Con voz tímida, el pequeño preguntó a su padre: “Papá, ¿cuánto ganas por una hora de trabajo?”. El padre, extrañado, le respondió: “Gano aproximadamente cuatro dólares por hora”.

Sin inmutarse, el niño lo miró fijamente a los ojos y le preguntó: “Papá, ¿podrías prestarme dos dólares?”.

El hombre, desconcertado por la situación, dijo con brusquedad: “¿Para eso querías saber cuánto gano por hora? Vete inmediatamente a la cama. Hace rato que deberías estar durmiendo en lugar de estar aquí molestándome”.

Al cabo de unos minutos el padre reflexionó sobre lo que había ocurrido, así que fue hasta el cuarto del pequeño y con voz muy suave le preguntó: “Escucha, hijo. Aquí tienes los dos dólares que me pediste. ¿Para qué los quieres?”.

El niño extendió los billetes hacia su padre y le preguntó: “Papá, ¿podrás ahora dedicarme media hora de tu vida?”.

Saludos

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior24 de marzo de 1887: Estados Unidos nombra como ministro a Oscar Straus
Artículo siguienteAlemania: Comunidad judía espera hasta 10.000 refugiados ucranianos
Nacido en Abril de 1982, en la ciudad de México. Autor de más de 25 libros de ética y filosofía judía. Entre ellos, La Dieta del Rambam, Consejos de Educacion de los Hijos, El Poder del Habla, Maaser Rafael, La Tefilá, y muchos más. Realizó el gran Juego: El Toratón, que consta de 2,500 preguntas y respuestas de Torá, Halajá (ley judía), Tanaj, Talmud, en forma de juego para los niños, adultos, etc. Conferencista y maestro de ética y filosofía judía. Sus vídeos y audios aparecen en Youtube y en SoundCloud. Dedica tiempo al día, mandando sus clases de Torá, vía mails, Whatsapp y Facebook.