, la agencia certificadora debe auditar la empresa y supervisar la trazabilidad del producto hasta su presentación final. Todos sus ingredientes y procesos deben cumplir con las reglas impuestas por la sagrada torá, según el rabino Uriel Tawil.

Las agencias certificadoras como Ecuador tienen un equipo de rabinos ortodoxos capacitados para realizar las auditorías en las plantas del país.

Una de las empresas que recientemente obtuvieron certificación es Oriental, que pasó por el proceso de auditoría de su planta. Allí se verificó la calidad de la materia prima utilizada, así como el cumplimiento con las normas y especificaciones requeridas por la normativa bíblica y talmúdica de la ley judía.

Con ello, 32 productos de la empresa tienen ese sello con el cual no solo apunta a la comunidad judía del Ecuador, sino a los catorce países a los que exporta Oriental.

“Sabemos que además de la comunidad judía muchos otros consumidores eligen una dieta debido a su valor agregado de calidad y confianza, como por ejemplo celíacos, vegetarianos y veganos”, aseguró Yuri León, directora de la Unidad de Alimentos de Oriental.

Otras industrias ya tienen un importante volumen de sus productos exportables que salen con sellos Kosher. La Fabril tiene sus plantas de Montecristi y Guayaquil con certificación emitida por la Unión Ortodoxa (OU).

El sello lo usan regularmente para los productos que van a mercados internacionales, donde venden directamente a empresas que distribuyen productos dentro de la comunidad judía o industrias a quienes entregan materias primas para la elaboración de productos que podrán ser consumidos por esa comunidad.

“Un 25% aproximadamente de nuestro mercado de exportación requiere de la certificación para su venta, es decir, alrededor de 10.000 TM se exportan con esta certificación”, indicó un vocero del Departamento de Industrias y Exportaciones de La Fabril.

Entre las adaptaciones que tuvo que hacer la compañía para obtener el aval está manejar una cadena de suministros robusta para la adquisición de insumos, aditivos e ingredientes con certificación Kosher, armonizar su sistema de inocuidad alimentaria y capacitar al personal sobre los procesos requeridos para la elaboración de estos productos.

Además debió implementar líneas especializadas para la elaboración y empaque de productos como mantecas, margarinas, y mantener un sistema de auditorías frecuentes internas y externas por parte de los rabinos para la verificación del cumplimiento normativo.

En los supermercados locales hay productos que tienen el símbolo que se identifica con una K o una U.

¿Cuánto tiempo puede tomar el proceso para obtener el certificado en Ecuador?

Eso depende de la complejidad de los productos y de la organización de la empresa. El rabino Uriel Tawil, de Ecuador, explicó que no debería demorar más de un par de semanas, lógicamente va a depender de la agilidad de la empresa en presentar los requerimientos y de la visita a la planta.

¿Cómo identificar el sello Kosher?

En el mercado local hay varios productos como café, mermeladas, especias y aceites que se expenden con el símbolo Kosher. A unos se los puede identificar con una letra U encerrada en un círculo o con la letra K.

La Fabril tiene la certificación y en sus empaques el sello aparece con la letra U.

¿Cuántos consumidores locales se estima que hay en Ecuador?

Los productos con el sello se destinan principalmente para el mercado externo. Pero se estima que los consumidores potenciales para estos productos en Ecuador pueden superar los 10.000 entre judíos y otros que lo hacen por motivos de salud, seguridad alimentaria, vegetarianismo.

FuenteEl Universo

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEspionaje Israelí nuevamente a la pantalla. "Teherán" tendrá temporada 2 en AppleTv+
Artículo siguienteIsrael se enfrenta a la conmoción y a la búsqueda de culpables tras la tragedia del Lag Baomer